Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/11/1995 12:00:00 AM

LA VENTANITA MILLONARIA

El lanzamiento del programa Windows 95 no solo ha despertado la expectativa de los expertos en computadores, también es uno de los negocios más importantes del año en el mundo.

POCAS FECHAS LOGRAN despertar tanta expectativa en tantos países como el próximo 24 de agosto. Porque ese día, en las portadas de las revistas económicas y en las cadenas internacionales de televisión, se marcará un hito en el mundo de los sistemas con el lanzamiento de Windows 95. Este consiste en la nueva versión de un programa operacional desarrollado por la firma Microsoft que podría comvertirse en el estándar universal para los millones de equipos de computación que se venden cada año en el mundo entero.
Desde un comienzo la expansión de los computadores personales le impuso el reto de manejarlos a gente común y corriente, que con poco o ningún conocimiento de sistemas se vio obligada a convertirlos en una de sus principales herramientas de trabajo. Pero en lugar de encontrar en éstos un aliado muchos usuarios se toparon con un enemigo dispuesto a morderlos a la menor falta. Los programas de funcionamiento requerían especialistas para utilizarlos. Las compañías de software no cerraron sus oídos al llanto de los usuarios sino que encontraron en sus quejas un nuevo campo de acción.
La primera respuesta vino por cuenta de la compañía Apple que a mediados de la década pasada hizo popular una manera relativamente sencilla de hacer las cosas. El round definitivo, sin embargo, parece haber estado en manos de Microsoft. Esta compañía fundada por el hoy legendario y multimillonario Bill Gates en 1978, acabó desarrollando a Windows, un sistema relativamente amigable que ha sufrido varias mejoras desde su introducción en 1990. De la mano de IBM, fue adueñándose de los llamados PC, tanto que hoy el 80 por ciento de éstos funciona con Windows.
Pero para Microsoft, lo conseguido no era suficiente y decidió emprender la aventura de Windows 95. El nuevo sistema, además de ser más rápido que el software existente, pretende ser más sencillo y divertido, dos palabras que a muchos les resulta imposible asociarlas con un computador. Microsoft asegura, sin embargo, que una vez encendido el aparato el usuario neófito sólo necesita seguir las instrucciones para aprovechar al máximo su equipo y para conectarle los accesorios que desee. La amenidad, por su parte, está en una mezcla de versatilidad y estética: la pantalla puede decorarse y distribuirse de acuerdo con los gustos de cada cual.
Como si las innovaciones técnicas fueran insuficientes para acaparar la atención, los líos jurídicos le dan al lanzamiento un componente de suspenso. En Windows 95 está incluido el software necesario para la conexión a Microsoft Network, compañía del conglomerado encargada de prestar los servicios del mercado en línea. En palabras de la competencia, la red está asegurando sus clientes por derecha al regalar un producto que las demás empresas del ramo cobran. Por considerar entonces que se trata de una práctica desleal y monopólica, cursa una demanda. El caso está en manos del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que fallará antes del 24 de agosto. De ser adverso a Microsoft, la compañía ha anunciado que no aplazará la venta de Windows 95, únicamente retirará el elemento de la discordia de su producto y lo comercializará por separado. Este es un debate más de los que han rodeado el lanzamiento del programa de rumores y versiones de los más diversos calibres.
Sin duda, el motivo por el cual el lanzamiento de un simple programa de computador cuyo precio se estima en 200 dólares ha captado la atención mundial, es por las cifras que se mueven a su alrededor. Los estimativos para el primer año prevén ventas superiores a 1.000 millones de dólares y 85 millones de usuarios. La fiesta no se limitará a Microsoft, sino que otras compañías, como Symantec y Lotus, que han desarrollado programas para optimizar el funcionamiento de Windows, esperan tener ingresos extraordinarios.
Las cifras en Colombia, aunque no alcanzan los 10 dígitos, no se pueden considerar despreciables. La subsidiaria con sede en Bogotá vendió en el año fiscal 94-95, 14 millones de dólares, con crecimiento del 4.500 por ciento desde cuando inició operaciones en 1992. A pesar del buen desempeño, las ventas de la nueva versión de Windows sólo se iniciarán el 19 de septiembre. Era imposible garantizar la disponibilidad inmediata de programas si se hacía el mismo día del lanzamiento mundial.
En este lado del mundo y en todas sus esquinas se ha esperado durante el año el lanzamiento de Windows 95. Al parecer la trascendencia dada al evento sólo es una confirmación más de la importancia que han ganado los computadores en el final del siglo.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.