Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/11/2010 12:00:00 AM

Los ricos van de compras

¿En qué están invirtiendo los dos hombres más adinerados de Colombia? Estos son los nuevos negocios de Luis Carlos Sarmiento Angulo y Julio Mario Santo Domingo.

La semana pasada, Julio Mario Santo Domingo y Luis Carlos Sarmiento Angulo, clasificados por la revista Forbes como dos de los hombres más ricos del mundo -puestos 123 y 135, respectivamente-, se metieron la mano al bolsillo para hacer una millonaria donación para los damnificados de la ola invernal que vive el país. No es una acción aislada. En los últimos años, estos dos empresarios han invertido cuantiosos recursos para actividades de filantropía en diversos proyectos en el campo de la cultura, la ciencia y la educación del país.

Pero estas no son las únicas movidas recientes de Santo Domingo y Sarmiento. Los grupos empresariales que conformaron hace más de 50 años tienen nuevos bríos y están entrando a negocios que hacen pensar que seguirán siendo los grandes jugadores de la economía colombiana. En esto andan Sarmiento y Santo Domingo:

Sarmiento, a las grandes ligas

El jueves pasado, Luis Carlos Sarmiento cerró la operación más grande y tal vez más importante en la historia de su organización. Pagó 1.900 millones de dólares y recibió las acciones que lo acreditan como nuevo propietario del BAC-Credomatic, la organización financiera más grande de Centroamérica, que pertenecía a la empresa estadounidense General Electric Capital Global Banking (GE).

La transacción se realizó a través del Banco de Bogotá, Leasing Panamá, entidad filial del Banco de Bogotá en Colombia, y es de lejos la operación más alta que ha hecho cualquier empresa colombiana en el exterior.

Para Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez -hijo del Luis Carlos Sarmiento Angulo-, quien lideró la operación, el paso que acaba de dar el Grupo Aval tiene una enorme trascendencia, pues representa no solo el salto hacia la internacionalización, sino que lo catapulta como una de las organizaciones financieras con mayor presencia en América Latina. BAC-Credomatic tiene presencia en Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, México, Bahamas, Islas Caimán y en la Florida (Estados Unidos).

Así, el Grupo Aval, que tiene el 30 por ciento de los activos, de la cartera y de los depósitos del sistema financiero colombiano, agrega otro eslabón a su extensa cadena de entidades financieras. Este nuevo le adiciona a toda la organización 1.900 nuevos cajeros, 389 oficinas, 15.000 nuevos empleados y activos por 8.500 millones de dólares.

Para obtener parte de los recursos con que se adquirió el banco centroamericano, el Grupo Aval marcó otro hito. Hace dos semanas colocó en el mercado colombiano bonos obligatoriamente convertibles en acciones por 2,2 billones de pesos, la emisión más grande en el mercado colombiano.

La siguiente jugada de esta organización es igual de trascendental. Sarmiento se alista para ir al mercado internacional de capitales a colocar acciones del Grupo Aval. Los pasos requeridos para ello están en marcha y en cualquier momento estarán en la bolsa de Nueva York.

Ahora bien, las nuevas inversiones no se limitan exclusivamente al sector bancario. A través de Corficolombiana, la corporación financiera del Grupo, la Organización Sarmiento está incursionando en agroindustria, básicamente con cultivos de caucho, arroz y palma.

Y, definitivamente, Luis Carlos Sarmiento Angulo seguirá en la construcción. Está en marcha la Ciudadela Empresarial en el occidente de Bogotá, donde se levantarán 18 torres. Se trata de uno de los proyectos de infraestructura empresarial más ambiciosos de los últimos años, con una inversión superior a los dos billones de pesos. A comienzos de 2010, Sarmiento inauguró en Bogotá Centro Mayor, el mayor centro comercial del país por tamaño y el tercero de Suramérica.

Sarmiento también ha fortalecido su presencia en las obras públicas. Primero firmó con el gobierno la ampliación del proyecto vial entre Bogotá y Villavicencio, para construir la doble calzada entre estas dos ciudades. Las obras implican una inversión de dos billones de pesos. Además, mediante Corficolombiana, participa en el segundo tramo del proyecto vial más importante del país en estos momentos: la Ruta del Sol, una vía que unirá a Bogotá con la costa atlántica. Allí se necesitan inversiones por 2,3 billones de pesos. Corficolombiana, como parte del consorcio con Odebrecht, ayudó a estructurar un préstamo por 1,5 billones de pesos con el sector financiero colombiano. Sarmiento también ha empezado tímidamente a incursionar en el sector energético, a través de algunos proyectos de generación.

Sarmiento no deja de sorprender con su visión para los negocios. La compra reciente del 10 por ciento de las acciones de la Casa Editorial El Tiempo (Ceet) llamó la atención no solo porque el sector de los medios no ha sido su foco de interés, sino también porque quienes lo conocen saben que no está acostumbrado a entrar en negocios en los que no tiene el control.

Apuestas de Santo Domingo

La nueva generación de la familia Santo Domingo, representada por Alejandro Santo Domingo y Carlos Alejandro Pérez Dávila, les puso el ojo a dos de los sectores que, según los expertos, tienen un inmenso futuro en Colombia: la agroindustria y el sector inmobiliario.

Hacia estos dos negocios se estarán dirigiendo las futuras inversiones que realice el grupo empresarial que creó Julio Mario Santo Domingo y que nació con la actividad cervecera.

En el caso de la agroindustria, la apuesta está concentrada en el sector de los granos, en el cual Colombia tiene un gran de potencial de crecimiento dado que es un importador neto de este tipo de commodities. El Grupo Santo Domingo se enfocará en soya y maíz, cultivados en la altillanura colombiana, considerada la última gran frontera agrícola del país.

La estrategia ya está en marcha y en marzo de 2011 arrancará la primera etapa, pues el proyecto está diseñado para ser desarrollado a plenitud en cuatro años.

Según Luis Felipe Pérez Dávila, quien lidera el proyecto en nombre del Grupo Santo Domingo, el propósito es promover entre los agricultores de la zona la siembra de estos granos, siguiendo el ejemplo de Brasil en el llamado 'Cerrado', que convirtió tierras áridas y poco productivas en ricas áreas cultivadas.

El Grupo Santo Domingo les comprará el grano a los agricultores y lo transportará hasta Puerto Gaitán (Meta) para su venta. Para ello ya han hecho inversiones en la construcción de una planta secadora en la población de Primavera (Vichada) y en la construcción de barcazas que transportarán el grano por el río Meta y reducirán los costos logísticos.

"La idea es desarrollar el río Meta de manera fluvial sostenible. La prioridad nuestra es garantizar que cumpliremos con los estándares ambientales internacionales más exigentes, para que el río Meta siga siendo un paraíso", precisa Pérez.

El Grupo Santo Domingo arrancó con un proyecto piloto para demostrar a los cultivadores de la región que es posible sembrar maíz y soya, garantizar la compra del grano y financiar maquinaria, semillas y abonos.

El negocio no es tener tierras propias, sino alquilar algunas y comprar los granos a terceros, de manera que se desarrolle una clase media agroindustrial en la zona. La meta es llegar a 2012 con 21.000 hectáreas cultivadas sobre tierra alquilada, pero quieren ir mucho más allá para atender con grano colombiano la demanda que exige el mercado nacional.

Este nuevo interés del Grupo Santo Domingo encaja perfectamente dentro del sector logístico, que ha sido definido como foco estratégico de crecimiento de la organización. En esta área procedieron a fusionar los almacenes de depósito Almacenar y Almagran, para convertir a la nueva compañía en el operador logístico más grande del país.

El otro negocio en el cual el Grupo Santo Domingo está invirtiendo con fuerza es el inmobiliario. Para ello, se asociaron con la empresa Estrategias Corporativas,y juntos crearon Terranum, una compañía con cinco unidades de negocio a través de las cuales ofrece alternativas a las empresas para la gestión de sus activos inmobiliarios al igual que opciones de inversión en este sector.

A través de esta asociación están desarrollando el primer Ecosistema de Negocios de Colombia, Connecta, un proyecto de talla internacional que se construirá en Bogotá y que requerirá inversiones por 350 millones de dólares.

El complejo se levantará en el antiguo lote de Avianca, en la avenida El Dorado de la capital de la República. Allí se construirá el primer hotel Alfot que la cadena Starwood Hotels tendrá en América Latina. Contará con 142 habitaciones, salones de reunión y área de recreación.

Y aunque el corazón del grupo seguirá estando en el sector de los medios y el entretenimiento, con El Espectador, Cromos, Caracol Televisión y, más recientemente, Cine Colombia, la nueva generación de la familia tiene los ojos bien abiertos para explorar nuevas oportunidades, bien sea dentro o fuera del país.

Como dice Alejandro Santo Domingo, la operación de fusión de SABMiller con Bavaria, hace cinco años, les representó un paso fundamental en la internacionalización de los negocios de la familia y los puso en el punto de partida para enfocarse en lo que serían sus nuevos ejes de inversión en el futuro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.