Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2009/04/21 00:00

¿Llega la recesión a Colombia?

En el primer bimestre del año la industria colombiana se contrajo 11,6 por ciento y el comercio 4,2 por ciento, según el Dane. Estos dos sectores explican el 30 por ciento del PIB. Por Gloria Valencia, editora de economía de Semana.

El sector automotor ha sido uno de los más golpeados por la desaceleración de la economía.

El gobierno no se atreve a pronunciar la temible palabra recesión. Para el ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga, es apresurado anticiparse a ese estado de la economía, sin tener todas las cifras disponibles del primer trimestre del año. Sin embargo, las señales indican que la temida recesión puede no estar muy lejos.

El Dane acaba de revelar dos datos cruciales en la economía: la industria y el comercio.

Tal como lo había anticipado la Andi, estos dos sectores se contrajeron en febrero, confirmando un bimestre negro para estas actividades que explican el 30 por ciento del PIB.

Según el departamento estadístico, durante el segundo mes del año, la producción de la industria decreció 12,8 por ciento y el empleo que este sector genera cayó 6,7 por ciento, en comparación con el mismo mes de 2008. De acuerdo con el informe de la Muestra Mensual Manufacturera, las ventas industriales, presentaron una reducción de 10,4 por ciento, explicado principalmente por la disminución en vehículos automotores.

Conocido el mes de febrero, hay que decir que en el primer bimestre de 2009, la producción industrial reportó una reducción de 11,6 por ciento y el empleo generado por el sector disminuyó 6,2 por ciento.

Para las ventas del comercio la situación también es crítica. En febrero de 2009, disminuyeron 4,1 por ciento en comparación con el mismo mes de 2008 y el empleo de este sector, disminuyó 1,2 por ciento. Con ello el primer bimestre presente una reducción en las ventas reales del 4,2 por ciento y un descenso del empleo en el comercio del 1,3 por ciento.

Para el analista Julián Cárdenas de la firma Corredores Asociados, la situación es mala pues la producción industrial acumula siete meses consecutivos de contracción. “Así, como lo hemos comentado en varios informes, le estamos dando la bienvenida a la recesión en Colombia”, señaló.

Aunque todavía falta conocer los datos del 70 por ciento del PIB, ningún analista es optimista. Se sabe que la construcción también ha tenido un pésimo comportamiento y hasta la minería. Tal vez el único que por ahora saca la cara es el sector financiero.

Como se sabe, dos trimestres consecutivos de caída en el PIB configuran lo que técnicamente se conoce como recesión. El último trimestre del 2008 la economía se contrajo 0,7 por ciento.

Para el Ministro de Hacienda el comportamiento de la industria y del comercio en febrero está recogiendo el efecto del choque externo. De hecho, los grupos que mayores caídas presentan son vehículos, automotores, siderúrgicas, refinerías de petróleo, confecciones, molinos y fabricantes de alimentos balanceados. Zuluaga explicó que estos sectores se han visto golpeados por las dificultades de tres mercados básicos para Colombia: Venezuela, Ecuador y por supuesto Estados Unidos.

Al mismo tiempo que el Dane revelaba las cifras de la industria y el comercio, el Ministerio de Hacienda y el Banco de la República anunciaban la decisión del país se acudir a una línea especial del Fondo Monetario Internacional, FMI.

El gerente del Emisor, José Darío Uribe, explicó que Colombia es el tercer país, después de México y Polonia que acude al Fondo por esta línea que se creó en el mes de marzo y que no tienen condicionalidad de parte del FMI para los países.

La línea de financiamiento contingente se solicitó con un plazo de un año por aproximadamente 10.400 millones de dólares. “El FMI creó esta línea para apoyar a países en donde los fundamentos económicos, el marco y la ejecución de políticas han sido sólidos, beneficia a las economías contra una eventual profundización o extensión de la crisis mundial”.

Dada las características de esta línea, que opera como un seguro por si las cosa se ponen extremadamente malas, se espera que los mercados la interpreten positivamente para el país. De hecho, José Darío Uribe cree que Colombia no necesitará desembolsarla. Tener este crédito disponible busca dar confianza y defender el crecimiento y el empleo frente a la crisis.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.