Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/05/02 00:00

Las cuentas claras

Puesto 29. El año pasado el balance de Postobón quedó saneado, gracias a la venta de Coltejer y otros activos. La compañía cerrará 2009 sin deuda.

El año pasado, Postobón hizo un lanzamiento cada 12 días. Según Héctor Fernando García, presidente de la compañía, esto muestra la apuesta permanente por la innovación

El presidente de Postobón, Héctor Fernando García, tiene aún vivo el recuerdo de lo que ocurrió con su compañía en la última década. El contraste es evidente.

A finales del año 2000, el panorama era bastante oscuro y todo estaba listo para que la estantería se viniera abajo: la empresa debía más de un billón de pesos a proveedores y bancos, pero sus ingresos anuales apenas superaban los 650.000 millones de pesos. Vino el plan de ajuste y reestructuración. Había que negociar con 20 bancos nacionales y con 10 extranjeros. Afortunadamente para la empresa, el proceso salió bien y hoy la historia es muy distinta.

Los últimos años han sido de consolidación, un proceso que terminará en diciembre con una gran noticia. Luego de tantas peripecias, Postobón cerrará 2009 con cero pesos de deuda financiera, pues a finales del año pagará los últimos 25.000 millones de pesos (entre intereses y capital) de la emisión de bonos que está vigente.

El saneamiento definitivo de la firma ocurrió en 2008, cuando Postobón vendió, a un precio casi regalado, su participación en Coltejer -de la que tenía el 50 por ciento-.

Así, el año pasado, la utilidad operativa estuvo cercana a los 200.000 millones de pesos y el Ebitda a 410.000 millones, lo que equivale al 25 por ciento de los ingresos.

"2008 -dice García- fue un año especial. Tuvimos un crecimiento del 5 por ciento en nuestros mercados y además estamos cada vez más fortalecidos en los nuevos negocios". Esos resultados son fruto de un esfuerzo por diversificar sus líneas de productos y fortalecer la infraestructura. Hoy Postobón tiene un portafolio en el cual, además de aguas, gaseosas y jugos, ofrece té, hidratantes y energizantes.

El grupo tiene 12 sociedades en el país y cuenta con 25 plantas embotelladoras y 75 centros de distribución. El año pasado invirtió en nuevos proyectos, mercadeo y distribución, 400.000 millones de pesos. La meta para este año es invertir 500.000 millones de pesos.

Acaba de terminar una fábrica de gaseosas en Yumbo que, según García, es una de las más modernas de Latinoamérica. Este año comienza la nueva planta de Hipinto en Piedecuesta. En octubre, se pondrá la primera piedra para la planta Postobón en Malambo en la costa atlántica.

Además, la empresa va a construir centros de distribución (Ricaurte en Cundinamarca, Pinchote en Santander, Ocaña en Norte de Santander, Bosconia en Cesar y Maicao en La Guajira). Le hará reingeniería a la planta de Gaseosas Colombiana Sur en Bogotá y a la de Postobón en Cartagena. Y finalmente, comenzará la construcción de la nueva planta de aguas en Medellín.

"Hemos invertido mucho en innovación, lanzamiento y nuevas campañas. En 2008 se hizo un lanzamiento cada 12 días: algún nuevo producto, alguna nueva presentación, una promoción", explicó García.

Para él, este proceso permanente de renovación es necesario, pues en este mercado la competencia es con multinacionales, pero a la vez con pequeñas embotelladoras que también compiten duro en los mercados regionales.

"La intención es seguir consolidando a Postobón, grupo de bebidas líder en el mercado nacional, para que en unos tres años, bien afianzados y renovados, podamos tener operaciones propias fuera del país", concluye.

A García se le nota la tranquilidad de que los malos tiempos quedaron atrás. Postobón está bien y los indicadores así lo muestran. Los años del sobreendeudamiento son del pasado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.