Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/28/1995 12:00:00 AM

MUCHO MAS QUE DOS

La alianza entre Cadenalco y Almacenes Exito comprueba que lo que viene en la pelea de los supermercados en Colombia, va más allá de un revolcón.

GERMAN JARAMILLO Y GONZALO RESTREpo, presidentes de Cadenalco y Almacenes Exito, ya se habían acostumbrado a encontrarse en un coctel, en un cumpleaños o en una reunión de la sociedad paisa. Incluso ya eran buenos amigos. Lo que nunca se habían imaginado es que algún día estarían sentados en la misma junta directiva, tomando decisiones sobre el rumbo de una misma compañía. Al fin y al cabo las empresas que hoy están bajo su mando han 'peleado' durante más de 40 años por tener el pedazo más grande del ponqué de los supermercados en Colombia. Pero así ocurrió hace dos meses cuando se encontraron en la junta directiva de la Cadena de Tiendas de Venezuela -Cativen- y no pudieron hacer más que sonreír por aquellas cosas raras de la vida.
Ese fue el primer brindis de una conquista de la que se venía hablando desde hace más de un año, pero que sólo en marzo se concretó y que el 5 de julio adquirió dimensiones tan grandes como las que tendría un matrimonio entre los hijos de dos grandes familias que por los siglos de los siglos han peleado por tener las mayores riquezas de un reino. Ese día El Exito decidió hacer una emisión de acciones, que se concretará en menos de un mes, para abrirle paso en su empresa a Cadenalco, a la Compañía Nacional de Chocolates y a Suramericana -todas del llamado Sindicato Antioqueño-. A su vez, El Exito entrará a tener el 10 por ciento de las acciones de Cadenalco.
La transacción, que por sí sola es importante, adquiere aún más dimensiones si se tiene en cuenta que le permitirá al Sindicato Antioqueño quedar como dueño del 16 por ciento de una de las pocas empresas paisas que le faltaban por entrar a su prestigiosa lista. En la actualidad el conglomerado cuenta con acciones en más de 100 compañías y tiene activos por 3,3 billones de pesos, lo que lo convierte en el grupo económico más grande del país.
Como si eso fuera poco, la operación hará que El Exito entre como socio de Cativen -dueña de 58 tiendas Cada y nueve almacenes por departamentos Maxy's en el vecino país-, junto con Cadenalco, el grupo Polar de Venezuela y la cadena de hipermercados Makro.
Así mismo, la operación permitirá que El Exito quede como accionista de Makro, que ya está preparando su entrada a Colombia con inversiones por 100 millones de dólares. Tiene autorización para abrir 13 hipermercados en los próximos años, asociada además con Cadenalco, Suramericana de Seguros y la Compañía Nacional de Chocolates, que entre todas tienen el 49 por ciento de las acciones, en tanto que Makro de Holanda cuenta con el 51 por ciento.
Makro hace parte del holding holandés SHV y cuenta con 112 tiendas en 13 naciones. A Colombia llegará en diciembre con un local en Bogotá, y luego irá a Medellín y Cali. Cada uno de sus almacenes tiene entre 12.000 y 15.000 metros cuadrados, que es como juntar tres campos de fútbol. Su llegada al país hace parte de los planes de expansión en América Latina, a donde llegó en 1972, cuatro años después de abrir sus puertas en Holanda.

A COMPETIR
En pocos casos como en éste se aplica tanto el dicho de que si no puedes contra el enemigo únete a él. Y fue de tal magnitud la unión que a partir del próximo año -una vez Makro abra sus puertas en el país- habrá un verdadero gigante del comercio, que buscará hacerle frente a la competencia que se avecina. Al fin y al cabo, Cadenalco y El Exito son las dos cadenas más grandes del comercio, cuyos activos suman 435.900 millones de pesos y sus ventas superan los 944.929 millones de pesos -según datos de 1994-, aunque se trata de un negocio tan repartido que entre las dos apenas tienen el 8,6 por ciento del mercado total. Sin embargo, pese a que serán socias, cada una de las tres cadenas operará en forma independiente y competirá con las otras, incluso más que antes, pues si algo es seguro es que con la entrada del gigante holandés la puja por los supermercados en Colombia será como para alquilar balcón.
Y como todos los competidores saben eso, ya se están alistando para salir bien librados de la guerra comercial que se acerca. Supertiendas Olímpica, que es la tercera cadena en tamaño, abrió ya tres nuevos almacenes, un Superalmacén Olímpica -SAO- y tiene planes para inaugurar por lo menos cuatro más. Carulla tiene también un ambicioso plan de expansión, para el cual emitió el año pasado 30 millones de dólares en acciones, tanto en los mercados nacionales como internacionales, y compró la cadena Mercafácil. Cacharrería La 14, que es fuerte en Cali, tiene planes de abrir su primer almacén en Bogotá. En cuanto a El Exito, ya ha abierto dos nuevos almacenes en la capital del país y tiene pensado entrar a Cali, aunque esa idea por ahora está en el congelador. Y por los lados de Cadenalco -dueña de SuperLey, Ley, Pomona, Superkids y La Candelaria-, las cosas tampoco han estado quietas, pues inauguró un SuperLey en Chipichape -Valle del Cauca-, un Ley Ejecutivo en Cartagena y tiene pensado abrir dos nuevos SuperLey en Bogotá, e igualmente continuar con su expansión hacia otros países, como Ecuador y Panamá, pero aún no hay nada en concreto.
Aunque tanta expansión será buena para los consumidores, pues sin lugar a dudas la competencia se basará en quién ofrece los mejores precios, tendrá color de hormiga para los operadores, pues cada día ganarán menos. De hecho, mientras hace unos cinco años la utilidad en promedio era de 30 pesos por cada 100 de ventas, ahora ese margen ha bajado a 20, e incluso a 12 según algunos empresarios. Se trata sin duda de uno de los niveles más bajos en el mundo, pues hay países donde supera los 40 pesos.

JUNTOS, NO REVUELTOS
Para Cadenalco y El Exito la unión no podrá impedir que haya un sacrificio en las utilidades, pues si algo tienen claro es que no van a compartir ningún tipo de información con respecto a los precios de sus cadenas. Pero no por eso deja de ser una de las alianzas de mayor trascendencia en la historia empresarial de los últimos años. Y para El Exito sí que lo es, pues se trataba de una de las empresas más cerradas y conservadoras del país, que se mantenía como una compañía familiar. Gonzalo Restrepo, su presidente, dijo a SEMANA que "a toda empresa familiar le llega el momento de democratizarse porque a medida que va creciendo necesita más y más recursos. Nosotros abríamos un almacén cada siete años, y de ahí que tengamos sólo ocho locales en dos ciudades -Bogotá y Medellín-, pero ahora, con la apertura económica y la mayor competencia, El Exito se vio enfrentando a abrirse para no quedarse atrás".
Y es que, por ejemplo, el no tener recursos y no poder tampoco conseguirlos mediante la emisión de acciones le impidió a El Exito aceptar la invitación de Makro de convertirse en su socio para entrar a Colombia, pues el holding holandés pensó inicialmente en ellos, pero en vista de que no aceptaron tocó las puertas de Cadenalco, que sí aceptó, y por hacerlo terminó metido en Cativen, que era del grupo Cisrieros, que decidió venderla y se la ofreció a Makro, el cual quiso entrar pero acompañado de los colombianos y los venezolanos de Polar.
El proceso de apertura de El Exito empezó en febrero de 1994, cuando la compañía decidió inscribirse por primera vez en la Bolsa de Medellín, aunque no hizo ninguna emisión de acciones. Ese es uno de los mayores tabúes para las compañías familiares, pues implica la entrada de nuevos socios. Después, a finales de 1994, algunos de los socios tradicionales vendieron parte de sus acciones, con lo que entraron 390 nuevos dueños, de manera que los fundadores quedaron con el 66 por ciento de la empresa y el resto quedó en manos de 'extraños', entre ellos el Banco Industrial Colombiano (BIC). Por otro lado, hace un año decidieron comprar acciones en Cadenalco y el BIC "porque siempre nos ha llamado la atención el Sindicato Antioqueño", dijo Gonzalo Restrepo. Ahí empezaron los coqueteos que terminaron por convertir a la empresa paisa en nueva socia del conglomerado más grande del país. Y lo que viene después de la emisión para Cadenalco, Suramericana y la Compañía de Chocolates es una emisión para el público en general, que se hará el próximo año, con lo cual la compañía adquirirá recursos para continuar con su expansión.
Para Cadenalco conseguir un nuevo socio no implicó cambiar de filosofía, pues es una de las empresas más abiertas del país, con cerca de 5.000 accionistas. Sin embargo, sí significó unirse con la competencia. Germán Jaramillo, presidente de la Cadena, dijo a SEMANA que "cuando optamos por participar en Cativen decidimos invitar a El Exito porque queríamos un equipo ganador. Deseábamos tener éxito en Venezuela. Además, nosotros siempre hemos sido competidores, pero compatibles y amigos. La única diferencia es que ahora somos competidores, amigos y socios, pues siempre hemos tenido los mismos valores". De ahí que para muchos observadores la unión entre Cadenalco y El Exito no haya pasado de ser la presentación en sociedad de un romance que se había mantenido oculto o que no había florecido simplemente porque los dos involucrados no se habían decidido a aceptar que se querían el uno al otro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.