Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/07/12 00:00

Lucha de titanes

Los grandes de las telecomunicaciones tienen en la ETB la posibilidad de consolidarse en el país; por eso la pelea por esta compañía va a estar como para alquilar balcón.

Fernando Panesso es el actual presidente de la ETB. Él será el encargado de encontrarle un socio estratégico a la compañía; dos de los más interesados son Telmex y Telefónica

la semana pasada comenzó el proceso de venta de hasta el 50 por ciento de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB). Desde cuando se dio la largada a este negocio, en el sector de las telecomunicaciones sólo se habla de quién se quedará con la joya de la corona distrital. Este es un negocio clave, no sólo por el valor de la venta (podría superar los 1.500 millones de dólares), sino por la importancia estratégica de la firma capitalina.

La ETB es hoy una de las compañías más representativas del sector. Tiene el 75 por ciento del mercado de telefonía fija en Bogotá, con 1,9 millones de líneas, y 420.000 usuarios de banda ancha; además, tiene inversiones en otros negocios, como la telefonía celular (Tigo), call center y la consultoría en telecomunicaciones. Esos datos simplemente la hacen atractiva para cualquiera.

Pero hay otra razón que va a convertir esta venta en un hito. El asunto es muy sencillo: hoy las empresas de telecomunicaciones no están concentradas en un único servicio. La tecnología ha llevado al 'empaquetamiento', que no es otra cosa que ofrecer el conjunto de servicios de telefonía fija local y larga distancia, acceso a Internet de banda ancha, televisión y otros servicios de valor agregado, como voz y televisión por Internet. Esto es lo que los técnicos llaman 'convergencia' y la compañía que logre el liderazgo con una estrategia de esta naturaleza será la que marcará la pauta.

En Colombia, hasta el momento ninguna compañía puede cantar victoria en esta estrategia, bien sea por las limitaciones geográficas o de portafolio. Para cualquiera de ellas, la ETB ofrece la posibilidad de consolidarse; es la pieza que podría completar el rompecabezas. Una mirada a la baraja de interesados resulta reveladora.

Telmex, del magnate mexicano Carlos Slim, es el pretendiente número uno. Es fuerte en televisión por suscripción y está haciendo inversiones enormes para 'cablear' todo el país. Pero su paquete de ofertas tiene una debilidad: las dificultades en el servicio de telefonía fija e Internet, especialmente en Bogotá, el mercado más grande, donde apenas está incursionando. Para Telmex, hacerse a la ETB sería liberarse de su principal competidor, traerlo para las propias toldas y empezar al camino hacia el liderazgo en todos los servicios. Slim tiene todos los motivos para lanzarse en plancha y, lo más importante, una chequera para disputársela.

La multinacional española Telefónica es otro de los interesados. Tiene fortaleza con líneas fijas nacionales, gracias a la compra de Telecom, pero en Bogotá no cuenta con la mayoría del mercado. De otra parte, tiene una licencia para televisión satelital, que se podría potencializar en la capital. La ETB dispararía a la multinacional española como la más grande compañía de convergencia en telecomunicaciones del país.

Las Empresas Públicas de Medellín (EPM) también tienen opción. Su filial UNE es potente en banda ancha, telefonía y televisión, pero sólo en Antioquia. Con la ETB, crecería su participación en Bogotá. ETB impulsaría a UNE y la pondría a competir de tú a tú con los otros grandes del sector.

Tampoco se pueden descartan sorpresas de inversionistas internacionales. En este sentido, se comienza a mencionar con fuerza a Cantv, empresa de telecomunicaciones de Venezuela y propiedad del gobierno de Hugo Chávez. De hecho, actualmente la ETB tiene un acuerdo con Cantv para conectarse al cable submarino Globenet y ofrecer de esta forma mayores velocidades de banda ancha. Así que la posibilidad de que Cantv participe no es descabellada. La otra sorpresa podría venir por el lado de la compañía OI, una de las más grandes de Brasil que el año pasado se fusionó con Brasil Telecomunicaciones.

El cierre del negocio implicará que la posición de uno de los jugadores del mercado colombiano va a ser mucho más fuerte y con enormes posibilidades de consolidarse. Para los usuarios, las ofertas de empaquetamiento se ampliarán, con mayores servicios y menores tarifas. Esto significa que la cara del mercado de las telecomunicaciones de Colombia será otra, cuando la ETB cuente con su nuevo socio estratégico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.