Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/03/01 00:00

Novela sin fin

Todavía no hay un claro ganador en el pleito que se sostiene desde hace 10 años por la venta del Bancolombia, pero el 'round' de la semana pasada fue para los Gilinski., 91273

Novela sin fin

Un nuevo round en la pelea que sostienen la familia Gilinski y directivos de Bancolombia se cumplió la semana pasada. Aunque a simple vista este asunto no pasa de ser un pleito más entre particulares, el litigio despierta particular interés en la opinión pública, por varias razones.

Una tiene que ver con lo extenso de la disputa que ya completó 10 años, pasando por todos los tribunales posibles, dentro y fuera del país. Otro de los elementos que le agrega trascendencia, es que en este pleito se enfrentan dos poderosos grupos económicos que han hecho un despliegue de fuerza jurídica sin precedentes en controversias similares. Pero tal vez lo más relevante de esta disputa es que en el medio está el banco más grande de Colombia, que maneja casi una cuarta parte de la actividad bancaria nacional.

A estas alturas de la pelea, no se podría decir que hay un claro ganador. Unas y otras de las pretensiones originales no han surtido efecto. A pesar de esto, no se puede negar que el round de la semana pasada fue de los Gilinski.

Los procesos de carácter civil están a punto de terminar. En la última semana se conocieron dos fallos a favor de los Gilinski. Se ordenó a Bancolombia pagarles un poco más de 63.000 millones de pesos. Adicional a esta suma, el banco deberá restituir a Gilinski 30 millones de dólares que había constituido en garantía en una fiducia para atender contingencias. Esto no significa devolución de plata, sino que Gilinski recobra lo que ya era suyo.

Precisamente, sobre este último fallo, si bien el Tribunal Superior de Bogotá le dio la razón a Gilinski (anuló un laudo anterior), el Bancolombia siente que el caso quedó sin resolverse, porque el argumento del tribunal fue más de forma que de fondo. No se sabe si los apoderados del banco planean apelar.

Ahora bien. Por otro laudo arbitral, Bancolombia deberá cancelar a otros accionistas minoritarios 22.000 millones de pesos que a valor presente pueden subir a más de 40.000 millones. De esta suma, los abogados de Gilinski consideran que a éste le corresponde el 50 por ciento, dado que ellos también eran minoritarios. Bancolombia interpuso petición de anulación. No ha habido decisión.

En todo caso, hasta el momento, y después evaluar estos últimos fallos, Jaime Gilinski se ha visto favorecido en reclamaciones cercanas a los 70 millones de dólares, pero al mismo tiempo, los abogados del Bancolombia argumentan que el banco se ha librado de pagar pretensiones originales que llegaron a ascender a 700 millones de dólares.

Pero si en los civiles ha habido complejidad, qué decir de los procesos penales. Uno de ellos es contra Bancolombia por presunta estafa y autopréstamos. La Fiscalía determinó que no se habían configurado esos delitos, Sin embargo, en 2005, la familia Gilinski presentó una tutela contra la Fiscalía, buscando la reapertura de la investigación penal, con el argumento de que se omitió la valoración de unas pruebas en el exterior. Esta tutela fue negada en dos ocasiones por la Corte Suprema de Justicia. Pero fue seleccionada por la Corte Constitucional, una de cuyas salas ordenó la reapertura de la investigación para que se analizaran las pruebas. El asunto es que no han podido localizar a las personas, lo que los abogados deGilinski no encuentran una excusa razonable.

En su trámite este proceso ha cambiado de fiscal cuatro veces. A este respecto, Ricardo Calvete, apoderado de Bancolombia, advierte que nunca ha sido por petición suya.

Otro de los procesos penales tuvo un nuevo episodio esta semana por un asunto similar: el cambio de la fiscal Claudia Patricia Guantiva, quien llevaba la investigación contra la junta directiva del Bancolombia. En carta dirigida al fiscal general, Mario Iguarán, Guantiva pidió indagar la denuncia hecha en su contra por los apoderados de Bancolombia.

Ante las suspicacias que despertó la decisión de sacarla del caso, Ricardo Calvete, apoderado de Bancolombia, dijo a SEMANA que este es un tema muy técnico que requiere de un fiscal más calificado. "La señora Guantiva tiene el proceso desde hace tres años y sólo ahora que se lo quitaron se viene a preocupar porque puede prescribir. Estuvo quieto y hasta el año pasado resolvió moverlo".

La verdad es que uno de los procesos (el de autopréstamos) sí está a punto de prescribir. Pero a otros, como la acusación de presunta estafa, les quedan varios años más por delante. Así las cosas, habrá pleito Gilinski-Bancolombia para rato.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.