Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/4/2006 12:00:00 AM

‘Negociado’ en la Bolsa

Tres comisionistas fueron expulsados de la Bolsa de Valores de Colombia por haber ideado un esquema para ganar plata a costa de las firmas para las que trabajaban.

De todo se da en la viña del Señor. Y el mercado de valores colombiano no es la excepción. Tres personas acaban de ser expulsadas de la Bolsa de Valores por usar un esquema para obtener utilidades irregularmente. Este es el primer caso de este tipo que se conoce y se logra documentar en este sector, por su alta sofisticación.

Los implicados son Carlos Nelson Garavito, Norman Alexánder Aldana y Liliana Pinilla. Según la investigación del rector del mercado -el ente encargado de la autorregulación de la Bolsa-, los dos primeros comisionistas, Garavito y Aldana, idearon un intrincado sistema de operaciones con títulos TES para sacar utilidades que terminaron en sus bolsillos. Por su parte, a Pinilla sólo se le logró comprobar la participación en el esquema, pero no que se haya lucrado.

A pesar de que el fallo del ente autorregulador de la Bolsa señala que las operaciones generaron utilidades superiores a los 1.500 millones de pesos, esto corresponde apenas a las transacciones a las cuales se les pudo hacer seguimiento durante la investigación.

La cosa es tan grave, que el propio rector del Mercado de Valores, Mauricio Rosillo, ya presentó una denuncia contra los corredores involucrados, para que la Fiscalía indague sobre las conductas penales que se pudieron cometer. El objetivo es que se investigue a otras personas que no pertenecían al mercado de valores, pero que también participaron.
La Bolsa, además de expulsar a estos comisionistas, les impuso a dos de ellos (Garavito y Aldana) una multa de 38 millones de pesos, que es la pena máxima que puede imponer la Bolsa en estos casos.

El asunto empezó a mediados del año pasado, cuando gracias a la sospecha de una firma comisionista, la información llegó a manos del rector del mercado, quien inició la investigación. Entonces se empezó a abrir la caja de Pandora.

Aldana y Garavito eran traders o negociadores de títulos para la comisionista Alianza Valores. Ambos transaban títulos TES propiedad de la firma para la que trabajaban. Estos papeles los negociaban generalmente con las empresas Alfa y Omega (A&O) y Exbanca, dos sociedades cuya razón social era la asistencia humanitaria a ancianos y jóvenes.

Lo que hacían estos traders era ponerse de acuerdo para venderles TES a estas dos firmas a un precio, por ejemplo, de 100 pesos. En cuestión de segundos y a través de los sistemas electrónicos de la Bolsa, los recompraban a un valor superior, por ejemplo, de 102 pesos. Esos dos pesos de diferencia quedaban como utilidad para las sociedades A&O y Exbanca. Luego éstas le giraban esa plata a Aldana, Garavito y a personas cercanas o vinculadas con ellos. Quien pagaba el pato era la firma comisionista para la que trabajan, ya que esos dos pesos de ganancia salían del patrimonio de la compañía.

Las sospechas de la Bolsa se incrementaron cuando confirmaron que los representantes legales de las firmas A&O y Exbanca eran una misma persona, Eduardo Guerrero, y que ambas compañías funcionaban en el mismo edificio. Además las sociedades, que inicialmente tenían como objeto social la asistencia humanitaria, lo cambiaron en 2004, año en que se inició la irregularidad, para incluir la actividad bursátil. Con el tiempo, Garavito y Aldana salieron de Alianza Valores y pasaron a Crear Valores, donde continuaron su negocio.

Las investigaciones sobre irregularidades en el mercado de valores son de difícil desarrollo. Es necesario hacerles seguimiento a miles de operaciones cada día y verificar caso por caso. Por eso una acusación sólo se puede lanzar cuando están más que confirmados los hechos.

En esta situación en particular, el asunto es todavía más difícil, pues estas transacciones se mimetizaron con cientos de otras negociaciones que nada tienen de irregular. Tanto Aldana como Garavito podían realizar una, 10, 20 ó 100 operaciones irregulares, pero al mismo tiempo efectuar otras con todas las de la ley. Por eso al final de la jornada el balance de su trabajo era positivo y no despertaba sospechas.

Pero el ente autorregulador asegura que comprobó que el dinero obtenido por los comisionistas sirvió para comprar inmuebles y una camioneta BMW, pagar cursos de idiomas en el exterior y adquirir activos financieros como fondos fiduciarios, que en últimas fueron las evidencias más claras para que se concluyera que los expulsados de la Bolsa se lucraron irregularmente con el esquema.

La defensa

Según la resolución de la Cámara Disciplinaria de la Bolsa, los dos sancionados negaron haber realizado de común acuerdo esas operaciones y que hubieran tenido algún beneficio por las mismas. Sin embargo, según la Cámara Disciplinaria, nunca presentaron pruebas para desvirtuar las acusaciones.

Los traders también dijeron en su defensa que no hubo detrimento patrimonial, porque en el período investigado, ambos registraron utilidades a las firmas Alianza Valores y Crear Valores, de entre 2.500 millones y 4.000 millones de pesos. Sin embargo, para la Bolsa este no fue un argumento válido, pues el asunto no es si había pérdidas, sino el hecho de que se estuvieran utilizando los títulos de la firma para obtener ganancias personales.

El apoderado de los investigados acudió a una tutela, argumentando que se les estaba violando el debido proceso a sus defendidos. La acción le fue negada, porque el juez quinto penal municipal consideró que la investigación se había adelantado en los términos definidos por el reglamento de la Bolsa. Otro de los argumentos del abogado es que Garavito y Aldana se retiraron del mercado de valores y por esta razón la Cámara Disciplinaria de la Bolsa no tenía competencia para investigarlos. Sin embargo, las indagaciones continuaron porque se estaban haciendo averiguaciones sobre sus actuaciones pasadas en el mercado, lo que dejaba la competencia en manos del autorregulador.

SEMANA trató de ubicar a los comisionistas expulsados, pero no fue posible. Ninguno de los dos está vinculado con las firmas para las que trabajaron en el momento de los hechos. Además, trató de contactar a la firma Exbanca, una de las implicadas en esta triangulación, y nadie respondió en el teléfono que aparece en el registro mercantil de la compañía.

El fallo llega en un momento clave para el sector. El mercado de valores en Colombia está creciendo y por esta razón hay más oportunidades para quienes quieren sacar buenas utilidades, pero también para quienes quieren hacer trampa. Aún queda pendiente el desarrollo que el tema pueda tener en la justicia penal y sería conveniente que la investigación se adelantara con agilidad.Es claro que las cosas están mejorando en la supervisión para evitar irregularidades en el mercado, y en ese trabajo, el ente autorregulador sigue mostrando resultados, como en el famoso caso de la filtración del dato de inflación del Dane a unos comisionistas hace un par de años.

Este es el primer proceso que se conoce con ese nivel de sofisticación. El llamado es para que la confianza aumente en el mercado, pues si hay diligencia en la resolución de estos casos, los inversionistas podrán estar más tranquilos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.