Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/23/2014 6:00:00 PM

Las motos inundan Colombia

En Colombia se vendieron el año pasado 660.000 motos, un auge que está contribuyendo al caos en la movilidad.

Pocas veces el auge de un sector económico se llega a convertir en un dolor de cabeza. Suena paradójico pero así es y está pasando con el negocio de las motos.

Las ciudades colombianas están inundadas de estos vehículos, lo que contribuye al caos en la movilidad y a una mayor accidentalidad.

Colombia es el segundo ensamblador de motos en América Latina, después de Brasil, un puesto que hace unos pocos años nadie soñaba. El año pasado se vendieron 660.000 motos, el doble de carros y la tendencia para 2014 es similar. En el primer semestre salieron a las calles otras 320.000. En la última década la venta de estos vehículos se multiplicó por cuatro.

Detrás de este auge hay varias razones. Una de ellas son los bajos precios. El 60 por ciento de las unidades vendidas está en el rango entre 2 y 5 millones de pesos. A medida que los ingresos de las familias han venido mejorando, las motos se han convertido en una opción de transporte muy importante. Otra razón, es el deficiente servicio de transporte público de las ciudades y en especial Bogotá, lo que ha hecho que muchos prefieran este medio a los buses. Las motos además tienen la ventaja de que no pagan peajes, tienen menos impuestos frente a los carros, en algunos ciudades no tienen pico y placa y pueden movilizarse más fácil en las congestionadas vías.

Este dinamismo que muestra Colombia ha atraído a los inversionistas internacionales. La multinacional Hero Motocorp, el principal productor de motocicletas de la India y el segundo del mundo, aterrizó en el país hace unas semanas. En su primera salida al exterior y después de mirar varias opciones en América Latina este gigante se decidió por Colombia. Hero invertirá 70 millones de dólares en una planta ubicada en Villa Rica (Cauca) en la que esperan producir inicialmente 75.000 unidades al año.

Una razón más para fijarse en Colombia es la posición geográfica privilegiada que le permite exportar a países vecinos y a Centroamérica. Además cuenta con reglas de juego estables, una economía en crecimiento y la mejora en el ingreso de algunos segmentos de la población.

Los nacionales también se están moviendo. Varias de las diez ensambladoras que hay en el país están ampliando sus plantas para atender la creciente demanda. Auteco, que maneja más del 30 por ciento del mercado, abrió una en Cartagena para ensamblar marcas como Kawasaki, Kymco y KTM, entre otras. Yamaha (Incolmotos) también amplió una planta con tecnología japonesa en Girardota (Antioquia).

A la par con los problemas de movilidad que generan las motos, hay un tema que preocupa aún más: los accidentes con este medio. Según cifras del Fondo de Prevención Vial en el 42 por ciento de los incidentes de tránsito que ocurren en el país está involucrada una moto. El año pasado murieron cerca de 1.800 motociclistas y más de 16.000 resultaron heridos. Un estudio del Ministerio de Transporte revela que los accidentes de tránsito le representan a la economía cerca del 1,5 por ciento del PIB.

Ricardo Gaviria, director de la Cámara del Soat (Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito) de Fasecolda, dice que de los recursos que se desembolsaron con cargo al Soat en 2007, el 68 por ciento se destinaron a pagar accidentes o lesiones de personas donde estaba involucrada una moto. Pero ese porcentaje sigue en aumento. Por ejemplo, el año pasado de los 532.000 millones que se giraron de este seguro, el 81 por ciento correspondieron a accidentes de motos.

Esto en parte se debe a la mala capacitación de las escuelas de conducción, al hecho de no llevar los implementos de seguridad adecuados y de no acatar las normas de tránsito.

Para Juliana Rico, directora de la Cámara de la Industria Automotriz de la Andi, hay que poner en marcha lo más pronto posible el Plan Integral de la Motocicleta porque el Código de Tránsito se quedó obsoleto. Este debe tener varios componentes, entre ellos una infraestructura vial adecuada, mayor capacitación para los conductores, atención a las víctimas, normas más estrictas en materia de equipos y mayores requisitos a la hora de expedir una licencia de conducción. En este caso se debería presentar un examen teórico y práctico en una entidad diferente a una escuela de conducción para que el usuario demuestre idoneidad para manejar.

Un paso que dio el gobierno en la prevención de la accidentalidad en el país es la creación de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, que entrará a operar a comienzos del año entrante.

Oliverio García, presidente de Andemos (Asociación Colombiana de Vehículos Automotores) afirma que no se puede estigmatizar este medio de transporte porque es una de las soluciones para los graves problemas de movilidad del país. Además, las motos son el vehículo que utilizan millones de colombianos de bajos recursos como medio de trabajo.

En efecto, según datos de la Andi, cerca del 40 por ciento de los dueños de motos, es decir, más de 2 millones de personas y sus familias, la tienen como su principal herramienta laboral. Estudios indican que este medio de transporte mejora la calidad de vida de muchas familias colombianas pero es necesario evitar que aquello que es bueno en lo individual se vuelva nocivo socialmente.

Ahora bien, mientras unos ven con preocupación cómo las motos se han convertido en un problema de movilidad, otros ven con buenos ojos los efectos del crecimiento del sector. Según Juliana Rico de la Andi, el 94 por ciento de las motos que se venden son ensambladas en el país y solo el 6 por ciento son importadas, es decir contribuyen de manera importante al empleo y a la economía.

El mercado de las motos representa el 20 por ciento de los sueldos pagados en la industria automotriz y genera uno de cada cuatro empleos del sector –alrededor de 5.000 puestos de trabajo-. Pero si se tiene en cuenta la venta de autopartes y el comercio que se mueve alrededor del negocio el número de empleos se multiplica por cuatro.

Lo cierto es que, como lo comprueban la realidad y diversos estudios este mercado seguirá en auge y los dueños de automóviles y el transporte público tendrán que convivir con él. Por eso lo urgente es que las autoridades no se dejen ganar más terreno y eviten que un negocio que genera empleo y entrada de capital extranjero se convierta en un campo de batalla en las calles y carreteras del país, donde todos salen perdiendo.

El parque de motos, que hoy llega a 5 millones, superó al de carros. Y para bien, o para mal, este auge no se detendrá. Un estudio realizado hace cuatro años por el exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, proyectaba que el número de motocicletas llegaría a 13 millones en 2040. Pero al ritmo que avanza la producción la cifra se va a quedar muy corta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.