Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2010/01/23 00:00

Mejor el corto plazo

Para quienes buscan tranquilidad ante todo, se recomiendan plazos de 90 y 180 días. Así, cuando los intereses empiecen a subir, se podrá reinvertir el dinero a tasas más altas.

Mejor el corto plazo

Hay consenso entre los analistas del mercado en que las tasas de interés comenzarán a subir este año. Esto podría suceder a partir del segundo semestre, cuando el Banco de la República empiece a cambiar su postura de política ante un aumento en la inflación, como se pronostica.

Por eso, si usted decide colocar la plata en algún título de renta fija (aquellas en las cuales se conoce desde el principio cuál será el retorno), es mejor hacerlo en períodos de corto plazo, tres o seis meses. Hacer inversiones de largo plazo podría hacer perder la oportunidad de reinvertir el dinero a tasas más elevadas.

Los títulos de renta fija que emite el gobierno para financiar su gasto (TES) o los del sector privado, como los bonos empresariales ,tuvieron el año pasado un magnífico comportamiento. Los TES entregaron rentabilidades hasta del 30 por ciento, por la menor inflación y la reducción de tasas que impulsó el Emisor. Una regla del mercado dice que cuando las tasas de interés son bajas, las inversiones de renta fija se valorizan.

Para 2010 no hay que hacer cuentas tan alegres. Según Carlos Torres, director de estudios económicos de Asesores en Valores, "los títulos de tasa fija como los TES van a mostrar rentabilidades muy bajas". Además del aumento en las tasas, hay dos factores que van a generar incertidumbre: el proceso electoral y la situación fiscal del país.

En cuanto a los bonos empresariales, estos fueron una opción estrella el año pasado. Muchas compañías decidieron, por esta vía, conseguir recursos para financiar su proyectos y lo hicieron a menores costos. Según la Bolsa de Valores de Colombia, el año pasado hubo récord en colocaciones de deuda nueva privada por 13,4 billones de pesos. Para Juan Pablo Córdoba, presidente de la entidad, este año podría continuar siendo un mercado interesante para las empresas. Y esto quiere decir que los inversionistas podrán tener otras alternativas para sus portafolios.

Los expertos aconsejan que ante un aumento en las tasas de interés, es mejor comprar bonos indexados a la DTF para que la rentabilidad vaya subiendo a medida que se ajustan las tasas en el mercado.

En cuanto a los típicos Certificados de Depósito a Términos (CDT), no hay que esperar que las entidades ofrezcan grandes rentabilidades. Por lo menos hasta entrado el segundo semestre.

Ahora bien, ¿hay que descartar las tradicionales cuentas de ahorro y corriente? No necesariamente. Son sencillas y con una tarjeta la plata siempre estará en el bolsillo, así el interés sea mínimo o ni siquiera lo reciba. Muchas entidades ofrecen premios especiales por montos mayores depositados. Para quien tiene liquidez holgada, siempre es recomendable tener algo en el banco y otro tanto en otros instrumentos, como las carteras colectivas, que están de moda. Estas son vehículos de inversión en donde un administrador gestiona el dinero de un grupo de personas y puede ofrecer opciones diferentes según el perfil de riesgo. Hay más de 80 en el mercado. La información sobre este tipo de mecanismos se puede conseguir en fiduciarias o comisionistas de bolsa.


Dónde poner el ojo
Aunque los TES son ideales para quienes tienen grandes flujos de capital, como los Fondos de Pensiones o los inversionistas profesionales, muchas compañías han creado carteras colectivas que invierten en estos papeles al alcance de cualquier persona.

Los expertos aconsejan carteras colectivas que inviertan en TES, cuyo rendimiento esté atado a la inflación o a la DTF, pues podrían prometer una rentabilidad superior a la de otros títulos.

Hay carteras colectivas que invierten en bonos emitidos por empresas privadas, que a menudo ofrecen buena tasa y un nivel de seguridad también muy alto. Se espera que este año haya más emisiones de bonos de empresas privadas, con lo que va a aumentar la oferta. Ya Carvajal anunció que prepara una emisión de bonos por 400.000 millones de pesos y Davivienda alista una colocación por 1,2 billones. Emgesa y Corficolombiana también preparan las suyas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.