Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/05/02 00:00

Mucha más energía

Puesto 92. La Empresa de Energía de Bogotá se internacionalizó rápidamente. En su portafolio se destacan las nuevas inversiones en empresas de gas.

Mónica de Greiff llegó a la empresa con el objetivo de consolidar el proceso de expansión que empezó al adquirir los activos de Ecogás y al crear TGI, empresa de transporte de gas

En 1997 se dio una de las transformaciones más importantes en el mundo de las empresas públicas colombianas. Una parte de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) fue vendida a inversionistas privados, con lo que se inició uno de los esquemas que más beneficios les ha traído a los usuarios: la combinación de capital público y privado para prestar servicios como el de la electricidad.

Hoy la EEB tiene una composición accionaria de la que participa el Distrito Capital, con 81,5 por ciento; el grupo Endesa de España, con 7,2 por ciento; Ecopetrol, con 7,4 por ciento, y Corficolombiana, con 3,8 por ciento.

Por otra parte, la compañía tiene un portafolio de inversiones con activos no sólo en Colombia, sino también en Perú. “En menos de un año nos internacionalizamos”, dice Mónica de Greiff, presidenta de la compañía.

Actualmente, la Empresa tiene participación accionaria en TGI (la antigua Ecogás, donde tiene el 97 por ciento de la propiedad), Transcogás (empresa que también tiene presencia en Perú) y Empresa de Energía de Cundinamarca. En estas empresas, la EEB tiene el control accionario.

Hay otras empresas de las que participa, pero no tiene control. Es el caso de Codensa, Emgesa, Gas Natural, Electrificadora del Meta, entre otras.

Hoy la compañía tiene una estructura financiera y económica muy sólida, con un patrimonio de 2,7 billones de pesos y una utilidad de 219.000 millones de pesos el año pasado.

De Greiff destaca el papel que ha jugado la compañía en las finanzas de la ciudad. Según ella, buena parte de la modernización de la infraestructura de la capital ha sido financiada con recursos de utilidades de la empresa. En la última década la EEB le ha entregado al Distrito 4,79 billones de pesos.

Es evidente la importancia de la Empresa de Energía no sólo para Bogotá, sino para el sector energético del país. De Greiff destaca que es un modelo a seguir y que hoy sirve de patrón para muchos países donde quieren incursionar en el esquema de inversión entre el sector privado y el sector público. “Somos una empresa mayoritariamente pública, pero nos comportamos como una empresa privada, buscando siempre las mejores rentabilidades y mayores eficiencias”, explicó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.