Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/3/2002 12:00:00 AM

La subienda

Se disparan los precios de las accionesen la Bolsa de Valores de Colombia. El mercado bursátil vive su cuarto de hora.

Quienes compraron acciones a comienzos de año han obtenido una rentabilidad sorprendentemente buena. Los principales títulos que se negocian en la Bolsa de Valores de Colombia -agrupados en el índice Igbc- se han valorizado en un 65 por ciento en los últimos 12 meses y, en lo que va corrido de 2002, arrojan una rentabilidad del 26 por ciento.

Esta cifra triplica lo que las entidades financieras dan a sus clientes por los certificados de depósito a término (CDT), un interés del 7,9 por ciento anual. Incluso supera el rendimiento que han tenido los dólares. En lo transcurrido del año la devaluación del peso llega al 20,27 por ciento.

La disparada en los precios de las acciones sorprendió a muchos. Hay títulos de compañías que prácticamente se han duplicado desde el mes de enero, como el es caso de Coltabaco o de Fabricato (ver gráfica). El sector financiero tampoco se ha quedado atrás y acciones como las de Bancolombia o el Banco de Bogotá han subido prácticamente un 50 por ciento. Semejantes rentabilidades han comenzado a llamar la atención de diferentes inversionistas grandes y pequeños.

Más aún en momentos en que el público que acude a invertir en la bolsa es cada vez más amplio. El interés que despertaron las emisiones de acciones del Grupo Aval e ISA (que puso 25 por ciento de su capital entre 93.000 personas) confirma que existe en Colombia un grupo importante de pequeños inversionistas dispuestos a poner su dinero en la bolsa siempre y cuando exista transparencia en el mercado. "Entidades como la ETB tienen la intención de emprender un proceso como el de ISA", dice Emilio Echavarría, presidente de Suvalor.

Los especialistas señalan, como primera causa del auge bursátil, que en la actualidad no hay muchas otras alternativas de inversión. La caída en las tasas de interés, la volatilidad del dólar, la destorcida en el mercado de los TES y la incertidumbre sobre el futuro de la economía mundial han llevado a los inversionistas a buscar nuevas opciones de inversión, lo que ha estimulado la compra de acciones locales.

El repunte accionario también se debe al buen desempeño de las empresas que cotizan en la Bolsa de Valores de Colombia. Desde hace meses los balances empresariales han mostrado una mejor cara y, con muy contadas excepciones, la mayoría de las compañías están mucho mejor que hace un año. Los buenos resultados del tercer trimestre de este año -especialmente de entidades financieras, cementeras e industrias alimenticias- explican en buena parte la reactivación del mercado de renta variable. "A esto hay que sumarle el hecho de que varias compañías están pagando dividendos muy atractivos", dice Mauricio Botero, de Corredores Asociados.

Pero la demanda de acciones también obedece a beneficios tributarios. Las utilidades que se obtienen por la venta de acciones no pagan impuesto de renta. Los dividendos que se reciben están exentos del pago de impuestos. Y el monto invertido en la compra de los títulos se descuenta del patrimonio líquido para el cálculo de la renta presuntiva. "Estos incentivos fiscales son un poderoso motivo para comprar acciones", afirma Felipe Gómez, de Suvalor.

Las circunstancias hacen pensar que, al menos en el corto plazo, los precios de muchas acciones podrían mantenerse al alza. No obstante hay que tener prudencia y recordar que algunas de las que han subido siguen siendo más baratas de lo que eran hace siete años. "Muchas de ellas se cotizan al 60 por ciento de su valor en libros", dice el presidente de la Bolsa de Valores de Colombia, Augusto Acosta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.