Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/2001 12:00:00 AM

La opinión de los expertos

SEMANA encuestó a cinco analistas sobre cómo invertirían 100 millones de pesos en 2001. La renta fija y la inversión en el exterior parecen mandar la parada para este nuevo año.

Gustavo Ramírez
Vicepresidente de Banca de Inversión de Corfivalle

Sólo existen algunos indicios sobre lo que puede ser el comportamiento futuro de las opciones de inversión en Colombia. Nada asegura que en 2001 los precios de la finca raíz vuelvan a los niveles anteriores a la crisis de la construcción y las medidas adoptadas para reactivar este sector distan de ser una solución en el corto plazo. En el caso de la renta variable, el tamaño de las bolsas de valores en Colombia hace de las acciones una inversión altamente volátil. De hecho, en 2000, en medio de una vigorosa reacción de la producción industrial, los índices accionarios continuaron cayendo.

Las oportunidades de inversión locales se centran entonces en los TES. Además de contar actualmente con unos rendimientos superiores al 16 por ciento, en el caso de los títulos con plazo de tres años, las perspectivas de reducción de la inflación en 2001 harían que el rendimiento en términos reales de estos títulos se acercara al 7 por ciento. Si se logra sacar provecho de la liquidez en el mercado secundario de estos títulos y de la probable corrección a la baja de su tasa de rendimiento a lo largo del año, la deuda pública se convierte en la principal opción de inversión en 2001. A diferencia de los TES, los CDT, y en general las inversiones atadas a la DTF, aún tienen espacio para mayores alzas en sus rendimientos. A pesar de los incrementos observados en los últimos 10 meses el nivel actual de la DTF en términos reales (4,3 por ciento) aún se encuentra alejado de su nivel de largo plazo (alrededor de 6,5 por ciento).

De otro lado, en Colombia el año 2001 puede presentar opciones favorables en bonos de empresas del sector real que permiten conseguir rendimientos altos con riesgos relativamente buenos como los correspondientes a la calificación AA o incluso AA+.

La reciente reducción de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal y las perspectivas de una menor devaluación del peso en 2001 hacen que la renta fija en Estados Unidos sea una inversión menos atractiva que en años anteriores. En las bolsas existe, sin embargo, una opción interesante de inversión luego de la violenta caída del Indice Nasdaq y de la mayoría de acciones de tecnología. Aunque subsisten las dudas sobre cuál es el futuro de esta industria existe un consenso relativamente amplio sobre la subvaloración actual de estas empresas, especialmente algunas latinoamericanas.

Emilio Echavarría
Presidente de Suvalor

Teniendo en cuenta las opciones existentes, tanto en Colombia como en el exterior, durante 2001 invertiría el 55 por ciento del total del portafolio en renta fija en Colombia y el 10 por ciento en acciones en el país. El 30 por ciento lo repartiría en partes iguales entre deuda soberana de Colombia en dólares, fondos de valores a la vista en pesos y Money Market en dólares. Y el 5 por ciento restante lo invertiría en acciones en Estados Unidos.

Pensando a 10 años, en realidad, el portafolio sería el mismo de 2001, pues la idea de manejar un portafolio significa ser proactivo frente a las oportunidades de mercado con metas de mediano plazo. Puede que las acciones sean la alternativa que más potencial de valorización tengan en un plazo de 10 años, sin embargo, si este activo no presenta una promesa demasiado atractiva en el plazo de 12 meses, pues simplemente se le da un peso inferior, y así sucesivamente con todos los activos. Para invertir a 10 años se debería reconsiderar como mínimo 10 veces la conformación del portafolio a lo largo del tiempo.

Mauricio Botero
Presidente de Corredores Asociados

Le damos énfasis a la inversión en dólares (con un 65 por ciento), especialmente en instrumentos en renta fija, porque consideramos que se van a ver favorecidas por la reducción de las tasas de interés que se espera realice la Reserva Federal. En acciones en Estados Unidos dejamos un 10 por ciento, y no en tecnológicas sino en empresas tradicionales.

Dejamos un 15 por ciento del total del portafolio en Europa, puesto que es posible esperar un fortalecimiento del euro que favorecería las inversiones en esta zona. Y sugerimos invertir un 10 por ciento en renta fija en Colombia.

A largo plazo creemos que el panorama será mucho mejor para el país y por eso, en un portafolio a 10 años, le apostamos a invertir en Colombia un 70 por ciento del total: 50 por ciento en renta fija y el 20 por ciento restante en acciones y finca raíz.

El otro 30 por ciento lo invertiríamos en Estados Unidos en fondos de inversión en acciones y renta fija.

Mónica Aparicio
Presidenta de Banco Santander

Las perspectivas de las inversiones en Colombia en el corto plazo no son muy alentadoras. El precio del petróleo ha caído, el del café está muy bajo, el gasto público no ha disminuido drásticamente y la incertidumbre política por la guerra sigue siendo muy alta. Por eso de los 100 millones apenas invertiría unos 15 millones en renta fija en Colombia, pero ni las acciones ni la finca raíz son una buena idea en el corto plazo. Creo que el dólar sigue mandando la parada y por eso yo recomendaría que por lo menos 50 millones se invirtieran en renta fija en dólares, en acciones y en finca raíz en Estados Unidos. También resulta atractiva la rentabilidad que puede dar la renta fija en euros.

Ahora, para invertir a 10 años, la finca raíz en Colombia —actualmente muy barata— puede ser una inversión fructífera y por eso invertiría 20 por ciento de los 100 millones. Pero lo más seguro sería seguir apostándole a la inversión en moneda extranjera, que yo repartiría así: 20 por ciento en acciones en Estados Unidos, 20 por ciento en acciones en Europa, 20 por ciento en renta fija en Estados Unidos y 20 por ciento en renta fija en euros.

Estela Villegas
Presidenta de Fiducolombia

De 100 millones invertiría en Colombia durante 2001 el 45 por ciento en renta fija, suponiendo que quien invierte a corto plazo tiene requerimientos de liquidez. Destinaría el 10 por ciento a comprar acciones nacionales ya que es recomendable tomar estas inversiones cuando los precios de mercado están bajos, teniendo cuidado de analizar la capacidad de generar valor del emisor. E invertiría el 5 por ciento en finca raíz, en busca de una valorización que debe mostrar el ciclo de la construcción.

En Estados Unidos invertiría el 20 por ciento en renta fija para diversificar el portafolio y aprovechar el movimiento de las tasas de interés en ese mercado y el 10 por ciento en acciones, en espera de una valorización después de la caída que muestra el mercado accionario de ese país. Por último, dividiría el 10 por ciento restante entre acciones en empresas europeas y renta fija en euros principalmente.

En nuestra condición de administradores de portafolios de inversión consideramos aconsejable aprovechar las ventajas fiscales y financieras de los fondos comunes administrados por las sociedades fiduciarias para concretar las inversiones en los porcentajes antes anotados. Y que las personas naturales acudan a fondos de pensiones voluntarias para garantizar un ahorro de largo plazo, que tiene, adicionalmente, un beneficio fiscal.

Para los próximos 10 años aconsejaría el mismo portafolio, pero incrementando la posición en renta variable, y en fondos cuyo activo esté representado en inmuebles, para lograr una necesaria valorización de este tipo de activos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.