Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/16/1992 12:00:00 AM

LOS NERVIOS DE PUNTA

Expectativa en Colombia por la devaluación del bolívar.


A UN GRAN NERVIOSISMO monetario, provocado por el enorme déficit fiscal previsto para este año y agudizado por las tensiones políticas, atribuyeron los analistas la devaluación que sufrió la moneda venezolana durante la semana pasada.
Pero si los venezolanos están nerviosos, los empresarios colombianos están que se cuelgan de las lámparas. Porque en el vecino país tienen a uno de sus mas importantes mercados. Y el cambio en las paridades cambiarias puede afectar de manera grave los flujos comerciales.
Recientemente el ministro de Hacienda de Venezuela afirmó que el cambio podría llegar a 80 bolívares por dólar al terminar el año. Pero nadie esperaba que a mediados de la semana pasada el cambio estuviera ya en 78 bolívares por unidad monetaria norteamericana.
De allí la fuerte intervención del Banco Central de Venezuela en el mercado de divisas. Tanto el jueves como el viernes el Banco Central sacó a la calle cerca de 40 millones de dólares, con el fin de apaciguar los brotes especulativos. Y eso permitió que la divisa cerrará el viernes a 75,50.
Pero de acuerdo con los observadores, la situación no estaba totalmente controlada. Por el contrario, al finalizar la semana la oposición acusó al presidente Pérez de ser el responsable de la devaluación. Y los ánimos seguían caldeados.
En Colombia, entre tanto, todo el mundo hacía votos por un pronto regreso a la normalidad cambiaría en el vecino país. Porque con la devaluación el poder adquisitivo de los venezolanos se deterioró notoriamente. Y en este momento lo que necesita el país son buenos compradores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.