Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/14/2016 12:00:00 AM

101 aliados

Ya son 101 las jurisdicciones que han acordado el intercambio automático de información de cuentas financieras con otros países, de acuerdo con la norma común elaborada en 2014 por la Ocde y por los países del G20.

Llegaron a esa cifra la semana pasada, cuando se adhirieron Baréin, Líbano, Nauru, Panamá y Vanuatu. En virtud de los últimos compromisos, el flujo de datos deberá comenzar en septiembre de 2018. “Estos compromisos políticos de sumarse a la lucha contra la evasión fiscal deben plasmarse en la realidad práctica, a través de la adopción de las normas y de un intercambio efectivo de información. Es hora de que los actos pesen más que las palabras”, dijo el secretario general de la Ocde, Ángel Gurría.

El Foro Global vigila la aplicación de las normas de transparencia fiscal con el objeto de velar por el cumplimiento efectivo y puntual de los compromisos asumidos y la confidencialidad de la información intercambiada, así como para detectar las áreas en las que se requiere apoyo. Así mismo, colabora con los países en desarrollo que son miembros para asegurar que se beneficien también de la actual tendencia global hacia el intercambio automático de información financiera. “Insto a los países que todavía no lo hayan hecho a suscribir el convenio multilateral sobre asistencia administrativa mutua en materia fiscal y el acuerdo multilateral entre autoridades competentes que hemos articulado, con el fin de que el mayor número posible de países se beneficien de este nuevo entorno más transparente”, añadió Gurría.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.