Lunes, 23 de enero de 2017

| 2006/02/12 00:00

Nubarrones en el horizonte

En 2005 la construcción siguió de fiesta. Pero hay dudas de que se pueda mantener ese auge, particularmente en Bogotá.

Las licencias de construcción vienen cayendo en la capital.

Aunque la construcción viene repuntando considerablemente en los últimos cuatro años, a un ritmo promedio de 10 por ciento, las perspectivas para 2006 no son del todo claras. Hay preocupación en el sector hipotecario de Bogotá y por la inestabilidad en las reglas de juego que rigen el negocio en algunas ciudades. Estas señales de alerta contrastan con los resultados de este año. Durante el primer semestre de 2005, cuatro millones de metros cuadrados se empezaron a construir en las principales siete ciudades del país (Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Barranquilla, Cali, Pereira y Armenia). Esto llevó el área total en proceso de construcción a 18 millones de metros cuadrados, lo que representa crecimientos de 2 por ciento y 19 por ciento, respectivamente, en relación con el mismo período de 2004. La construcción de vivienda nueva muestra una tendencia similar. Para el primer semestre de 2005, el área iniciada fue de tres millones de metros cuadrados y cerca de 14 millones se encuentran en curso, lo que implica crecimientos anuales de 1 por ciento y 1,5 por ciento, respectivamente. Por el lado de la demanda, las noticias también son positivas. La buena nueva es que las personas sí tienen ganas de comprar. La actitud de los colombianos frente al sistema hipotecario ha mejorado considerablemente. De acuerdo con un reciente estudio adelantado por el Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda (Icav), 63 por ciento de 867 encuestados utilizó este tipo de crédito. En Bogotá está el porcentaje más alto (68 por ciento) y en Medellín el más bajo (57 por ciento). Según el Dane, en el segundo trimestre de 2005, el monto de los préstamos individuales desembolsados para compra de vivienda nueva y usada llegó a 395.614 millones de pesos que, a precios constantes de 1994, equivalen a 122.489 millones de pesos, es decir, un incremento del 33,56 por ciento, respecto al mismo período de 2004. Entre tanto, en ciudades como Bogotá, los afiliados a Camacol informan que han tenido crecimientos en sus ventas totales en lo corrido del año que superan en 17 por ciento a las del mismo período del año anterior. El incremento es cerca de 25 por ciento en VIS y 7 por ciento en vivienda no social. De acuerdo con la presidenta de Camacol, Beatriz Uribe Botero, los 'fundamentales' de la actividad son muy favorables: bajas tasas de interés y buen ritmo en la compra de vivienda, locales comerciales o bodegas. No obstante, hay dos factores que podrían impactar este optimismo. Primero, hay preocupación por la incertidumbre y el inestabilidad jurídica que vienen generando los cambios en las normas y los trámites en las grandes ciudades. Están paralizados varios proyectos por cuenta de los trámites ante las entidades de planeación. Segundo, no hay garantía de que el ritmo acelerado de la construcción de vivienda se sostenga el próximo año, especialmente en el caso de Bogotá. Las licencias aprobadas, que sirven para tantear cómo estará la construcción en los próximos meses, cayeron en la capital de la República 14,91 por ciento entre enero y agosto pasado. Generalmente, como va la capital, va la economía del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.