Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/29/1986 12:00:00 AM

LA PLATA CARA

Diciembre empieza con subida en las tasas de interés en Colombia

Hay cosas en Colombia que siempre suben en diciembre.
La llegada de la época navideña trae normalmente consigo mayores precios en una serie de artículos de consumo los cuales son apenas un abrebocas de las alzas de enero. Sube el vestido, la comida, el banderazo en los taxis y... las tasas de interés. Esa cadena inexorable se empezó a cumplir otra vez la semana pasada, cuando a pocos días de comenzar el último mes del año, el costo del dinero en Colombia alcanzó los niveles más altos de 1986. La situación alcanzó tal extremo que por un momento se llegó a pensar que se iban a repetir las "locuras" de otros años en los que las tasas llegaron a la estratosfera. En cuestión de días las tasas de interés pagadas por las principales entidades financieras pasaron de un promedio del 31% anual efectivo durante la mayor parte del año a más del 34% y en algunos casos extremos superaron la barrera del 40% anual efectivo.

DINERO ESCASO
Lo sucedido confirma una tendencia iniciada en octubre cuando las tasas de captación comenzaron a subir paulatinamente, tras haber permanecido en niveles relativamente bajos durante todo el año. Como se recordará, a finales de enero la administración Betancur introdujo el control por decreto de las tasas, el cual funcionó muy bien gracias a la liquidez existente en la economía. Tan buena resultó la estrategia, que aun después de que en junio se eliminara la regulación, las tasas "no se mosquearon" durante varias semanas.
La situación duró realmente tranquila hasta el mes pasado. Sin embargo, la imposición de una serie de medidas por parte de las autoridades monetarias, con el objetivo definido de limitar la liquidez, condujo a que el mercado se debatiera entre la escasez. Como consecuencia, la única salida para muchas instituciones fue subir la tasa de interés pagada por los recursos. En el caso de las corporaciones financieras, la tasa promedio superó el 34% anual efectivo y en el de los bancos el 32% anual. Lógicamente hubo entidades que "reventaron" el mercado ofreciendo tasas muy por encima de esos niveles y el mercado interbancario se situó en cercanías del 31% anual vencido, casi 5 puntos más que el promedio del año.

FRENO A LA LIQUIDEZ
A pesar de la subida en la tasa, lo ocurrido no preocupó al gobierno.
"No hay razón de alarma", señaló un integrante del equipo económico, quien destacó que la situación de alza es normal para esta época del año y que de todos modos las tasas están en un nivel muy inferior al del año pasado. Más aún, se insiste en que lo más probable es que las tasas ya hayan tocado techo. La experiencia indica que en diciembre la situación se estabiliza y que a mediados de enero el mercado vuelve a estar muy líquido, con lo cual las tasas se desploman de nuevo.

Esa es por lo menos, la expectativa del gobierno, cuyas medidas han sido en buena parte causantes de la situación. Según los primeros análisis, la iliquidez de las últimas semanas está directamente relacionada con los esfuerzos de la autoridad monetaria de controlar el dinero circulante en la economía. Desde comienzos del año se había fijado la meta de un crecimiento en los medios de pago (dinero en poder del público más depósitos en cuenta corriente) no superior al 28%.
Sin embargo, la expansión del sector externo condujo a que en junio la tasa de crecimiento estuviera por encima del 38%, hecho que según los especialistas podía llevar a un desborde de la inflación. Como consecuencia, todas las baterias del control monetario se enfilaron a meter a los medios de pago en cintura. El resultado acabó siendo exitoso. La semana pasada se informó que por fin se había alcanzado la meta del 28% y que todo hacía prever que no habría complicaciones para mantener la cifra hasta el final del año.

El éxito en ese frente fue el que acabó convirtiéndose en dolor de cabeza para algunas entidades financieras que vieron cómo bajaban sus depósitos y que, en respuesta, tuvieron que aumentar la tasa de interés. La situación de angustia, no obstante, ya pasó. La sensación existente el viernes era la de que la primera quincena del mes va a estar apretada, pero manejable, y que a partir de ese momento el dinero vuelve a "sobrar" como consecuencia de los giros de la Tesoreria de la República, que hace sus pagos grandes en esta época del año.

A pesar de que esa circunstancia aseguraría la disminución en las tasas de captación de las entidades financieras, la gran duda, sin embargo, radica en el comportamiento de la tasa de interés que se cobra por los créditos. Aunque lamentablemente no hay datos confiables sobre el particular, SEMANA pudo establecer que el crédito también se ha encarecido y que, en este caso, si se ha llegado a niveles muy similares a los del año pasado, con tasas superiores al 45% anual efectivo. Peor aún, la experiencia de otros años indica que aunque estas tasas también bajan en enero, no lo hacen en la misma proporción que las de captación, lo cual le permite a las entidades de crédito aumentar su margen .

Esa circunstancia es definitiva frente a la recuperación que experimenta ahora el sector productivo. En ciertos sectores industriales hay temor de que el crédito continúe siendo caro y acabe ahogando los mejores resultados de este año. Incluso para las mismas entidades financieras las cifras parecen demostrar que las altas tasas de interés no siempre aseguran que el negocio sea mejor. Los balances de los bancos durante el primer semestre de este año demuestran que, aun con las tasas reguladas, la primera mitad de 1986 marcó el comienzo de la recuperación para la mayoria, lo cual le hace pensar a mucha gente que el gobierno debe procurar por que las tasas se mantengan abajo, si se desea que la economia nacional continúe por la senda del crecimiento. --
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.