Viernes, 20 de enero de 2017

| 1999/01/25 00:00

LO RESCATABLE

El año entrante, como consecuencia de la crisis económica, el aumento del costo de la vida será el más bajo de los últimos 25 años.

LO RESCATABLE

En 1999 en materia económica las buenas noticias seguramente provendrán del lado de la inflación. Si hay algo rescatable de la debilidad económica de los últimos dos años es que el aumento en el nivel de precios se ha desacelerado significativamente. En 1997 se cumplió la meta de inflación trazada por el Banco de la República por primera vez desde que se estableció este mecanismo en 1991 y este año parece muy probable que el aumento en el costo de la vida esté muy cerca al 16 por ciento que decretó como objetivo el Emisor a principios de año. Si bien durante los primeros meses de 1998 los precios aumentaron de manera importante como consecuencia del fenómeno de 'El Niño' y su impacto sobre los alimentos, en el segundo semestre la dinámica inflacionaria se redujo considerablemente a raíz de la desaceleración de la economía y el aumento de la oferta agrícola.Para el año entrante las cosas pintan bastante bien. De los 13 analistas nacionales e internacionales consultados por SEMANA, siete piensan que la meta de inflación del 15 por ciento trazada por el Banco de la República para 1999 se cumplirá y en promedio proyectan un aumento de precios del 15,2 por ciento. El estimado más bajo, del 12 por ciento, es el de Santander Investment, el cual sostiene que "la recesión económica continuará, lo cual impedirá trasladar mayores costos al consumidor final". El más alto es el de la firma neoyorquina Bear, Stearns con el 19 por ciento. Hay varias razones para pensar que la inflación estará bajo control el año entrante. La primera es el bajo nivel de demanda que existe en la actualidad como causa de las altas tasas de interés, los alarmantes niveles de desempleo y la debilidad general de la economía. Cuando la demanda por bienes y servicios es baja la posibilidad de aumentar sus precios es reducida. Además el entorno internacional ayudará. Según David Yanovich, director de Investigaciones Económicas de Corfivalle, "la desaceleración de la economía mundial y la baja en los precios de los bienes transables limitará el efecto inflacionario de la devaluación". En el ámbito internacional el tema de moda es la deflación _caída en los niveles de precios_ y no la inflación. Finalmente, hay un factor que puede contribuir a romper la tendencia inflacionaria que ha caracterizado a la economía colombiana en las últimas décadas. Se trata de la liberalización del precio de la gasolina, medida anunciada por el ministro de Minas y Energía, Luis Carlos Valenzuela, y que se espera sea implementada antes de fin de año. Si como se prevé el precio liberalizado de la gasolina cae en los próximos meses, se daría un fuerte golpe a la tendencia de subir los precios de otros productos tras el anuncio del aumento en los hidrocarburos. Este sería un logro importantísimo para el futuro de la economía nacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.