Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1996/06/03 00:00

LOS CUATRO GRANDES

SEMANA LES PIDIO A LOS CUATRO GRUPOS ECONOMICOS LAS CIFRAS DE SUS UTILIDADES EN 1995. LOS RESULTADOS SORPRENDEN

LOS CUATRO GRANDES

Dicen que no hay nada mejor para sobrellevar los malos tiempos que haber amasado una buena fortuna. Lo cierto es que en economía las cosas sí parecen comportarse de esa manera: los más fuertes aprovechan mejor los buenos vientos y sufren menos en las destorcidas. Este es el caso de los cuatro grupos económicos más importantes del país: a pesar de que durante 1995 la economía empezó a sufrir los rigores de la desaceleración, las empresas de los grupos mostraron una sorprendente dinámica.Pero a todos los grandes no les fue igual en la feria. El análisis desarrollado por SEMANA, sobre las cifras aportadas por cada uno de los gru-pos, ofrece un panorama desigual. El Grupo Santo Domingo se ubicó como el campeón de la rentabilidad al alcanzar utilidades por 545.524 millones de pesos, desbancando así al líder de 1994, el Sindicato Antioqueño, que obtuvo rendimientos por 491.936 millones de pesos (ver gráfico). Si bien las cifras de los grupos no son estrictamente comparables pues las enviadas por el Grupo Santo Domingo y las Organizaciones Sarmiento Angulo y Ardila Lülle son consolidadas y las enviadas por el Sindicato no el excelente desempeño del primero no deja de sorprender al revelar un aumento en utilidades en pesos en 1995 superior al 100 por ciento respecto al año anterior. No hay que ignorar que en estos resultados puede incidir el margen de maniobra que los ajustes por inflación ofrecen en el manejo de los balances de las empresas.La clasificación en la parte baja del lote quedó igual al año anterior: la Organización Sarmiento Angulo se mantuvo en el tercer lugar al obtener ganancias por 199.768 millones de pesos, mientras que las de Ardila Lülle llegaron a 144.058 millones de pesos, cifra casi idéntica a la registrada en 1994. De cualquier manera, las cifras muestran que la desaceleración económica golpeó a buena parte del lote puntero: al descontar la inflación, las utilidades de Sarmiento se mantienen constantes en 1995 respecto al año anterior, mientras que las del Sindicato Antioqueño y las de Ardila caen. El líder de la generalEn este contexto resulta todavía más sorprendente el desempeño del Grupo Santo Domingo, pues no sólo fue el único que logró aumentar sus utilidades en términos reales respecto a 1994, sino que rompió la barrera de los 500 millones de dólares de ganancias. A pesar de que este monto es normal para cualquier multinacional pequeña, lo que resulta notable es que lo haya logrado un grupo que en más de 70 por ciento pertenece a una sola persona. Con estos resultados, Julio Mario Santo Domingo registra utilidades de más de un millón de dólares diarios, cifra que lo consagra como una de las fortunas más respetables del planeta. Lo que más sorprende a propios y extraños es que el buen desempeño del Grupo Santo Domingo se debe en buena parte a los resultados de sus empresas cerveceras, justo en el año en que empezó a sentir de lleno la competencia de la cerveza Leona (ver cuadro). Para algunos la explicación de esto radica en que los balances de las cervecerías de Santo Domingo incluyen los resultados de empresas de otros sectores productivos en las que ellas tienen participación. Por ejemplo, en el caso de Bavaria, más de la mitad de sus utilidades provendrían no de la producción de cerveza sino de inversiones en otros sectores. Si bien esto es cierto _por tratarse de datos consolidados_ no faltan los suspicaces que opinan que la guerra de las cervezas ha servido para 'asincerar' las cifras del mercado que antes habrían estado subvaloradas. Adicionalmente la revelación de estas notables utilidades del grupo sirven para reflejar su gran solidez financiera ante los bancos, en momentos en que sus niveles de endeudamiento han llegado a ser considerables. El pasivo de Bavaria, por ejemplo, pasó de 424.793 millones de pesos en 1994 a 819.254 millones de pesos en 1995. De otra parte, el de Celumóvil en la actualidad asciende a más de 500.000 millones de pesos. Esto significa que en sólo dos empresas el grupo registra pasivos equivalentes a más de 1.300 millones de dólares. No sólo a la pola le debe Santo Domingo sus excelentes resultados. En 1995 también tuvo lugar el despegue de sus aerolíneas Avianca y Sam que fue definitivo en el desempeño del grupo y es responsable de un aumento en utilidades superior a 30.000 millones de pesos en 1995.El resto del pelotón punteroPara el Sindicato Antioqueño, presidido por Nicanor Restrepo, las cargas se repartieron de manera distinta. La estrellas del paseo fueron las empresas del sector financiero, que respondieron por un aumento de utilidades de más de 120.000 millones de pesos frente a 1994. Entre ellas sobresale por su rendimiento la 'sombrilla' del Sindicato, Suramericana de Seguros, así como Conavi, Corfinsura y la Reaseguradora de Colombia (ver cuadro). De otro lado, las ovejas negras estuvieron en el sector industrial, con grandes huecos financieros en Acerías Paz del Río y Tejicóndor, y una inmensa caída de utilidades de Cemento Argos (ver cuadros). Por su parte, la Organización Sarmiento Angulo también obtuvo los mayores rendimientos en las aguas en las que mejor ha navegado en el pasado: las del sector financiero. De hecho, la única empresa financiera de Sarmiento que dio pérdida fue Porvenir, que sufre los mismos rigores de primípara que las demás firmas administradoras de cesantías y pensiones. Las demás compañías de la organización que tuvieron saldos rojos en 1995 se concentraron en el sector textil Quintex, Hilanderías del Fonce y Tesicol o en la telefonía celular Cocelco. Pero este resultado no desalienta a la organización sobre las perspectivas del sector de las comunicaciones. Como dijo a SEMANA Luis Carlos Sarmiento, "uno de nuestros mayores proyectos para 1996 es participar en la licitación de licencias de telefonía de larga distancia, en unión de MCI, Bell Canada, la Empresa de Teléfonos de Bogotá y el periódico El Tiempo".La Organización Ardila Lülle sufrió durante 1995 las dificultades por las que atraviesa el sector textil: mientras Coltejer presentaba una caída en utilidades de 4.000 millones de pesos, las demás textileras de la organización fueron responsables de una reducción de ganancias superior a los 1.000 millones de pesos. Las cosas no fueron más fáciles para los ingenios azucareros: las utilidades del Ingenio del Cauca y el Ingenio Providencia el año anterior fueron inferiores a las de 1994 en más de 3.500 millones de pesos (ver cuadro). El resto de las empresas de la organización evolucionó sin sobresaltos. En palabras de Carlos Ardila Lülle: "El desempeño de nuestras empresas durante 1995 fue normal y los resultados en la guerra de la cerveza fueron satisfactorios". Y es que ya nadie duda que la cervecería Leona es la niña consentida de la organización. Las inversiones ejecutadas en 1995 la llevaron a alcanzar un patrimonio cercano a los 200.000 millones de pesos, con el cual aspira a entrar de lleno a las grandes ligas cerveceras a nivel mundial. Según Ardila "a mediados de mayo Leona tendrá una capacidad productiva de nueve millones de hectolitros, convirtiéndose así en la tercera cervecería integrada más grande del mundo".Y es que el optimismo parece ser el común denominador entre los grupos económicos, a pesar de la incertidumbre generada por la crisis política. La telefonía de larga distancia, los canales privados de televisión y nuevas inversiones en el exterior, son apenas algunos de los retos que enfrentan los grupos en 1996 y que, si todo va bien, les permitirán seguir navegando en el mar de la abundancia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.