Miércoles, 1 de octubre de 2014

| 2013/01/26 00:00

Los protegidos

Además del sombrero vueltiao, en el país hay otros 17 productos que tienen Denominación de Origen, es decir, las imitaciones pueden ser castigadas.

Sombrero vueltiao, Córdoba.

En contadas ocasiones un símbolo cultural está en el ojo del huracán. Esta vez se trata de los sombreros vueltiaos tradicionales de Córdoba y Sucre que han sido objeto de una especial medida de protección del gobierno ante la inundación de imitaciones chinas.

Para prohibir la venta de los “vueltiaos made in China” el gobierno argumentó que se trata de un producto protegido bajo lo que se conoce en el comercio mundial como Denominación de Origen (DO), que garantiza a los consumidores que el producto cumple los procesos y los requisitos de calidad y que proviene de la región de donde es originario. De esta manera, el cliente puede confiar en lo que está comprando y el productor se ve recompensado al fabricar un producto de calidad superior. En todo el mundo las imitaciones sin autorización de los productos con el sello DO son castigadas.

En 2005, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) declaró la Denominación de Origen para el Café de Colombia, el primer producto cobijado con este elemento de protección. Desde entonces otros 17 productos han entrado al selecto club. En este grupo sobresalen la hamaca de San Jacinto (Bolívar), el sombrero aguadeño (Caldas), la cerámica de Carmen de Viboral (Antioquia), las mochila Wayuu (La Guajira), el sombrero de Sandoná (Nariño), la cerámica de la Chamba (Tolima), el barniz de Pasto conocido como el Mopa- Mopa, la cerámica de Ráquira, y la cestería en rollo de Guacamayas de Boyacá. También hacen parte del listado el bizcocho de Achira, el queso Paipa, la rosa, el clavel y el crisantemo. Está a la espera de ingresar el bocadillo de Vélez (Santander).

La Denominación de Origen le da un blindaje a este grupo de artículos ya que el gobierno puede prohibir la venta de imitaciones o falsificaciones, sin violar acuerdos comerciales. Quienes los comercialicen pueden ser multados hasta con 589 millones de pesos porque se considera que se está engañando a los consumidores que pagan por la calidad de un producto de gran reputación.

Ese es el caso del sombrero vueltiao protegido con la Denominación de Origen Tejeduría Zenú y declarado símbolo cultural de Colombia en 2004. Es elaborado manualmente en caña flecha por los artesanos del resguardo indígena Zenú de San Andrés de Sotavento (Córdoba).

Lo cierto es que los productos en esta lista son una pequeñísima parte del comercio del país y son representativos de la diversidad cultural y étnica colombiana. Protegerlos de las copias extranjeras no es el problema. La dificultad radica en hacer cumplir las multas que las normas contemplan.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×