Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1997/05/26 00:00

MALOS VIENTOS?

Aunque el tráfico aéreo en el país continúa bajando, las aerolíneas mostraron buenos balances en el 96.

MALOS VIENTOS?

Nadie duda que 1996 no fue el mejor año para las aerolíneas colombianas. Todas tuvieron que sortear una caída en el tráfico aéreo, tanto nacional como internacional, que aún continúa y no muestra señas de mejorar. De hecho, según cifras de la Aeronáutica Civil, durante el año pasado se transportaron 8,2 millones de pasajeros en vuelos nacionales. Y aunque esa cifra es superior a la de 1995 en 2,8 por ciento, su crecimiento fue bastante menor al registrado en años anteriores _ver gráfico_. Algo similar ocurrió en los vuelos internacionales, a través de los cuales viajaron 2,4 millones de personas, lo que significó un aumento del 2,4 por ciento, tras varios años de incrementos por encima del 10 por ciento. Pero lo curioso es que, en medio de circunstancias tan desalentadoras, las tres grandes aerolíneas del país mostraron un importante incremento en sus ventas el año pasado. Las de AeroRepública crecieron 62 por ciento, las de Aces 29,2 por ciento y las de Avianca 18,3 por ciento. Y por el lado de las utilidades las cosas fueron aún más sorprendentes. Aces logró multiplicar por tres sus ganancias con respecto a las de 1995. Por su parte, AeroRepública pasó de perder 1.600 millones de pesos a ganar 2.438 millones. En cuanto a Avianca, sus ganancias disminuyeron 19 por ciento, lo cual se explica porque la compañía aumentó sus depreciaciones y amortizaciones en 41 por ciento.Así, cualquiera diría que ninguna aerolínea tiene de qué quejarse. No obstante, la verdad es que las cosas son bien distintas pues el tráfico aéreo pinta mal para este año. Las últimas cifras revelan que la caída en los tres primeros meses fue del 10,5 por ciento con respecto a igual período del año pasado. Como dice el presidente de AeroRepública, Alfonso Avila, "el tráfico aéreo tiene una relación directa con el PIB, porque lo primero que recortan tanto las empresas como las personas son los gastos de viaje". Por eso la compañía decidió postergar la modernización de su flota, la cual había sido anunciada el año pasado. En concepto de Avila, un momento de incertidumbre como el actual no es el mejor para tomar ese tipo de decisiones. Sin embargo Aces, uno de sus competidores, consideró que eso es algo que no se puede postergar. De ahí que se haya metido en un ambicioso plan de modernización al comprar cuatro aviones Airbus A320 en firme y dejar otros cuatro con opción de compra, lo que implica una inversión de 300 millones de dólares. Para llevar a cabo el negocio fue necesaria una capitalización por 10 millones de dólares por parte de sus accionistas, que son la Flota Mercante Grancolombiana y el gremio cafetero a través de los comités departamentales. La idea es que el dinero sea recuperado mediante la venta del 30 por ciento de la aerolínea, la cual debe llevarse a cabo durante el segundo semestre de este año. Adicionalmente, la compañía inscribió sus acciones en el Registro Nacional de Valores con el fin de conseguir nuevos accionistas.Cambios en el mandoPero al margen de cómo se está comportando el tráfico aéreo en estos momentos, lo cierto es que el mercado se ha movido tanto como el viento en los últimos años. Por un lado, las tarifas ya no aumentan por encima de la inflación como ocurría hace menos de un quinquenio porque la competencia lo impide. Por el otro, la repartición de la torta ya no es la misma que al comenzar la década. De hecho, Avianca, que tenía prácticamente la mitad del tráfico nacional en el 91, cuenta ahora con el 37,6 por ciento, aunque sigue siendo el líder. Aces se ha mantenido en niveles cercanos al 20 por ciento. SAM también ha bajado ligeramente en participación, pues al arrancar los 90 tenía el 15 por ciento del negocio y hoy en día cuenta con el 11.La compañía que más ha incidido en ese tipo de movimientos es AeroRepública, que arrancó en 1993 con el 3,8 por ciento de la torta y ya tiene el 12,3 por ciento. Intercontinental, por su parte, aunque empezó con mucha fuerza y llegó a tener el 14,5 por ciento hace cuatro años, en el 96 llegó al 6 por ciento. En lo que tiene que ver con el tráfico internacional las cosas también han cambiado bastante. Las perjudicadas han sido justamente las dos que tienen prácticamente la mitad de la torta. Es decir, Avianca, que ha perdido 13 puntos de participación, y American Airlines, que ha perdido 2. En cambio la ganadora ha sido la aerolínea panameña Copa, que en el 91 tenía apenas el 2,5 por ciento del tráfico y hoy cuenta con el 8,8 por ciento. De ahí que tanto las aerolíneas como el gobierno colombianos se hayan quejado el año pasado ante Panamá por el exceso de capacidad de Copa y por el tráfico indirecto desde ese país hacia Miami, Centro América y el Caribe sin que las compañías nacionales tengan los mismos derechos. Otra empresa que ha hecho mella en el negocio es Continental, que arrancó en el 93 con menos del 1 por ciento del mercado y ya va en el 3,3 por ciento.Ante tantos cambios en el negocio, los cuales se deben en gran parte a la incursión de nuevos competidores en los destinos tradicionales, Avianca decidió probar suerte en un nuevo nicho: el mercado andino. Y la verdad es que los resultados han sido buenos, pues ya tiene el 50 por ciento en ese segmento.Con todo esto, lo que está quedando en claro es que a las aerolíneas les ha tocado aprender a moverse con una sorprendente habilidad, para así sortear los cambios del negocio. Y bien sea que eso implique comprar aviones, buscar nuevas rutas o bajar precios, la realidad muestra que si no lo hacen corren el riesgo de quedar por fuera.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.