Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/28/2012 12:00:00 AM

Los pesos pesados

Los millonarios proyectos de infraestructura que prepara el gobierno están despertando el interés de las grandes firmas de la ingeniería mundial. Más de 80, entre nacionales y extranjeras, quieren estar en la fiesta.

Las grandes firmas de la ingeniería mundial hacen fila por estos días ante la oficina de Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). Están interesadas en el ambicioso paquete de obras viales y ferroviarias que el gobierno sacará a licitación.

El gobierno adjudicará en las próximas semanas 17 vías que conectarán municipios apartados con los centros de desarrollo y que tendrán un valor de 3,6 billones de pesos. Además, alista un programa de grandes corredores viales que incluyen viaductos, túneles y puentes, que hacen parte de la cuarta generación de concesiones y que demandarán inversiones por 40 billones de pesos. Por esa razón, directivos de compañías de Corea del Sur, España, Italia, Estados Unidos, Canadá, China, Japón, Brasil y México están muy atentos para conocer de primera mano los proyectos.

De los 82 aspirantes que han mostrado interés en las 17 licitaciones que prepara el Instituto Nacional de Vías (Invías), el 35 por ciento son extranjeros (ver recuadro). Tanto el gobierno como los inversionistas esperan que ahora sí arranque la locomotora de la infraestructura, que será vital para la competitividad una vez entre en vigencia el TLC con Estados Unidos.

"Hay un interés enorme de compañías extranjeras, teniendo en cuenta que el programa de concesiones de carreteras interurbanas del país es el más grande de América Latina", asegura Andrade, quien agrega que "el mejor ejemplo de que Colombia está siendo mirada como una estrella en ascenso es el hecho de que es uno de los cuatro países que presentarán sus proyectos de infraestructura en una reunión organizada por el Banco Mundial en Ginebra, Suiza".

Hasta hace unos años, solo unas pocas firmas extranjeras eran conocidas en Colombia: entre ellas, la brasileña Odebrecht, que incursionó inicialmente en proyectos hidroeléctricos y que hoy hace parte de uno de los consorcios encargados de construir uno de los tramos de la Ruta del Sol; o la italiana Impregilo, que fue protagonista en la construcción de varias hidroeléctricas y de las represas de San Rafael y Betania.

Ahora la conformación de consorcios entre firmas nacionales y extranjeras será más frecuente ante las exigencias de capital para financiar las grandes obras. Uno de los ejemplos es precisamente la Ruta del Sol, que conectará al centro del país con la costa Atlántica y que demanda inversiones superiores a 2.500 millones de dólares. De los tres tramos en que se dividieron los 1.000 kilómetros de doble calzada hacen parte tres consorcios con firmas de Brasil, Italia y Argentina.

Lo mismo ocurrirá con las concesiones de cuarta generación que se adjudicarán en los próximos meses para cerca de 20 proyectos viales. Andrade dice que, como no se entregarán anticipos, se necesitarán empresas con gran músculo financiero. En promedio, una sola obra puede costar 2 billones de pesos. Para comenzar la construcción deben tener un capital inicial del 20 por ciento del proyecto.

Aunque la idea de que vengan las grandes firmas con experiencia internacional, en principio, es una buena noticia -dada la envergadura de las obras que pretende adelantar el país- no se puede decir que el país ya superó su atraso en materia de infraestructura. Una de las principales preocupaciones de las compañías colombianas es que lleguen empresas que no sean suficientemente sólidas y que quieran trasladar los problemas que enfrentan en sus países de origen.

La principal inquietud es con las firmas españolas, muchas de las cuales se vieron afectadas tras la crisis inmobiliaria. El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo, sostiene que "es bienvenida la inversión extranjera, pero el gobierno tiene que ser muy selectivo para lograr que lleguen las mejores". Insiste en que "deben competir en igualdad de condiciones con las colombianas y deben demostrar solvencia financiera".

Las compañías colombianas no se están quedando quietas y se alistan para participar en la repartición de la torta. Luz María Correa, presidenta corporativa de Construcciones El Cóndor, que participa en la Autopista de las Américas y la ampliación de Eldorado, señala que se están fortaleciendo patrimonialmente con una emisión de acciones por 150.000 millones de pesos. No cree que las extranjeras les quiten mercado ya que tendrán que asociarse con las empresas nacionales que están más preparadas y tienen gran conocimiento. Firmas nacionales con gran músculo financiero, como los Grupos Aval y Colpatria, Odinsa, o los hermanos Solarte, alistan también sus baterías.

Las firmas extranjeras que hacen fila en el país sostienen que como los requisitos para participar en las licitaciones son más drásticos esto impedirá que lleguen empresas que tengan problemas de solvencia. Destacan no solo el programa de obras que prepara el gobierno sino también los avances en seguridad y la estabilidad jurídica, pero se muestran preocupadas en torno a si el sistema financiero podrá apalancar estos proyectos.

Esta es la gran oportunidad para la infraestructura colombiana. El ministro Cardona dice que "hay proyectos y recursos". Lo importante es no repetir los errores del pasado cuando la llegada de algunos inversionistas extranjeros no garantizó la buena ejecución de las obras. Basta recordar los pleitos de la nación con la vía Tobia Grande-Puerto Salgar, del Concesionario del Magdalena Medio (Commsa), del que hacían parte firmas españolas; los problemas con la malla vial de Bogotá, donde estaba presente la firma ICA, de México; los líos con el túnel Misael Pastrana, que derivó en un pleito con dos empresas italianas; o los problemas con el proyecto hidroeléctrico Porce II, en el que estaban también varias firmas italianas.

Ojalá que la locomotora comience a echar vapor con estos nuevos matrimonios que se avecinan entre nacionales y extranjeros.
 
Alistan aterrizaje

Odebrecht e Impregilo fueron las principales compañías que le apostaron al país, pero ahora se unirán otras firmas.
 
• Entre las que consideran opciones de negocios está Sener, una de las compañías más grandes en España, especializada en ingeniería civil y arquitectura, con más de 50 años de experiencia y que construye estaciones de metro, aeropuertos, vías férreas y tranvías.

• La compañía más grande del mundo en el sector ferroviario, con más de 70 años de experiencia, especializada en la construcción de autopistas, puentes, túneles y ferrocarriles –construyó el ferrocarril más alto del mundo– también está pidiendo pista. Se trata de la firma Crec-China Tiesiju Civil Engineering Group.

• La canadiense Aecom es la firma de consultoría en ingeniería más grande del mundo,  que factura anualmente 8.000 millones de dólares y tiene un gran interés en los sectores vial, férreo y portuario. Entre su portafolio se encuentran proyectos en Qatar, Hong Kong, Nueva York y Honolulú.

• Tampoco se quieren perder la fiesta la cuarta compañía del sector de infraestructura en Brasil, OAS Construcciones; ni la tercera firma más grande de España en construcción, Acciona, con presencia en 32 países y que participó en el proyecto de las torres Petronas, en Kuala Lumpur, y en la construcción de un superastillero en Brasil.

• Otras compañías que han mostrado interés son Mota-Engil, la constructora más grande de Portugal, con presencia en 19 países, que construye túneles, viaductos y puertos; OCA construcciones, de España, especializada en obras civiles y vivienda, Comsa Emte, especializada en viaductos y el Grupo Tradeco, de México, que construyó el puente Baluarte, el más largo de ese país.

• Más de la mitad de las firmas internacionales que hacen fila para participar en la licitación de los 17 corredores viales son españolas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.