Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1988/05/30 00:00

LOS GERENTES MEJOR PAGADOS DEL MUNDO

En Estados Unidos, un presidente de empresa puede ganarse hasta 26 millones de dólares al año

LOS GERENTES MEJOR PAGADOS DEL MUNDO

El empleado mejor pagado de los Estados Unidos y tal vez del mundo se gana un promedio mensual superior a los 2 millones de dólares. Pero no se trata de ninguno de los archiconocidos capitanes de industria norteamericanos, ni la empresa para la que trabaja está dentro de la lista de las gigantes. Se trata de un ilustre --y rico-- desconocido llamado Jim Manzi, quien a la tierna edad de 36 años dirige la Lotus Developmnent Corporation, una firma del mundo de las computadoras, a la que ingresó en 1983 con el cargo de director de mercadeo.
La información, sorpresiva para muchos, hace parte del reporte anual que la revista Business Week hace sobre los ingresos de los ejecutivos mejor pagados de los Estados Unidos. Manzi ganó el año pasado US$26.3 millones en salarios, bonificaciones y opciones para adquirir acciones, una suma suficiente como para colocarlo en un primer lugar absoluto y para establecer un récord en la especialidad. Su ventaja es tal, que el legendario Lee Iaccoca, el presidente de Chrysler Corp., le sigue en un distante segundo lugar, a más de 8 millones de diferencia.
Se trata de un informe que seguramente levantará ampolla en muchos medios empresariales de los Estados Unidos, sobre todo por el ascenso meteórico que experimentaron los ingresos de los grandes faraones de la industria norteamericana, que llegó a un no despreciable 48%. Las preguntas que se hacen el hombre de la calle y, tal vez con mayor preocupación, el dueño de empresas, son bien interesantes.
La primera, tiene que ver con el desempeño de las empresas frente a los ingresos recibidos por sus directores. Business Week encontró en su investigación que precisamente Iaccoca, quien salvó a Chrysler de la bancarrota hace unos años, fue quien presentó los resultados mas pobres para los accionistas, en comparación con su remuneración personal. Si bien Iaccoca se la jugó toda al comprometerse a sacar adelante la empresa por US$1 anual más una participación de utilidades, y sobre esa fórmula amasó 50 millones desde 1985, algunos accionistas piensan que con los 17.9 millones que se ganó en 1987, ya es más que suficiente. La preocupación viene de la baja que tuvo Chrysler en la participación del mercado de los Estados Unidos, que descendió al 10.8% mientras los dividendos subieron en forma más bien pobre.
Si bien nadie le puede negar a Iaccoca el milagro de la resurrección de Chrysler, y en la mayor parte de los casos los accionistas son firmes en su respaldo absoluto a la gestión de sus ejecutivos, el enorme valor de sus estipendios lleva a la pregunta clave: ¿Es posible y conveniente que los gerentes, que de todos modos no son más que empleados, ganen sumas de dinero semejantes a las que perciben los fundadores de las empresas? Es cierto que quien ha ganado la mayor suma en la historia por cuenta de una industria es Frederick Smith, quien fundó Federal Express Corp. y en 1982 recibió US$51.5 millones en salarios, bonificaciones y acciones, pero hay que tener en cuenta que Smith corrió el riesgo de fundar la compañía, les dio empleo a decenas de miles de personas y a los accionistas la posibilidad de enriquecerse.
En contraste, el "muchacho" Jim Manzi fue contratado por el fundador de Lotus, Mitchell D. Kapor, en 1983, cuando la empresa de software ya era líder en su especialidad. Aunque su desempeño al frente de la empresa, a cuya dirección accedió rápidamente, está fuera de toda duda, Manzi recogió desde su ascenso en 1984, más de 30 millones de dólares, más o menos un tercio de lo que el fundador de la empresa había ganado en 4 años desde cuando partió de cero, hasta cuando la convirtió en un emporio con un valor de 570 millones de dólares.
La clave de semejantes ingresos está, sin embargo, en las opciones para adquirir participacion accionaria. La mayoría de los ejecutivos que aparecen en la lista de los 25 mejor pagados lograron sus envidiables ingresos al hacer efectivas esas opciones. El procedimiento típico es que la compañía conviene con su ejecutivo el precio de las acciones que puede adquirir. Lo que ocurre casi siempre es que esta posibilidad se hace efectiva solamente algunos años más tarde, cuando el valor en bolsa de las acciones ha subido enormemente. Este sistema tiene la ventaja para los accionistas de que realmente lo que están pagando, es una mayor disolución de sus dividendos, que deben repartirse entre un mayor número de acciones. Pero la proliferación de este procedimiento hace surgir la otra gran pregunta. ¿Se está abusando del pago con acciones a los ejecutivos?
La respuesta es doble: por una parte, las juntas directivas se han dado a la tarea de repartir este tipo de beneficios sin considerar el impacto que puedan tener en la estructura de la empresa, un impacto que, por otra parte, nadie conoce completamente.
Pero por otro lado, darles a los administradores opción para hacerse accionistas consigue que éstos piensen como dueños y establece una relación entre sus resultados y su remuneración.
Si bien eso es generalmente aceptado como, benéfico, en otros círculos se habla de un costo menos tangible pero no por ello menos importante: el efecto sobre la moral de los demás empleados, que tarde o temprano hacen sus propias comparaciones. Los ejemplos abundan: la credibilidad del presidente de General Motors Corp., Roger Smith, se vio seriamente afectada cuando se embolsilló cuantiosas bonificaciones mientras exigía austeridad a todos sus colaboradores. El mismo Iaccoca se ganó más de un comentario al haber aceptado sus bonificaciones en un momento en que la negociación de una nueva convención colectiva está a punto de comenzar.
Pero estas consideraciones no parecen pesar mucho en el ánimo de los grandes empresarios norteamericanos, que están empeñados en conseguir a cualquier costo que sus altos ejecutivos se sientan dueños de las empresas. Pero tal como van las cosas, pronto no se sentirán propietarios sino que lo serán efectivamente.--

LOS 25 EJECUTIVOS MEJOR PAGADOS
DE ESTADOS UNIDOS (1987)
(EN DOLARES)
COMPAÑIA SALARIOS RETRIBUCIONES TOTAL
BONIF. A LARGO PLAZO
1.JIM P. MANZI LOTUS 941.000 25.256.000 29.297.000
2.LEE IACCOCA CHRYSLER 1.740.000 16.156.000 17.896.000
3.PAUL FIREMAN REEBOK 15.424.000 ----- 15.424.000
4.PHILLIP ROONEY WASTE 950.000 13.326.000 14.276.000
5.RICHARD FURLAUD SQUIBB 1.450.000 12.480.000 13.885.000
6.DONALD FLYNN WASTE 640.000 12.577.000 13.217.000
7.JOHN WELCH GENERAL 2.057.000 10.574.000 12.631.000
8.HAROLDA POLING FORD 2.809.000 7.746.000 10.555.000
9.JACK CLARKE EXXON 787.000 8.887.000 9.674.000
10.EUGENE WHITE AMDAHL 683.000 8.163.000 8.846.000
11.J.RICHARD TIME 1.288.000 6.902.000 8.290.000
12.AUGUST BUSCH ANHEUSER 1.455.000 6.525.000 7.980.000
13.ALBERT BOWERS SYNTEX 988.000 6.776.000 7.764.000
14.WILLIAN REYNO. GEN CORP 807.000 6.890.000 7.697.000
15.DAVID MITCHEL SEAGATE 1.355.000 5.800.000 7.155.000
16.DOUGLAS MAHON SEAGATE 1.274.000 5.813.000 7.087.000
17.WILLIAM COOK UNION PAC. 1.238.000 5.652.000 6.890.000
18.MICHAEL EISNE WALT DISN. 6.730.000 ---- 6.730.000
19.GENERALD CHRYSLER 1.316.000 5.281.000 6.597.000
20.ROBERT ANDER. ROCKWELL 1.460.000 4.645.000 6.105.000
21.EDMUND JR. PFIZER 1.248.000 4.820.000 6.068.000
22.RICHARD HECK DU PONT 1.418.000 4.530.000 5.948.000
23.JOHN BRYAN SARA LEE 1.251.000 4.537.000 5.788.000
24.JOHN MADIGAN TRIBUNE 614.000 4.868.000 5.482.000
25.LAWRENCE RAWL EXXON 1.207.000 4.257.000 5.464.000

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.