Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/15/2014 12:00:00 AM

“Una reforma tributaria es inaplazable”

Un grupo de académicos analizó para Fedesarrollo los temas que deberán hacer parte de la agenda económica del próximo gobierno. Leonardo Villar, director de la entidad, explica las conclusiones.

SEMANA: ¿Cuáles serán los temas prioritarios en el cuatrienio 2014-2018?

LEONARDO VILLAR: Desde el punto de vista de política pública, con implicaciones de gasto, hay cinco temas centrales. Uno, el desarrollo rural desde el punto de vista productivo de la gran empresa y social de los pequeños productores. Dos, la calidad de la educación. Tres, la atención a la primera infancia. Cuatro, el saneamiento financiero del sector salud y la consolidación de un sistema que responda a lo planteado por la ley estatutaria. Y por último, quizá menos urgente pero igualmente importante es el de la cobertura del sistema pensional.

SEMANA: Amplíemos cada uno, empezando por el tema agrario. ¿Hacia dónde debe apuntar el nuevo gobierno?

L. V.: Primero déjeme decirle que la pobreza en Colombia está fuertemente concentrada en el campo. El sector agropecuario no ha logrado los desarrollos que sí han conseguido Brasil, Perú y Argentina. Nosotros vamos muy rezagados. La conclusión a la que llegan los estudios que se hicieron para Fedesarrollo es que los apoyos que se dan en subsidios al sector agropecuario deben dirigirse hacia bienes públicos, particularmente investigación de productos, semillas, inversión en distrito de riesgo e infraestructura vial a nivel local.

SEMANA: ¿Cuántos recursos más se necesitarán para el campo?

L. V.: Aun sin acuerdo de paz, se estima que es necesario mantener el actual gasto, que en 2014 está financiado con la extensión del impuesto a las transacciones financieras. Lo que se recomienda es que los apoyos estatales que hoy se concentran en subsidios se redirijan, en una alta proporción, hacia la provisión de bienes públicos. En el evento de un acuerdo de paz los recursos para el sector rural probablemente aumentarían, al menos, en el equivalente al 1 por ciento del PIB.

SEMANA: ¿El nuevo gobierno debería comprometerse con una reforma tributaria rural, para castigar la tenencia improductiva de la tierra?

L. V.: Uno de los elementos en que coinciden casi todos los analistas es que es necesario ajustar los avalúos catastrales y el impuesto predial en el campo para estimular el uso productivo de la tierra.

SEMANA: Pasando a otras áreas. ¿Cuáles son las recomendaciones para el sector salud?

L. V.: Hay que reconocer que han habido avances importantes en materia de regulación con la unificación del POS para los regímenes contributivo y subsidiado y con la expedición de la ley estatutaria. Pero buena parte de los gastos que ello conlleva no está suficientemente reconocida. Los principales retos de la salud están en sanear financieramente al sector y en generar la fuente de recursos para cubrir los gastos que vienen de las reformas anteriormente mencionadas.

SEMANA: La educación está en el centro del debate, ¿cuál es la prioridad?

L. V.: En los últimos 15 años han habido avances en la extensión de la cobertura de la educación, en especial primaria y secundaria. El problema es que no han ido acompañados de mejora en la calidad. Los resultados de las pruebas Pisa que nos dejaron en el último lugar, reflejan esta dificultad. Hay un relativo consenso en que para mejorar la calidad de la educación el principal elemento es trabajar con los docentes. Estimularlos y generar remuneraciones que sean más atractivas pero acordes con el desempeño y las calificaciones de ellos, para lo cual se requieren evaluaciones periódicas. Por otra parte, hay que ir moviéndose gradualmente hacia jornadas escolares más extensas que las que tienen actualmente los colegios oficiales.

SEMANA: ¿Y en cuanto a la atención a la primera infancia?

L. V.: Este es un tema muy vinculado con la educación, porque hay mucha evidencia de que buena parte del desarrollo mental del ser humano se da en los primeros años de vida. Los niños que tienen una atención integral en esos años tienen mejor desempeño en el colegio y llegan a tener mejores condiciones en la vida laboral. En ese frente ha habido avance en el programa De 0 a siempre. Uno de los retos grandes del nuevo gobierno será consolidar ese programa e institucionalizarlo. El trabajo que realizó Raquel Bernal para Fedesarrollo habla de un Ministerio de la Familia y de generar una cobertura de esos programas mucho más amplia de la que existe hoy.

SEMANA: ¿La reforma pensional debe estar en la agenda del próximo gobierno?

L. V.: El tema de pensiones es crítico para la sociedad porque puede ser la base para una reducción importante en la pobreza. Hay estudios que muestran que la mejoría en la distribución del ingreso en varios países de América Latina en los últimos 15 años estuvo asociada con el apoyo que se dio a las personas mayores. En Colombia, debido a la informalidad laboral, solo el 30 por ciento de los adultos mayores tiene algún tipo de pensión. Y lo grave es que, con el actual régimen, la perspectiva a futuro es que ese porcentaje baje incluso al 10 por ciento. Es decir, el 90 por ciento de los trabajadores actuales podría llegar a su edad de jubilación sin derecho a una pensión.

SEMANA: ¿Qué tipo de reforma hay que hacer?

L. V.:  Es indispensable avanzar en un esquema de apoyo a las personas de mayor edad con programas como el de Adulto Mayor y poner en funcionamiento el esquema de Beneficios Económicos Periódicos (Beps) para complementar los recursos que ahorraron todos aquellos que no alcanzaron a cumplir con los requisitos de una pensión.

SEMANA: ¿Y qué piensa de subir edad y cotizaciones y equiparar los dos regímenes actualmente vigentes?

L. V.: Desde el punto de vista del esquema pensional de las personas que actualmente están en el sistema hay una gran discusión sobre si vale la pena cambiar la distribución entre el régimen de ahorro individual y el de prima media. Si bien, la discusión es importante, es mucho más urgente encontrar la forma de darles apoyo a las personas mayores que por informalidad no tienen derecho a una pensión en la actualidad.

SEMANA: Otro tema es ciencia, tecnología e innovación. Con las regalías ya ha habido más recursos para esta sector, ¿hacia dónde se debe orientar el nuevo gobierno?

L. V.: El reto grande está en reorganizar la destinación de los recursos de las regalías que no se están dirigiendo de manera adecuada. En particular no se está logrando que la investigación y la ciencia apoyen el desarrollo empresarial. El vínculo entre ciencia y tecnología, por un lado, e innovación y emprendimiento, por otro, se tiene que fortalecer. Una de las recomendaciones en los trabajos elaborados para Fedesarrollo es fortalecer a Bancóldex y consolidarlo como un banco de desarrollo y darle un empuje grande a Innpulsa, que ha sido exitosa, pero todavía es pequeña en recursos.

SEMANA: ¿Cómo ve la situación fiscal y cómo se van a financiar las promesas de campaña?

L. V.: La situación para este año está clara. Pero en el futuro será indispensable una reforma tributaria que aumente el recaudo porque hay que financiar los grandes proyectos mencionados atrás y a la vez hay que reemplazar dos impuestos que está previsto desaparecerán en 2014: el impuesto al patrimonio y el cuatro por mil. En este contexto la reforma tributaria se vuelve una prioridad y será crítico definir cómo recaudar los recursos que se requieren. El estimativo que hemos hecho es que se necesitarán recursos equivalentes al 2 por ciento del PIB. Ese aumento podría volverse más grande si el escenario internacional es menos favorable que el que se prevé actualmente. En particular, la necesidad podría aumentar si el alza en las tasas internacionales es grande y el precio del petróleo se cae de manera significativa frente a los niveles actuales.

SEMANA: ¿Qué elementos deberá tener la nueva reforma tributaria?

L. V.: El gran reto es hacer una reforma que sea más progresiva y contribuya mejor a la distribución del ingreso. Eso podría pasar por la necesidad de establecer impuestos que Colombia no ha tenido en las últimas décadas, como los impuestos a la renta de capital y en particular a los dividendos. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.