Domingo, 22 de enero de 2017

| 1994/10/03 00:00

LA REVOLUCION GASIFICA

De confirmarse plenamente el hallazgo de Volcanera en el Casanare, Colombia tendría plenamente asegurado su futuro, en materia de gas natural.

LA REVOLUCION GASIFICA

ES EL HALLAZGO PRECISO, en el momento oportuno. Al tiempo en que Colombia se ha comprometido con un ambicioso proyecto de masificación del gas natural, con el firme objetivo de diversificar sus fuentes de energía, llegaron las buenas noticias. Los temores que existían sobre las hasta hace poco estrechas reservas de La Guajira, del Meta, del Huila y del Tolima quedaron plenamente disipados la semana pasada cuando la British Petroleum hizo el anuncio de nuevos hallazgos que produjeron titulares tanto en Colombia como en los principales diarios económicos del mundo.

Aunque la exploración petrolera tiene sus riesgos, pues en promedio de cada 10 pozos que se perforan uno resulta rentable y cubre las pérdidas de los nueve restantes, a las empresas que trabajan en el piedemonte casanareño les ha ido bastante bien. Con el anuncio del hallazgo de Volcanera, que puede ser el mayor yacimiento gasífero conocido en el país, llegó el momento de la euforia. Y aunque todavía faltan numerosas comprobaciones para llegar a lo que la literatura periodística comenzó a llamar 'mar de gas', lo cierto es que el resultado preliminar de la perforación mostró que a 16.000 pies de profundidad existe un yacimiento que produce diariamente en pruebas 7.2 millones de pies cúbicos de gas y unos 240 barriles de condensado, un combustible liviano que es casi gasolina.

Volcanera está ubicado en las inmediaciones de Yopal, a 35 kilómetros de los yacimientos petroleros de Cusiana y Cupiagua. La estimación preliminar indica que se trata de una reserva con un volumen de unos 5.000 gigapies cúbicos de gas natural, es decir dos terceras partes de las reservas probadas existentes del país -unos 7.400 gigapies actualmente-. La gran diferencia, sin embargo, es que el nuevo yacimiento permitiría su extracción con fines comerciales, pues en el caso de Cusiana y Cupiagua, un alto porcentaje del gas extraído será reinyectado en los campos como mecanismo para incrementar la recuperación del petróleo en los pozos.

Irónicamente, esto ocurre en momentos en que al país probablemente no le resultaría rentable exportar el gas, pues por su distancia de la costa habría que licuarlo y esto incrementaría sustancialmente los costos. Además, Ecuador y Venezuela tienen gas en abundancia y se encuentran saturados como mercados.

El gran atractivo, sin embargo, radica en la distancia entre los yacimientos y Bogotá -200 kilómetros solamente- en momentos en que la demanda por gas natural está creciendo a un ritmo cercano del 10 por ciento al año. Si se comprueba la magnitud del yacimiento, Colombia estaría mejorando la localización de sus fuentes de abasto y sus posibilidades en otras áreas como generación de energía o desarrollo de la industria petroquímica.

En Colombia el gas tiene un precio promedio de 1.000 pies cúbicos por dólar si la extracción solamente incluye gas, y de 50 centavos de dólar si ese recurso se explota conjuntamente con el petróleo. De todas maneras, producir gas a un dólar para el mercado nacional resulta comercialmente atractivo. Algunos expertos consideran que si bien el precio interno del energético tiene un rezago frente al precio internacional de casi el 50 por ciento, el mercado interno ofrece buenas perspectivas para la gasificación a nivel comercial. No obstante, en el pasado, el bajo precio de ese combustible en el país comparado con el del petróleo, ha sido un factor desestimulante en la búsqueda de gas por parte de las empresas petroleras.

Otro elemento que causa preocupación frente a la reserva gasífera del país tiene que ver con el rezago de infraestructura para el manejo de ese energético. Aunque existe el plan nacional de masificación, este había sufrido tropiezos. Y es que la demanda de gas en el país, al igual que en el mundo, se ha incrementado visiblemente. Con esta nueva perspectiva energética surge la necesidad de modificar sustancialmente el plan nacional de gasificación. Este trabajo requiere un replanteamiento de todo el sistema de gasoductos, pues las especificaciones previstas se quedan cortas frente al potencial de aprovechamiento del recurso.

Aunque una parte del yacimiento Volcanera se encuentra en la región que está delimitada por el contrato de asociación Recetor, del cual hacen parte BP con una participación del 63.3 por ciento, la firma alemana Deilman Erdol Erdgas (20 por ciento) y la compañía Inaquímicas del Grupo Santo Domingo (16.6 por ciento), la más importante está localizada en el contrato de asociación Piedemonte, del cual BP es dueño en su totalidad. La firma británica obtuvo participación en Recetor a finales del año pasado cuando adquirió la participación de la empresa norteamericana Maxus por un valor de 10 millones de dólares. Sin embargo, existe un convenio entre las dos firmas en el cual se fija una participación de Maxus del 2.25 por ciento de las utilidades del negocio una vez que Ecopetrol declare el yacimiento comercialmente explotable.

Frente a toda esta euforia, la evaluación de Ecopetrol ha sido moderada. El presidente de la petrolera estatal ha preferido el camino de la sobriedad y en declaraciones a SEMANA recordó que "sólo hasta junio de 1995 se declararía la comercialidad del yacimiento, dependiendo de los resultados que den los otros dos pozos confirmatorios en la zona".

Lo que sí no se puede desconocer, es la buena fortuna de la British Petroleum en el Casanare. El promisorio hallazgo de la semana pasada se suma al archiconocido de Cusiana, el màs grande en la historia reciente del continente después del hallazgo del yacimiento de Prudhoe Bay en Alaska en 1963.

Paradójicamente, hace cerca de un año, las perspectivas no eran alentadoras. El pozo Lyria, explorado a 19.500 pies, resultó seco, hecho que en su oportunidad afectó la cotización de las acciones de Maxus en la bolsa.

Pero como el que persevera alcanza, BP empieza a mirar con creciente expectativa las exploraciones complementarias de este campo, ubicado en el perímetro de Yopal. De comprobarse las perspectivas actuales el país se encontraría ad portas de otra revolución, una revolución 'gasífica' en beneficio de millones de colombianos.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.