Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/17/2017 4:36:00 PM

Electricaribe es una compañía mal gestionada: Minminas

En diálogo con SEMANA EN VIVO, el ministro de Minas y Energía, Germán Arce, sostiene que al dueño de la empresa, que es la española Gas Natural Fenosa, se le salió de las manos este negocio porque no tenía experiencia en el tema.

MARÍA JIMENA DUZÁN: ¿Qué le dice a la gente que ahora no sabe qué va a pasar tras la liquidación de Electricaribe?

GERMÁN ARCE: Este es un servicio público esencial pero no es gratuito y hay que pagarlo a cualquiera que sea el operador. Durante  mi administración hemos procurado que la premisa sea darles un servicio de calidad a los usuarios. Uno de lo problemas de Electricaribe es que no cumplía los índices de calidad. En el diagnóstico que hizo la Superintendencia de Servicios Públicos el dueño actual, Gas Natural Fenosa, no había mejorado los índices de calidad desde hace seis años. Electricaribe es una compañía mal gestionada, por eso invito a salirnos del lugar común de decir que el único problema es la existencia de una cartera morosa.

FERNANDO QUIJANO: Hay un círculo vicioso. La gente no paga porque el servicio es malo y el servicio es malo porque no pagan. ¿No cree, ministro, que hasta que no se mejore esta situación en la costa será difícil encontrar un inversionista que quiera quedarse con ese mercado?

G.A: Este tema no se va a resolver mañana porque no se hicieron las inversiones requeridas, lo que llevó a que muchas redes colapsaran porque se veían afectadas por los altos niveles de salinidad. A esto se suma la mayor demanda. El Caribe crece al doble del resto del país porque se están construyendo más viviendas, están entrando más industrias y los puertos se están ampliando.

Le puede interesar: Superservicios ordena liquidar Electricaribe

DAVID BARGUIL: El problema es que Electricaribe no hizo durante más de 10 años las inversiones requeridas, no se metió la mano al bolsillo para mejorar el sistema eléctrico, para mejorar las redes. Eso explica el mal servicio y tragedias como las de una niña de 7 años en Montería conectada a un respirador que perdió la vida porque no anunciaron que iban a realizar un corte de luz. En Bogotá no entienden qué significa trabajar con 40 grados de temperatura y que le corten a uno la luz siete horas y vivir las tragedias que se viven. Electricaribe tiene 1,5 millones de quejas y reclamos y sólo se han resuelto 400.000. Aquí ha habido intención de solucionar, pero Electricaribe siempre nos engaña.

FERNANDO QUIJANO: ¿Hay un plan para cobrar la cartera morosa y darle tranquilidad al interesado en comprar Electricaribe?

G.A: Ningún operador público o privado está obligado a regalar los servicios. Si me pregunta si a esas personas que no han pagado hace varios años hay que seguir prestándoles el servicio, la respuesta es no. Hay unos ciudadanos constitucionalmente protegidos que gozan de ese privilegio, pero no es todo el mundo. Si hay barrios enteros que no han pagado, amparados en el privilegio de un sujeto, lo que se ve es que hay un problema de gestión. Electricaribe es un enfermo con muchos síntomas y es necesario atacarlos uno a uno. La cultura del no pago es un problema no sólo del Caribe, sino de todo el país. Pero más grave aún es la subinversión, que hace más difícil gestionar la prestación de ese servicio.

M.J.D.: Ministro, ¿cuántos de esos morosos son entidades públicas?

G.A: Electricaribe empezó a hacer un cobro de 130.000 millones de pesos, que es cartera pública acumulada, incluso de hace cinco años, que no debería estar en la contabilidad. Hay unas deudas que son públicas en hospitales, acueductos, en algunas escuelas y alumbrados público. Pero la esencia del problema del Caribe no son esos 130.000 millones de pesos sino son 10 millones de usuarios. Hay una red extensa en mala calidad que atiende siete departamentos. Esa red traía muy malos niveles de inversión históricamente. Ese es un mercado difícil, pero aun así todos los indicadores de ese negocio empeoraron cuando Gas Natural compró a Electricaribe. Esto pasa porque un privado, que es especialista en el negocio del gas, entra a un negocio eléctrico con un mercado complejo. Claramente se les salió de las manos, no pudieron administrar el negocio. La compañía se interviene porque se quiebra por un tema de insolvencia y por un incumplimiento reiterado en los indicadores de calidad.

Consulte: Pensionados ¿la siguiente amenaza de Electricaribe?

F.Q.: Ministro, ¿a quién le interesa Electricaribe? ¿Este mercado sí es rentable? ¿No es mejor dividir el servicio?

G.A: Lo único que garantiza resolver el problema en el largo plazo es un plan de inversión que renueve la infraestructura y que le apunte a mejorar los indicadores de calidad, duración y frecuencia de interrupciones. En el tema de calidad se han construido en los últimos dos años los principios sobre los cuales se va a mandar una señal de política que solucione ese problema. Ya publicamos la nueva metodología de distribución. Eso quiere decir que a todos los agentes se les va a decir que cada peso de inversión debe corresponder a unos indicadores de calidad concretos. Pero eso es a largo plazo. Según nuestra proyección vamos a cerrar con esos indicadores en 10 años. Lo bueno es que vamos a solucionar el problema, lo malo es que nos vamos a demorar 10 años.

M.J.D: ¿quién se va a meter en semejante problema?

G.A: Llevamos dos días de liquidación y esperamos que en un año tengamos el modelo que va funcionar de ahora en adelante. El problema de calidad se resuelve con inversión, y el problema de solvencia se resuelve con capital.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.