Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1983/04/18 00:00

LOS NOBEL ANTE MARX

Con ocasión del centenario de la muerte de Marx, el corresponsal de SEMANA en Washington, Eugenio Gutiérrez, entrevistó a tres premios Nóbel de Economía. He aquí sus puntos de vista sobre el pensamiento económico...

LOS NOBEL ANTE MARX

S.: Profesor Samuelson, en fecha reciente usted escribió que "en el capitalismo fascista se mezclan políticas económicas extremadamente liberales con regímenes políticos en extremo represivos, condiciónes que siempre van juntas": ¿Considera que el análisis marxista de la evolución del capitalismo tiene algo que decir respecto al fenómeno que usted señala?
PAUL SAMUELSON.: No pienso que pudiera esperarse que un escritor del siglo XIX predijera este desarrollo específico, que es algo peculiar de la última parte del siglo XX. No conozco ningún escrito de Marx en que se vislumbre el tópico que le comento. Ciertamente, en los tres volúmenes de "El Capital" y en el cuarto tomo de "La Historia Crítica de la Plusvalía", no aparece ni el más leve indicio que llevara a concluir que Marx tuviera "luces para adivinar" el fenómeno que yo denominó "capitalismo fascista" .
S.: ¿Qué validez tiene el argumento de Karl Marx de que la expansión de los mercados mundiales ha resultado en un proceso de acumulaciones aceleradas en las economías de los países centrales y en la reafirmación y expansión del capitalismo a escala mundial?
LAWRENCE KLEIN.: Es claro que ha habido expansión y concentración del capitalismo, pero no creo que la historia termine ahí. Ahora, ¿cuál es el próximo paso? El aspecto de fondo reside en si es factible redistribuir el ingreso y en especial la posibilidad de que ello ocurra entre los países industriales y el mundo en desarrollo, con sus respectivos montos de capital.
KENNETH ARROW.: Estimo evidente que se ha producido un notable desarrollo del capitalismo a escala mundial, pero no universal. Este penetró países que estaban en una etapa precapitalista, así como también se produjo el fenómeno inverso. Su expansión principal ocurre a fines del siglo pasado y comienzos del actual, en parte por fuerza y en otra medida por la utilidad económica. Devino en poder dominante. El comercio en pequeña escala no tuvo correspondencia ante el impulso arrollador de los países grandes y las instituciones capitalistas fueron desarrollándose hasta lograr penetración directa al interior de las naciones más débiles, a través de las inversiones y, por supuesto, mediante factores políticos en que se desestabilizan gobiernos.
S.: Considerando la crisis económica que enfrenta el mundo, ¿estima usted que aún existe vigencia en las teorías del capitalismo de Marx?
L.K: Un aspecto de la crisis lo constituye la presencia de la parte negativa de un ciclo económico a escala internacional, a consecuencia de lo cual los países del mundo enfrentan una cara recesiva, de honda depresión. Al respecto, el pensamiento marxista diría que este ciclo no va a producir una recuperación o, en el mejor de los casos, sólo daría cabida a otro ciclo y a una nueva crisis. Eventualmente, surgiría "la gran crisis", tan severa, que terminaría en el colapso del sistema. Creo que en el último verano hubo signos que bordearon la hecatombe, no necesariamente producto del "capitalismo puro", sino de las orientaciones económicas de los políticos que tienen a su cargo la conducción de los principales países capitalistas. Terminaron cayendo en la cuenta, respecto al dramático escenario creado por tan graves errores, que atentara contra la estabilidad mundial y, al fin, dieron un vuelco, modificando políticas de lamentables resultados.
No es inevitable que aún puedan experimentarse peores condiciones y que los políticos tengan la posibilidad de intervenir para corregirlas. Esa es una de las diferencias fundamentales con el marxismo.
También hay otro punto sensible, emotivo. Hace unos días estuve conversando en profundidad con economistas soviéticos y de Europa del Este, y reconocieron que, así mismo, ellos tienen una crisis, serios problemas económicos. Cuando el mundo capitalista está en crisis, ellos piensan que por la diferente estructura de sus economías, sus dificultades son distintas. Sin embargo, de analizarse las causas, los síntomas y el comportamiento de esas economías, me parece que tanto el sistema capitalista como el de economías centralizadas --partes integrantes del sistema mundial-- sufren una crisis global.
K.A.: Hay variadas clases de marxismo. Es muy difícil decir cuál es, en sentido estricto, la "verdadera doctrina marxista". El mismo Karl Marx previó que el desarrollo del capitalismo era una etapa progresiva al estadio socialista, en que las fuerzas de la producción alcanzarían un notable desarrollo a través del mundo. Vendría la abundancia. Eso está lejísimos de agotar la teoría capitalista.
S.: Profesor Klein, si Marx estuviera vivo, ¿qué comentarios le haría respecto al futuro del socialismo y del capitalismo?
L.K: Ciertamente le diría que él proveyó una teoria histórica de desarrollo para el sistema capitalista como una forma de transición hacia el socialismo, pero falló en producir guías, puntos de referencias sólidas para la economía socialista. Creo que los países de la órbita soviética tienen los mismos problemas económicos que Occidente. De estar vivo Karl Marx, su primera tarea tendría que ser entregar pautas y orientaciones teóricas para darle estabilidad al mundo del socialismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.