Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2002/08/26 00:00

La revolución que sí fue

Aunque nadie se hizo rico con Internet, es evidente que la red llegó para quedarse y ha cambiado la forma en que la gente trabaja, vive, se divierte, aprende y hace negocios.

Internet es un fenomeno irreversible que a la larga afectará, en mayor o menor medida, a todas las personas, como lo hizo la revolución industrial", decía Jeff Bezos, fundador de Amazon.com, cuando fue proclamado hombre del año 1999 por la revista Time. Hoy en día, después de la quiebra de todas las punto-com, alguien podría creer que Bezos estaba soñando. Pero el tiempo ha demostrado que no estaba tan lejos de la realidad.

La red ya dejó de ser una novedad tecnológica y un vehículo de especulación financiera y se ha convertido en una herramienta fundamental dentro de la vida de las personas, las empresas y los gobiernos. Varios estudios sobre el tema coinciden en que durante la última década un quinto de la población mundial se integró a la red y que tanto las personas como las empresas se volvieron más productivas con el uso de esta herramienta.

Aunque se calcula que en Colombia el número de usuarios de Internet alcanza solamente el 2,5 por ciento de la población -es decir apenas un poco más de un millón de habitantes- la última medición realizada por el Dane señala un crecimiento importante. En sólo dos años el número de usuarios de Internet en Colombia se incrementó en un 50 por ciento. Mientras que en 1999 había 600.000 usuarios, el año pasado subió a 1.200.000.

Este crecimiento ha sido aprovechado por el gobierno nacional para diseñar programas como el de 'Gobierno en Línea', cuyo propósito es agilizar a través de Internet los trámites, servicios y contrataciones de las entidades públicas. Unos 201 organismos del gobierno central y 250 más del orden territorial hacen parte de este proyecto, que les permite a los ciudadanos realizar 726 trámites en línea y consultar 478 servicios sin colas y sin demoras. Un estudio realizado en 43 países mostró que Colombia se encuentra, en materia de conectividad del gobierno, al nivel de Australia, Austria, Dinamarca, Finlandia, Japón, Hungría y Holanda.

Gracias a esto en el país hoy es posible ubicar los carros robados a través de la página de la Policía, pagar los impuestos en el sistema de declaración y pago electrónico de la Dian, inscribirse en la Universidad Nacional y hasta acceder a los servicios crediticios de Bancoldex, entre otros. Estos son ejemplos palpables, de los muchos que hay, de cómo las nuevas tecnologías y las telecomunicaciones han cambiado la vida de los colombianos.



Conexion empresarial

Si algo cambió para siempre es la forma de hacer negocios. Las tecnologías de la información les permiten a las empresas optimizar las relaciones comerciales con proveedores, distribuidores y clientes, además de mejorar los procesos, disminuir costos y mejorar la productividad del negocio. "A través de un portal, una página o una Intranet, una compañía puede reducir sustancialmente tiempos y costos en tareas tales como cotizar, comprar, enviar, hacer seguimiento de inventarios, facturar y cobrar", dice Christian Boehlke, presidente de Axesnet, compañía especializada en el desarrollo de estrategias de e-business.

Justamente la mayor operación de B2B -comercio electrónico entre empresas- de América Latina no está en Brasil ni en México. Está en Colombia y la operan el Grupo Carvajal y Corfivalle. Se trata de IBC (Internet Business Communities), un portal de negocios que conecta a fabricantes de productos de consumo masivo y comerciantes con el fin de facilitar las transacciones entre ambas partes. Se calcula que en esta plaza de mercado virtual se realizan, cada mes, alrededor de 250.000 transacciones por un valor superior a los 100 millones de dólares.

"Somos unos facilitadores de transacciones entre comerciantes y fabricantes", asegura el gerente general de IBC, Jaime Piedrahita. Actualmente existen unas 1.400 compañías que están afiliadas a este portal -la gran mayoría de ellas negocios pequeños-, además de multinacionales de la talla de Nestlé, Procter & Gamble y Unilever. Una de las grandes ventajas de Internet es que les permite a las pequeñas y medianas empresas entrar a competir más de cerca con las grandes firmas del mercado.

Pero el de IBC no es el único caso. Recientemente la Central de Información Financiera de Asobancaria, Cifin, desarrolló una estrategia de B2B para prestar servicios al sector financiero nacional a través de un portal en Internet. También la Contraloría General de la Nación implementó el sistema Sice (Sistema de Contratación Estatal), mediante el cual el gobierno colombiano podrá manejar todos sus procesos de contratación pública vía Internet, con una clara reducción de tiempos y costos. A través del Sice se gestionan convocatorias, licitaciones, requerimientos por sector, contratación en línea y cierre de negocios.

A pesar de que en Colombia el fenómeno de la banca por Internet (e-banking) es relativamente nuevo, la mayoría de entidades poseen un portal de servicios en la red. Bajo esta modalidad los cuentahabientes pueden solicitar estados de cuenta, consultar saldos, realizar transferencias, pedir créditos, efectuar pagos y solicitar chequeras sin necesidad de acudir directamente a las oficinas del banco.

Otros sectores han encontrado en la banca electrónica un vehículo para cumplir de mejor manera con sus propósitos, como las compañías de agua, teléfono, luz y celulares. El sólo hecho de no tener que trasladarse físicamente hacia las sucursales bancarias, redunda en ahorro de tiempo y seguridad para los usuarios.



La letra con red entra

Las nuevas tecnologías de telecomunicaciones también han complementado los sistemas de enseñanza tradicional en todo el mundo. A diferencia de los libros tradicionales los textos digitales, que tienen links o vínculos electrónicos con otros documentos, permiten abrir ventanas asociadas a ciertas palabras, buscar sinónimos e incluso entrar a enciclopedias sin las trabas de la camisa de fuerza de los textos tradicionales.

En un experimento realizado por la Universidad de Antioquia se sometió a un grupo de 20 niños a leer un libro electrónico en formato multimedia y al mismo tiempo a otro de 20 a leer la misma información pero impresa. Los niños que leyeron la versión en Internet recordaron más información y lograron hacer mejores resúmenes que aquellos que habían leído la versión impresa del libro.

El gobierno, consciente del enorme potencial educativo que tienen las telecomunicaciones, ha diseñado programas para aprovecharlas. De hecho, una de las metas del gobierno Uribe, como parte de la Agenda de Conectividad, es tener por lo menos un punto de conexión a Internet en cada escuela pública del país.

Las empresas también han encontrado en la educación en línea un excelente medio para capacitar a su personal. En Colombia son muchas las empresas que han empezado a hacer uso de esta herramienta, en especial las que tienen que ver con comercio exterior, mercadeo y tecnologías de la información. Varias compañías lo han hecho a través del Instituto Tecnológico de Monterrey, la escuela de negocios de mayor prestigio de América Latina, que ofrece programas de educación en línea con una duración promedio de tres horas semanales, que pueden ser supervisados por las áreas de recursos humanos de las empresas.

Hay muchos otros ejemplos de cómo organizaciones de diverso tipo -desde empresariales hasta políticas- le han encontrado aplicaciones útiles a las nuevas tecnologías de la información. Aunque muchos negocios basados exclusivamente en la red fracasaron, muchas organizaciones 'de ladrillo y cemento' aprendieron con el tiempo a aprovechar las ventajas del mundo virtual y a hacer negocios de verdad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.