Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/13/2001 12:00:00 AM

Nuevo peso

Miguel Urrutia, gerente del Banco de la República, habló con SEMANA sobre las implicaciones de la ley que le quita tres ceros al peso.

El Congreso esta a punto de aprobar en último debate este martes el proyecto de ley que le quita tres ceros a la moneda colombiana. Esta iniciativa legislativa, cuyo autor fue el senador José Jaime Nicholls, ha sido apoyada también por el Banco de la República. SEMANA entrevistó a Miguel Urrutia, gerente del emisor, sobre la conveniencia de esta ley que cambiará la vida cotidiana de los colombianos.

SEMANA: ¿Cuáles son las razones para cambiar el peso?

Miguel Urrutia: El objetivo principal es el de simplificar el manejo de cantidades en moneda nacional. Se busca mejorar la eficiencia en los sistemas de pagos, facilitando las transacciones, al tener valores con expresión numérica reducida.

SEMANA: ¿Por qué se hace esto ahora y no antes?

M.U.: La transición hacia una nueva unidad resulta mucho más fácil cuando se ha alcanzado un bajo nivel de inflación. En Colombia llevamos dos años consecutivos de inflación de un dígito y es probable que las metas para este y el próximo año, de 8 por ciento y 6 por ciento respectivamente, se cumplan. Así, el cambio hacia el nuevo peso simbolizaría el compromiso nacional de lograr la estabilidad de precios hacia 2003, época en la cual la inflación colombiana se acercaría a la internacional.

SEMANA: ¿Le están apostando a un efecto sicológico?

M.U.: Aunque el objetivo no es ese, es lógico que un aumento en los precios antes y después de la nueva denominación cause un impacto sicológico. Por ejemplo, un aumento de 20.000 pesos a 25.000 pesos se percibe mayor que uno de N$20 a N$25, como se expresaría en nuevos pesos.

SEMANA: Así como hubo gente que no se acostumbró o no entendió la hora Gaviria, ¿no cree que alguien podría confundirse y creer que gana menos plata?

M.U.: El proyecto faculta al Banco de la República para realizar la campaña de difusión y educación sobre el nuevo peso. Uno de los objetivos será explicarle a la gente que no se volverá ni más rica ni más pobre. Es importante que entiendan que con la nueva unidad monetaria tendrán el mismo nivel de ingreso y comprarán los mismos bienes.

SEMANA: ¿Cómo ha sido la experiencia de otros países?

M.U.: En América Latina se han presentado varios casos. Los de Argentina, Brasil y Perú, por ejemplo, se dieron como parte de los procesos de ajuste macroeconómico y como respuesta a los altos niveles de inflación. En México, por el contrario, la medida de la eliminación de tres ceros a la moneda se dio en el contexto de una inflación baja y decreciente. El caso de México en 1993 es muy parecido al colombiano, ya que su objetivo fue también el de simplificar los cálculos y facilitar el empleo de los equipos de cómputo y contabilidad.

SEMANA: ¿Cómo va a ser el redondeo? ¿Alguien sale ganando o perdiendo?

M.U.: Como las cifras en nuevos pesos se expresarán con dos decimales el redondeo se hará de manera tal que si el tercer decimal del valor considerado es mayor o igual a cinco, el segundo decimal se aproximará al número siguiente, y si el tercer decimal del valor considerado es menor a cinco, el segundo decimal del valor quedará igual. Este redondeo es el que en la actualidad utilizan todos los sistemas de cómputo, así que no va a implicar ningún traumatismo. SEMANA: ¿Cuánto se van a demorar en recoger los billetes viejos y sacar los nuevos?

M.U.: En este momento, como está aprobado el proyecto de ley, el Banco de la República tendría un plazo de 24 meses para producir y poner en circulación los nuevos signos. Hay que esperar al último debate en la Cámara para definir si se modifica. En todo caso estaría entre 12 y 24 meses. Esto quiere decir que antes de 2003 no estarían en circulación los nuevos pesos. Y va a haber un período de transición en el que circularían paralelamente los viejos y los nuevos pesos, hasta que los viejos vayan saliendo por su deterioro natural.

SEMANA: ¿Cuánto puede costar la reposición?

M.U.: Para el Banco el costo será de 10.700 millones de pesos en un período de cinco años. El costo es, por lo tanto, menos del 3 por mil de las utilidades anuales del Banco.

SEMANA: ¿Hay algún antecedente histórico?

M.U.: En el gobierno de Rafael Reyes, después de la Guerra de los Mil Días, se emitió el decreto 47 de 1905, el cual estableció que 100 pesos de papel moneda se cambiarían por un peso oro. En realidad el Banco Central no pudo cambiar los antiguos billetes a pesos oro y la junta de conversión logró el reemplazo paulatinamente, hasta que los viejos billetes dejaron de circular en 1923.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.