Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/18/2000 12:00:00 AM

“La vivienda no es un negocio”

El magistrado José Gregorio Hernández revela sus opiniones sobre el fallo de la ley de vivienda.

Pocas veces una sentencia judicial ha generado tanta polémica como la que ha seguido al fallo de la Corte Constitucional sobre la ley de vivienda. Muchos han expresado sus reservas sobre las consecuencias económicas que pueda tener. Otros opinan que la Corte se extralimitó. El magistrado ponente del fallo se defiende.

SEMANA: ¿La ley de vivienda era contraria a la democratización del crédito?

Jose Gregorio Hernández: Si un crédito se vuelve impagable, con un interés desbocado, ¿cómo vamos a decir que eso es democrático? Hay algo peor que no tener vivienda: es haberla tenido y haberla perdido. No es que la gente no quiera pagar. Es que no puede, por las condiciones de una norma que deja todo al libre mercado y no hay la intervención del Estado.

SEMANA: ¿Quiere decir con esto que el sistema de mercado no es democrático?

J.G.H.: La Corte no entra a calificar el sistema de mercado en su conjunto. Estudió solamente las normas sobre el crédito de vivienda.

SEMANA: Algunos consideran que el fallo llevaría a los bancos a perder plata, cuando los intereses que pagan por los depósitos suban por encima de los que reciben por los créditos. ¿Qué le diría usted al gerente de una de esas entidades?

J.G.H.: La Corte se limita a verificar si la norma se ajusta o no a la Constitución. Si sacrificara esa tarea por razones de conveniencia no estaría cumpliendo su función. Hay normas que son muy convenientes y que pueden ser inconstitucionales. Y al revés. Supongamos que una norma genera consecuencias económicas negativas y que a pesar de ello la Corte la respalda. No podría ser de otra manera porque si la Constitución no fue violada la norma no podría caer.

SEMANA: ¿La Corte ponderó todas las consecuencias económicas del fallo?

J.G.H.: La Corte hizo un estudio de tipo jurídico, no económico. En los aspectos puramente económicos se tomaron los conceptos de varios economistas. La Corte analizó estos conceptos técnicos desde el punto de vista constitucional —que es su función—, no desde el punto de vista de las consecuencias.

SEMANA: ¿Pero sin duda el fallo de la Corte acaba el negocio para los bancos?

J.G.H.: La Corte dice con claridad que la vivienda no es un negocio.

SEMANA: Muchos advierten que la Corte Constitucional está colegislando...

J.G.H.: La Corte toma una norma y la interpreta según la Constitución. Una norma puede tener cuatro o cinco interpretaciones, y puede que sólo una de ellas sea constitucional. Entonces se condiciona: sólo si se interpreta de tal manera, es constitucional. El artículo 17 de la ley de vivienda, si se entiende como un interés ilimitado, es contrario a la Carta. Si tiene un límite, sí es constitucional. No se está colegislando. Se está salvando la obra del legislador, y adaptándola a lo que quiso el constituyente.

SEMANA: ¿Pero en qué artículo la Constitución faculta a la Corte para interpretar y condicionar las normas de esa manera?

J.G.H.: La Corte debe velar por la guarda y la integridad de la Constitución. Eso que acabo de explicar es connatural a su función misma.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.