Domingo, 19 de febrero de 2017

| 2016/06/19 23:17

El escollo de la ‘Nueva economía’ que plantea el Gobierno

En el marco del WEF, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, señaló los tres sectores llamados a impulsar el crecimiento del país, aunque se seguiría dependiendo del petróleo.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha dicho que es necesario conseguir recursos que mantengan el ingreso fiscal en el 17 % del PIB. Foto: Ilustración, Jorge Restrepo / SEMANA

Ningún colombiano ha sido ajeno a la crisis económica que se vive en el país. La abrupta caída del precio de las materias básicas en los mercados internacionales, entre ellas el petróleo y el carbón, le pegó al crecimiento del país, que por años dependió de estos productos que fueron las exportaciones estrella.

A ello se sumaron otros fenómenos que bien podrían ser vistos como consecuencias, como el encarecimiento del dólar y la galopante inflación en los precios, que los ciudadanos han sentido en los bolsillos sobre todo a la hora de comprar alimentos.

Hoy, con un Gobierno que hace malabares presupuestales (las utilidades de Ecopetrol son mucho menos jugosas y una economía en declive no genera tantos impuestos) y que prepara la reforma tributaria que exigen varios sectores de la economía, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, plantea lo que considera que es el “país del futuro”.

“Tenemos que pensar en el país del futuro, en el que vamos a tener necesidades de ingreso y de empleo de calidad que tenemos que crear. Debemos buscar que la industria, la agricultura y el turismo tomen el liderazgo y sean lo protagonistas”, explicó en el marco del World Economic Forum (WEF), que tuvo lugar recientemente en Medellín. Para el funcionario “este es el momento, la oportunidad histórica”. Y si bien su lectura puede ser correcta, porque terminó un ciclo de altos precios de los productos de exportación colombianos, a la vez plantea también un gran escollo.

Petróleo a la baja

Según Cárdenas, este nuevo paradigma “se debe hacer sobre la base de que el sector minero-energético se mantenga sólido, que el país siga produciendo 900.000 barriles de petróleo al día. Sin esto, no podemos construir la Nueva economía”

Precisamente, a inicios de junio, el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Francisco José Lloreda, señaló que la caída de las reservas petroleras “es grave”, basado en los datos que entregó la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) para el 2015. “El año pasado se añadieron 87 millones de barriles a las reservas probadas del país, pero se produjeron más de 300 millones de barriles, es decir, no se están recuperando las reservas consumidas”, precisó el líder gremial.

La disminución de la actividad en el sector viene de tiempo atrás, por eso la ACP reitera su llamado a tomar decisiones inmediatas porque “el país no puede darse el lujo de esperar a que se reactiven los precios del crudo para tomar las medidas urgentes que se requieren”, afirmó Lloreda.

Para la ACP es necesario incorporar 1.300 millones de barriles a las reservas existentes, desarrollando proyectos de recobro mejorado en campos existentes y la puesta en marcha de operaciones en nuevas cuencas como Offshore (costa afuera) y yacimientos no convencionales (entre ellos la explotación por fracking).

Todo ello, dice el gremio, “se viene aplazando por demoras en regulación y últimamente por la caída en los precios”, sin contar con la creciente resistencia de las comunidades a que haya proyectos no sólo petroleros, sino también mineros, por cuenta de las grandes preocupaciones mediombientales que generan. En ese marco, si no se realizan las inversiones que el sector necesita, en seis años Colombia perdería incluso su autosuficiencia petrolera, sentenció la ACP

Industria, agro  y turismo

Según el ministro de Hacienda, la industria se consolida como uno de los sectores que impulsará la ‘Nueva economía’. Este renglón ha venido teniendo uno de los mayores crecimientos en la economía nacional.

“La industria es la Nueva economía, el sector líder en Colombia, el que más crece, donde se está generando el empleo de calidad y donde están despertando muchos negocios. Los colombianos estamos decididos a comprar productos nacionales, hemos dejado de importar cosas que podemos producir acá y a mejor precio”, puntualizó.

Las cifras respaldan a Cárdenas: Los resultados de la Encuesta Mensual Manufacturera del DANE registraron en abril del 2016 un crecimiento del 8,4 % en la producción real del sector fabril frente al mismo mes del 2015, cuando se ubicó en -2,3 %.

Según el funcionario, el nuevo modelo busca impulsar las pequeñas y medianas empresas que buscan desarrollar proyectos brindando recursos de inversión y financiamiento a quienes deseen hacer inversiones en Colombia. “No son los megaproyectos, son las pequeñas y medianas iniciativas de miles de personas, compatriotas que quieren desarrollar proyectos productivos y que el Gobierno quiere ayudar e impulsar”, dijo el ministro.

Y agregó: “Apoyaremos las pequeñas iniciativas de los emprendedores, innovadores a los que tenemos que apoyar con crédito o capital semilla. El gran reto es fortalecer el financiamiento de la mediana y pequeña empresa, de las nuevas ideas. Por eso estamos trabajando con el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Financiera Nacional”.

Por su parte, el agro también se ha mostrado dinámico. Los datos estimados en marzo pasado por la Sociedad de Agricultores de Colombia para el 2015 muestran una producción de 17,8 millones de toneladas, 2 % más que la registrada en el 2014, dinámica que contrasta con la reportada un año atrás (2013) cuando crecieron a una tasa del 3,7 %.

No obstante, el gremio espera para el 2016 un crecimiento del agro de entre el 1 % y el 1,5 %. “La actividad productiva agropecuaria se vería impulsada principalmente por el café y, en menor proporción, el ingreso a producción de áreas de cultivos de ciclo largo. Infortunadamente, los factores que determinan la inversión en el sector se tornan poco favorables para el año completo”, según con comunicado de la SAC.

Por su parte el sector turístico, en la última década, registró un crecimiento sostenido del 12,7 % y se posicionó como la segunda actividad que mayores divisas genera después de la exportación de minerales y combustibles, tal como lo registró la Revista Dinero.

El turismo, con una participación del 5,9 % en el PIB de la nación, se convirtió en uno de los principales motores económicos de Colombia. Muestra de ello es que entre el 2010 y el 2014 el país recibió más de 5.000 millones de dólares por la llegada de viajeros internacionales.

Lo cierto es que si Colombia busca ser un país desarrollado, esta ‘Nueva economía’ que plantea el ministro de Hacienda es acertada desde el punto de vista de diversificación y consolidación de las diferentes actividades económicas en el país.

Lo que quizás es criticable es que haya tenido que aparecer una coyuntura de la caída de los precios internacionales de los bienes básicos en el mundo para que el Gobierno tomara la iniciativa en un tema que lleva años de retraso y que ha dejado al país, de alguna manera, al vaivén de los ciclos de bonanzas y adversidades en los productos que Colombia exporta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.