Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/11/2010 12:00:00 AM

Obama dice que presionará al Congreso para aprobar TLC con Colombia

En una entrevista que aparece mañana, el presidente dice que, una vez se superen algunos tropiezos, quiere el tratado en este 2010.

Se despeja aún más el futuro del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos. El asunto es clarísimo: el presidente norteamericano Barack Obama le pedirá al Congreso de su país que apruebe el TLC este mismo año. Así consta en una entrevista que el propio Obama le dio a la agencia Bloomberg y que aparece mañana en la revista Business Week. La agencia divulgó hoy un avance del diálogo.

Según la información que anticipa la página web del semanario, el presidente afirma en la entrevista que “él y su gobierno han intentado una agenda ‘fundamentalmente favorable a los negocios’ y que son ‘partidarios del libre comercio’, con lo cual rechaza las críticas de algunos sectores empresariales”.

Y agrega Business Week en su portal de Internet: “El presidente asegura que presionará al Congreso para que este año apruebe los tratados de libre comercio con Corea del Sur, Panamá y Colombia, aunque advirtió que hay que negociar con cada uno de esos países para superar ‘distintos tropiezos’ que se han presentado”.

El TLC fue firmado por Colombia y Estados Unidos el 22 de noviembre del 2006 en la sede del Banco Interamericano de desarrollo (BID) en Washington. Poco después, el entonces presidente republicano George W. Bush lo envió al Congreso para que fuera sometido a votación, pero la presidenta del Legislativo, la demócrata Nancy Pelosi, se las ingenió para meterlo al congelador.

El principal argumento para hacerlo era la presión de las centrales sindicales norteamericanas (agrupadas bajo la sigla AFL-CIO), preocupadas por la violencia contra los trabajadores en Colombia y por la impunidad en las investigaciones de los crímenes contra los miembros de los sindicatos en este país.

Esas centrales sindicales no sólo están vinculadas al partido demócrata sino que han financiado parte de las campañas de los congresistas de esa colectividad. Desde las elecciones legislativas de noviembre de 2006, la bancada demócrata controla las mayorías en el Senado y la Cámara estadounidenses.

Durante la campaña presidencial de 2008, el también demócrata Obama se mostró reticente a la aprobación del TLC en el Congreso norteamericano. Dijo que primero había que resolver los líos que tienen los sindicalistas colombianos para ejercer sus derechos. Ahora el presidente parece haber cambiado. La necesidad de exportar a otros mercados como el colombiano lo ha hecho pensar nuevamente en el tema.

“Me parece una gran noticia. Estamos muy complacidos no sólo porque el presidente Obama hubiera mencionado el TLC en el Discurso del Estado de la Unión y nuevamente en Business Week, sino porque Estados Unidos entienda que el libre comercio es útil para la creación de empleo”, le dijo a Semana.com la embajadora en Washington, Carolina Barco. “Vamos a seguir trabajando con el gobierno y el Congreso norteamericanos para lograr la aprobación del tratado en un futuro próximo”, agregó.

Con estos antecedentes, ¿qué viene ahora? Primero, una nueva negociación entre Estados Unidos y Colombia para superar esos “tropiezos” de los que habla Obama. Segundo, el diálogo entre el presidente norteamericano y su copartidaria, la señora Pelosi. Y, por último, la decisión de la presidenta del Legislativo. Sólo en ese momento se sabrá si hay o no TLC.

Por otra parte, Obama, en su charla de 35 minutos con periodistas de Business Week, destaca que es irónico que mientras la izquierda lo acusa de favorecer el bolsillo de las grandes compañías, la derecha le critica que pretenda debilitar al mundo de los negocios. A propósito de este último punto, el presidente enfatiza que este año firmará leyes para reducir en 70.000 millones los impuestos a las empresas de gran envergadura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?