Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2002/05/06 00:00

Misión cumplida

Mónica Aparicio, presidenta del Banco Santander, se va a manejar la operación del grupo español en Puerto Rico. SEMANA la entrevistó.

Misión cumplida

SEMANA: Se va de la presidencia del banco. ¿A qué se debe el cambio? Monica Aparicio: Es un reconocimiento a la gestión y al trabajo realizado en estos tres años. He sido nombrada jefe de país del Grupo Santander en Puerto Rico, donde el banco es el segundo más grande en un sistema financiero que es altísimamente competido y tres veces el tamaño del colombiano. Aquí me reemplaza Luis Yagua, un ejecutivo español con una larga trayectoria en banca que viene de hacer una excelente gestión al frente del banco en Bolivia. SEMANA: ¿Cuáles fueron sus logros más importantes? M.A.: Primero quiero aclarar que no son mis logros sino los de un equipo de trabajo de las mejores condiciones humanas y profesionales, capaz de enfrentar los retos de un mercado tan difícil como el colombiano. Hemos puesto al banco en una senda de crecimiento sostenible en el mediano plazo. Para llegar aquí hemos hecho cambios estructurales, entre ellos cambiar la plataforma tecnológica, ajustar los costos y focalizarnos en mejorar la calidad del servicio y de los productos. También dejamos resuelto el tema del pasivo pensional, con una capitalización de los accionistas pudimos descargar de los estados financieros el costo de los 2.000 trabajadores pensionados. SEMANA: Tuvo que presidir el banco en una de las peores crisis financieras de la historia del país. ¿Cómo la enfrentó ? M.A.: Cuando el Banco Santander de España llegó a Colombia las perspectivas eran otras: el país venía creciendo por años y el banco entró con la idea de expandir su operación muy rápidamente. Sin embargo, sin que nadie lo anticipara, el país entró en la mayor crisis financiera y económica desde los años 30. Esto hizo que tuviéramos que replantear la estrategia inicial y acomodarla a las condiciones de la economía actual. Eso significó que tanto mi predecesor, Gabriel Jaramillo, como yo, tuviéramos que reducir la operación en lugar de expandirla, abordar un plan de ajuste severo y poner la casa en orden. Además los socios capitalizaron el banco en más de 150 millones de dólares. SEMANA: ¿Cree que la crisis ya está superada para el sector y para el Banco Santander? M.A.: Creo que mientras la economía no se dinamice y el clima de inversión y de los negocios no mejore es difícil que el sector financiero logre su recuperación definitiva. Este es un negocio que refleja la actividad económica, y el país en este momento no está creciendo. Ahora, el Banco Santander ha hecho los deberes, como dicen en España. Creo que la fortaleza del balance y del accionista le dan seguridad a los ahorradores que han depositado su confianza en el banco. SEMANA: Muchos inversionistas extranjeros han cerrado su operación en Colombia debido al conflicto y al estancamiento económico. ¿Ha pensado el Grupo Santander alguna vez en irse de aquí? M.A.: Este grupo es un jugador de largo plazo en los países mientras haya un mínimo de garantías legales e institucionales para los inversionistas. Que se respeten las reglas del juego es una condición esencial para que el banco continúe en países con problemas como los de América Latina. SEMANA: Usted ahora se va de Colombia. ¿Influyó en esa decisión la situación del país? ¿Cómo lo ve en el futuro cercano? M.A.: Nunca me podré ir de Colombia porque tengo ataduras muy fuertes: mi familia, mis amigos y un agradecimiento grande con las oportunidades que me ha dado este país para crecer personal y profesionalmente. Dicho lo anterior, sí creo que a Colombia le esperan momentos duros. Se tendrán que tomar decisiones en el campo económico y fiscal que ya no dan espera y que son definitivas para salir adelante. Creo que por la crisis ya no queda campo para postergar las decisiones difíciles. Ojalá que el gobierno que llegue las tome.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.