Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/22/2011 12:00:00 AM

Las carteras de moda

El producto de inversión que más ha crecido en los últimos tres años en Colombia es el de las carteras colectivas, que permiten comprar de todo un poco en el mercado de capitales.

Ir al mercado de capitales como inversionista independiente y sin mucha experiencia puede ser tan azaroso como entrar al bosque sin un guía. Las inversiones se han sofisticado tremendamente, y hay una gran variedad de opciones en el mercado, lo que dificulta escoger cuál de ellas se ajusta al perfil de cada quien.

Pues bien, para estos inversionistas solitarios, las carteras colectivas son el vehículo ideal para ir al mercado y correr menores riesgos. Por esa razón, las carteras están en pleno auge: son el producto de inversión que más ha crecido en Colombia en los últimos tres años. El número se duplicó en este lapso, ya van 163 autorizadas por la Superintendencia Financiera, y manejan activos que superan los 29 billones de pesos.

Este producto de inversión que puede ser ofrecido por las fiduciarias, las sociedades administradoras de inversión y las firmas comisionistas brinda una variedad de alternativas a las personas. Hay de todo tipo: desde las más conservadoras hasta las más arriesgadas. Manejan instrumentos de inversión tradicionales, como títulos de deuda pública y corporativa, CDT y acciones, o mucho más sofisticados, como derivados, futuros, opciones inmobiliarias, commodities o fondos de capital privado.

Este vehículo le permite al pequeño inversionista ir al mercado y tener un poco de todo. Esto es posible porque las carteras colectivas recogen fondos de muchas personas, crean un patrimonio autónomo y con ello diseñan un portafolio de inversión. En este esquema, el inversionista no va solo, lo que le permite disminuir la exposición al riesgo. El sabio consejo de no poner todos los huevos en una misma canasta se aplica a la perfección en las carteras colectivas.

Ante el auge que han tomado estos instrumentos, es muy importante que el inversionista pregunte qué tipo de carteras le están ofreciendo. Si es abierta o cerrada. Hay carteras que estipulan un tiempo mínimo de retiro y pueden tener penalización cuando el inversionista quiere sacar su dinero antes de lo pactado; otras funcionan líquidas y el dinero se puede retirar sin problemas.

Los administradores de estas carteras tienen la obligación de dar información periódicamente sobre el comportamiento de las inversiones, cómo va el mercado y si hay algún cambio en la política de inversión del portafolio. En este instrumento los inversionistas pueden participar activamente en las decisiones que toma el administrador.

Aunque se trata de vehículos que ayudan a minimizar el riesgo porque permiten la diversificación e ir en grupo, hay que saber que puede haber pérdidas asociadas al comportamiento del mercado. Acá no hay seguro de Fogafín (seguro de depósito), como en los ahorros de la banca, y no hay rentabilidad mínima. Como son instrumentos de inversión y no cuentas de ahorro, el cliente debe saber que se requiere de juicio de sucesión para retirar el dinero de un inversionista fallecido.

Una modalidad de las carteras colectivas más sofisticadas son los llamados fondos de capital privado. Es un esquema de mayor riesgo dirigido a los grandes inversionistas institucionales. Estos tienen músculo financiero y capacidad de apostarle a un negocio naciente. Sus inversiones van a empresas que pueden funcionar o no. El riesgo es muy alto, pero la posibilidad de tener una gran rentabilidad es aun mayor.

En el tema de fondos de capital privado también se observa un crecimiento sorprendente. Hace cinco años solo había uno y hoy van autorizados 31.

Los fondos de pensiones son clientes ideales de las carteras colectivas. Este cliente tiene capacidad para asumir más riesgo y se puede meter en la construcción de una hidroeléctrica, de una planta de energía o de un túnel, porque puede medir e identificar el riesgo.

Por excelencia, las carteras colectivas van a personas naturales y los fondos de capital privado, a los grandes inversionistas. El crecimiento de ambos productos muestra que en Colombia el mercado de capitales ha dado un gran salto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.