Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/30/1985 12:00:00 AM

LAS GRINGAS DEL BILLETE

Las revistas Playgirl y Good Housekeeping publican la lista de las mujeres más ricas de Norteamérica.

LAS GRINGAS DEL BILLETE LAS GRINGAS DEL BILLETE
En vísperas de terminar el siglo XX y semanas después de que concluyera la década internacional de la mujer, dos revistas norteamericanas han revelado que en lo que hace a la riqueza, el sexo masculino sigue mandando la parada en el mundo capitalista. Las ediciones correspondientes al mes de julio de dos publicaciones, Playgirl y Good Housekeeping, incluyen la lista de las cien mujeres con más dinero en los Estados Unidos,y al leerla es evidente que en el país de los "self-made millionaires" son pocas las damas poderosas que hayan tenido que "sudar la gota" para amasar sus millones.
De hecho, tan solo una -Estée Lauder, propietaria de la firma de cosméticos que lleva su nombre- ha surgido prácticamente de la nada. El resto lo ha hecho gracias a dos factores: o se han casado con los hombres más ricos de Estados Unidos, o bien son herederas de las fortunas familiares. Tal es el caso de las mujeres de la dinastía Du Pont (se encuentran 15 entre las 100 con más dinero), descendientes de la dinastía fundada por Pierre Samuel Du Pont de Nemours, un francés acomodado que emigró al Nuevo Continente al comenzar el siglo XIX y cuya familia tiene intereses en industrias químicas, de defensa militar y múltiples áreas más.
La segunda gran casta está integrada por las mujeres Rockefeller, quienes han heredado parte del pulpo industrial y financiero que comenzara John D. Rockefeller, fundador de la Standard Oil, y quien durante mucho tiempo fuera el hombre más rico del mundo. Sin embargo, a diferencia de las Du Pont, que encarnan buena parte de la "aristocracia" del área de Nueva Inglaterra, al noreste de los Estados Unidos, las Rockefeller han tenido problemas más serios a la hora de vivir con su fama y dinero. Playgirl cuenta como de las ocho mujeres que llevan el apellido y se encuentran dentro del grupo de las 100 más ricas, Sandra Ferry adoptó el nombre de su madre y regaló buena parte de sus millones. La mayor, Abby, es una marxista furibunda y su hermana, Marion, afirmó una vez que "las fortunas deberían extinguirse. Espero que la revolución social venga pronto y se lleve de nosotros la necesidad de tener que tratar con ellas".
Semejantes expresiones contrastan con la actitud del clan Hunt (seis integrantes están entre las cien), descendientes del petrolero texano H.L. Hunt y quienes se dipustan el primer lugar de la lista con la esposa de Gordon Peter Getty. Caracterizadas como las "nuevas ricas" del paseo, las Hunt tienen estilos de vida diferentes, pero como afirmara una publicación "podrían ser responsables de la fama que tienen los texanos ricos".
En contraste, el otro gran grupo de millonarias lo conforman las esposas o viudas de los norteamericanos más ricos. Tal es el caso de Ann Getty quien, en caso de morir su esposo, I probablemente pasaría a ser la persona más adinerada del planeta. Igual calificación recibe la mayoría de las integrantes de la lista y son sólo unas pocas las que, como en la parábola biblica, han recibido un denario y lo han convertido en tres. En realidad, la gran mayoría se ha limitado a enterrar sus riquezas o a ver a sus esposos multiplicarlas.
Sin embargo, existen honrosas excepciones. La más importante es sin duda la de Estée Lauder, quien en 1946 fundó una compañía de cosméticos que hoy en día tiene ventas por más de mil millones de dólares y unos diez mil empleados en todo el mundo. Ahora, a los 80 años, la señora Lauder sigue atendiendo su compañía y ocupa el puesto doce entre las cien mujeres más ricas de Norteamérica, con una fortuna personal de 700 millones de dólares.
Otra personalidad interesante es la de Katharine Graham, quien heredara de su padre el prestigioso diario, The Washington Post, y adquiriera a mediados de los años cincuenta la revista Newsweek. Ha sido descrita como "la mujer más influyente en el mundo desde los tiempos de la reina Victoria", especialmente desde que su diario fuera determinante para la caída del presidente Richard Nixon con ocasión del escándalo Watergate. A los 68 años, la señora Graham se parece a la señora Pynchon, quien en la serie de televisión Lou Grant desempeña el papel de dueña de Los Angeles Tribune. Prudente y defensora de la libertad de prensa, Katharine Graham preside sobre su imperio de 250 millones de dólares (puesto 40 en la lista) y prepara a su hijo Donald para que éste tome el control cuando ella se retire.
Por último, hay que destacar la presencia de personalidades como Yoko Ono (puesto 70 con 150 millones de dólares), o Pia Zadora (esposa del millonario Meshulam Riklis) quien ocupa el puesto 89. La lista no alcanza a incluir a celebridades como Jacqueline Onassis o Zsa Zsa Gabor y mucho menos a "estrellas" como Martina Navratilova o la recién llegada Madonna. En opinión de los periodistas norteamericanos, todo se debe a que la revolución sexual es todavia más lenta que lo normal en el mundo de los negocios y, antes de que se acabe el siglo, será mucho más sencillo convertirse en una de las mujeres más ricas de los Estados Unidos por la vía del matrimonio que por la vía del trabajo.
A continuación, SEMANA presenta los nombres y datos biográficos de las más ricas de Estados Unidos.
1. ANN GETTY
Con cuatro hijos y esposa de Gordon Getty, hijo a su vez del multimillonario petrolero J. Paul Getty, Ann tiene derecho a la fortuna de su esposo, estimada en cuatro mil millones de dólares. Vive en San Francisco, toca el piano y ayuda a varios artistas jóvenes. Como su esposo, le huye a la prensa y lleva una vida social discreta.
2. MARGARET HUNT HILL
Es la primera del grupo que tiene libertad absoluta sobre su fortuna, estimada en más de mil millones de dólares. Heredó su riqueza de su padre el petrolero H. L. Hunt, y en compañía de los demás miembros de la familia se dedica a administrar una serie de inversiones, labor en la cual no han tenido mucho éxito, pues se calcula que los Hunt han perdido sumas descomunales debido a decisiones equivocadas en las áreas en las que poseen intereses. Vive en Dallas, tiene tres hijos y cuenta con 70 años de edad.
3. CAROLINE HUNT SCHOELLKOPF
Hermana de la anterior, y con una riqueza similar, a los 62 años reconoce sin pena que no conoce nada del negocio petrolero que originó la fortuna de su padre. Posee varios hoteles, vive en su hacienda en la frontera con México y lleva niveles de vida similares a los de la gente "del montón". Reconoce que usa la ropa hasta que se gasta del todo, cocina sus propias comidas y vive en el más absoluto anonimato. Tomó mayor conciencia de los negocios cuando se divorció de Buddy Schoellkopf, padre de sus cinco hijos, pero parece que su mayor interés son las calabazas, tema sobre el cual escribió un libro de cocina.
4.LUCILE SALTER PACKARD
Esposa de David Packard, el fundador y dueño de la firma de computadores que lleva su nombre, trabajó para apoyar la compañía que su esposo fundara en 1939 junto a un compañero de clase, William Hewlett, poniendo 538 dólares de inversión inicial. Vive en Los Alto Hill, en el estado de California, y tiene cuatro hijos.
5. LORRAINE CHIU WANG
Esposa de An Wang, el vietnamita que a comienzos de los años cincuenta fundara la firma que lleva su nombre, la cual comercializó la memoria magnética para computadores inventada por Wang a los 28 años. Lorraine vive en Boston y su ocupación principal es intervenir en los asuntos cívicos de la ciudad. Tiene tres hijos y una serie de derechos sobre la fortuna de su marido, la cual se estima en mil 500 millones de dólares.
6. BARBARA DAVIS
Esposa de Marvin Davis, un petrolero de Denver, cuya fortuna supera los mil millones de dólares y que al parecer inspiró al creador de la serie de televisión Dinastía, es famosa por sus actividades filantrópicas. La riqueza de su esposo, actualmente concentrado en 20th Century Fox, compañía cinematográfica de la cual es dueño, le ha permitido organizar todos los años el Carousell Ball, una fiesta llena de celebridades, cuyos recaudos benefician a los niños diabéticos.
7. LEONA MINDY HELMSLEY
Esposa de Harry Helmsley, un famoso inversionista norteamericano dueño de la cadena de hoteles que llevan su nombre, participa activamente en el negocio familiar, concentrado en la ciudad de Nueva York. Se le llama la "reina Leona" por su temperamento y empuje y tiene derecho a una parte de la fortuna de su marido, estimada en 900 millones de dólares.
8. ADELE CORYELL HALL
Es una de las más oscuras del grupo, y con una riqueza de más de 700 millones de dólares, es bastante efectiva en permanecer oculta. Su fortuna proviene de los negocios de su esposo, Donald Hall, muerto recientemente quien fuera el dueño y fundador de la firma que produce las tarjetas Hallmark. Vive en Mission Hills, Kansas, tiene tres hijos, y participa en actividades cívicas.
9. SIMONE LEFRAK
Esposa de Samuel Lefrak, un millonario con inversiones en múltiples áreas, y dueño de la compañía que produjo obras como Cats y Fame, vive en Nueva York y tiene cuatro hijos. La fortuna de su esposo asciende a 700 millones de dólares (es el mayor propietario de casas y apartamentos en los Estados Unidos) y la parte de Simone es suficiente para incluirla en la lista.
10. HERMANAS COX
Hijas de James Cox, un millonario que al morir dejó un imperio compuesto de medios de comunicación (periódicos, estaciones de radio y televisión);Barbara y Ann se diferencian sustancialmente en su estilo de vida. La primera, con dos matrimonios y dos hijos a cuestas, vive en Honolulú, Hawaii, y a los 62 años se dedica a descansar y mirar ocasionalmente los negocios de la familia. Por su parte, Ann vive en Atlanta, Georgia, donde lleva una activa vida social. Tiene 65 años de edad, es madre de tres, y ha tenido una participación importante en política. Fue directora de un banco y no hace mucho estuvo como embajadora de los Estados Unidos en Bélgica. La fortuna de cada una de las hermanas Cox debe superar la marca de los 600 millones de dólares.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com