Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/6/2010 12:00:00 AM

Panorama crudo

Las relaciones entre Santos y Chávez van viento en popa. Pero la crítica situación económica del vecino país, el único que decrece en América Latina, dificulta que mejoren las relaciones comerciales.

Los presidentes Santos y Chávez anunciaron la semana pasada nuevos acuerdos para normalizar las relaciones entre Colombia y Venezuela. Los anuncios reforzaron el buen ambiente que hay entre ambos países, pero eso no significa que en lo comercial haya que cantar victoria.

Las últimas noticias sobre la economía venezolana son francamente desalentadoras como para esperar que el comercio binacional vuelva a ser tan próspero como en el pasado.

Por primera vez, el ministro de Finanzas de Venezuela, Jorge Giordani, reconoció que por segundo año consecutivo estarán en recesión; se estima que el Producto Interno Bruto (PIB) venezolano caerá cerca de 2,5 por ciento en 2010. El año pasado, el PIB se contrajo 3,3 por ciento. Hasta hace pocas semanas, el gobierno venezolano mantenía el optimismo y señalaba que en 2010 la economía crecería 0,5 por ciento y la inflación estaría en 25 por ciento. Por supuesto, hoy nadie cree en esos pronósticos.

La caída de la economía corre por cuenta del producto estrella: el petróleo, pues el PIB petrolero caerá este año 1,4 por ciento.

El Ministro de Finanzas dejó claro que la situación es mucho más compleja: le pidió al Congreso pensar en una reforma tributaria para aumentar el recaudo y no depender tanto de los ingresos petroleros.

El diagnóstico es más que conocido. Venezuela es una economía que no produce nada distinto a petróleo y ha entrado en una espiral de gastos insostenible, todo para financiar la revolución chavista.

Hace varias semanas, el economista Ángel García Banchs, uno de los más reputados del país, admitió que Venezuela está al borde de una crisis cambiaria. Durante la cumbre de los industriales venezolanos agremiados a Fedecámaras, García dijo que si llegare a ocurrir un accidente con los ingresos petroleros, las reservas internacionales solo alcanzarían para cubrir cuatro meses de importaciones.

Hoy, Venezuela tiene 29.000 millones de dólares en reservas internacionales y se estima que el nivel debería estar en 65.000 millones. Ante este panorama, quienes piensan en la eventualidad de una nueva devaluación no parecen estar muy equivocados. El problema con la devaluación es que va a exacerbar la tendencia inflacionaria, que ya en sí misma es hoy un problema, pues los más optimistas -entre ellos el gobierno- consideran que la inflación va a estar el próximo año entre el 25 y el 27 por ciento.

Pero como siempre en economía, algunos le encuentran el lado bueno a las situaciones. Para Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica, con sede en Caracas, la buena noticia es que Venezuela va a continuar con un gran ritmo de importaciones. Se estima que en 2011, el vecino país le comprará al mundo 35.000 millones de dólares. "Eso es muy bueno para Colombia", dice Oliveros.

Pero definitivamente, la mala noticia es que el régimen cambiario, que ha sido fuente de conflictos con los empresarios colombianos, va a seguir operando de manera desordenada. Los pagos se demoran, lo que afectará el comercio necesariamente.

Los empresarios colombianos no son muy optimistas de repetir el auge que vivieron las exportaciones a Venezuela en el pasado. Hasta agosto las ventas colombianas a ese destino habían caído 71,5 por ciento. Aunque Venezuela necesite importar, los empresarios colombianos dicen que prefieren en este momento andar con cautela antes que arriesgarse a que el pago se les demore o, en el peor de los casos, se pierda. Los dos países están organizando una rueda de negocios, pero esto tampoco garantiza que se dinamice el comercio. Solo una economía venezolana fuerte volvería a animar a todos y eso quién sabe cuándo se verá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.