Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/15/1996 12:00:00 AM

NEW YORK, NEW YORK

LAS DISPUTAS DE LAS AEROLINEAS POR VOLAR A NUEVA YORK SON APENAS EL ABREBOCAS DE UNA DURA COMPETENCIA QUE FAVORECERA A LOS PASAJEROS.

La semana pasada los lectores del diario El Espectador quedaron sorprendidos con la noticia de que el Departamento de Transporte de Estados Unidos le había cerrado los cielos de la ciudad de Nueva York a Avianca. Al enterarse de ello, no fueron pocos los que pensaron que la medida era la primera de las sanciones económicas que ha anunciado el gobierno estadounidense como resultado de la descertificación. Pero la verdad es que el asunto está mucho más relacionado con negocios que con política. Los vuelos a la 'Gran Manzana' han estado a la orden del día durante las últimas dos semanas. Continental Airlines publicó avisos anunciando el inicio de su ruta, mientras que American Airlines distribuyó entre sus pasajeros un volante para comunicar la reanudación de sus vuelos directos. Si bien el asunto se calentó hace un par de semanas, el tema data de tiempo atrás. Hasta principios de este año la única aerolínea que estaba autorizada para operar esa ruta era Avianca, pues American Airlines suspendió sus vuelos en enero de 1993. Pero en febrero de este año Continental presentó a la Aerocivil su solicitud para viajar entre Bogotá y el aeropuerto de Newark, su centro de operaciones en Nueva York. Esa petición se convirtió en una verdadera bomba por dos motivos. Por una parte, coincidió con la propuesta del gobierno colombiano a Estados Unidos de convocar en mayo una reunión de consulta para renegociar el acuerdo bilateral sobre transporte aéreo con el propósito de adecuar el tamaño de la oferta a la demanda existente. Según analistas consultados por SEMANA, "la Aerocivil habría condicionado la aprobación de la ruta a la reducción de las sillas disponibles en cada frecuencia". Por otra parte, a los operadores nacionales no les hizo mucha gracia que la ruta de Continental incluyera Quito, pues se le estarían otorgando condiciones especiales. Luego de tres meses de espera, y a pesar de que en la reunión de consulta de mayo no hubo ningún acuerdo, la Aerocivil dio el visto bueno para que Continental empezara a volar a Nueva York. Pero si las cosas habían sido complicadas en Colombia, en Estados Unidos no fueron más fáciles. Su rival, American Airlines, se mostró dispuesta a dar la batalla para no perder su participación en el mercado y decidió reabrir su ruta a la 'Gran Manzana'. Ahí fue Troya. La normatividad colombiana prevé que cuando una aerolínea deja de operar una ruta por más de 12 meses la pierde y tiene que volver a cumplir el trámite completo de solicitud. American, por su parte, considera que este procedimiento viola el acuerdo existente entre los dos países sobre tráfico aéreo. Los argumentos de la aerolínea están contenidos en una comunicación que ésta le envió al Departamento de Transporte, en la cual presenta una querella contra Avianca, Aces y el gobierno colombiano y solicita impedir el arribo de Avianca a Nueva York, pues en las condiciones actuales no habría reciprocidad. Ante esta queja, el organismo estadounidense pidió comentarios a las partes involucradas y, finalmente, emitió un fallo el pasado 29 de mayo. En él, el Departamento de Transporte acoge la queja de American, aunque decide no aplicar sanciones a Avianca, por ahora. La presente semana el tema de las rutas volverá a estar sobre la mesa. En el Departamento de Estado en Washington reanudarían conversaciones las autoridades aeronáuticas de los dos países y las demás partes interesadas. Lo que algunos conocedores del tema consultados por SEMANA temen es que Colombia llegue a este debate con una posición negociadora débil, dado que las relaciones entre los dos países están pasando por un mal momento. Por ahora American confía en salir favorecida de este trance, tanto que ha comenzado a hacer promoción en sus vuelos de la nueva frecuencia. Entre tanto, las demás compañías que vuelan a Nueva York están viendo los hechos con cautela. Para nadie es un secreto que con tres empresas la competencia va a ser a muerte porque no hay gente para tanta cama. En temporada baja _nueve meses al año_ viajan a Nueva York en promedio unas 80 personas por día, es decir que cada compañía transportaría menos de 30 pasajeros por vuelo. Las consecuencias de una posible sobreoferta ya han empezado a sentirse y durante el verano los tiquetes conservarán los precios de baja temporada. Pero además de las tarifas hay otro tipo de factores que podrían inclinar la balanza en favor de una determinada compañía:American tiene detrás el respaldo de ser una de las empresas más grandes del mundo, Continental volará al aeropuerto de Newark, donde ofrecerá conexiones rápidas con el resto de Estados Unidos y otros países del mundo, y Avianca cuenta con la preferencia de los inmigrantes, que apenas se suben en un avión de bandera colombiana ya se sienten en casa. Pero tampoco se puede desconocer que las condiciones más difíciles las enfrenta Avianca, pues debido a la coyuntura política sobre ella pende como una espada de Damocles la aplicación de sanciones que la deja- rían por fuera del negocio de un plumazo. En todo caso los que están felices con los anuncios son los usuarios, quienes ahora tendrán un amplio menú de opciones para escoger la que más les convenga. n n Con las tres aerolíneas operando, la ocupación promedio sería de 30 pasajeros
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?