Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2002/11/10 00:00

Pasa la tormenta

El repunte de los TES devuelve la calma a los mercados financieros. Aunque lo peor ya pasó todavía no se puede cantar victoria.

Despues de la tormenta, viene la calma. Eso parece ser lo que está sucediendo con el mercado interno de deuda pública. Luego de la crisis que se registró en julio y agosto pasado, por cuenta del desplome de los títulos del gobierno, los TES han vuelto por sus fueros. La situación ha mejorado lo suficiente como para que el gobierno se haya decidido a reanudar las emisiones de estos títulos, después de tres meses de no hacerlo.

En el último mes estos papeles han subido de precio sin interrupción, acumulando una valorización de 11 por ciento en promedio. Como contrapartida las tasas de interés de los TES han caído de 17 a 14,5 por ciento y hoy se sitúan al mismo nivel de comienzos de año.

También ha aumentado la cantidad de TES que se transan en los mercados. Mientras que el primero de octubre se intercambiaron 49.500 títulos con vencimiento en 2012 (los más líquidos del mercado) el miércoles pasado se registraron 327.000 operaciones.

La destorcida de los TES es un alivio tanto para el gobierno -que ahora tendría que pagar menores tasas de interés por sus obligaciones- como para los bancos, fondos de pensiones, comisionistas de bolsa y demás operadores del mercado que tienen buena parte de su portafolio invertido en estos papeles. Sólo en el mes de agosto la caída en el precio de los TES hizo que los bancos perdieran por este concepto cerca de 160.000 millones de pesos, que ahora han empezado a recuperar.

Los recientes anuncios de acuerdos con el Fondo Monetario Internacional y con el Banco Mundial, junto con las metas de ajuste fiscal propuestas para el año entrante, han devuelto la confianza en este mercado. A esto hay que sumarle la reciente caída en el precio del dólar, que ha estimulado la búsqueda de otras opciones más rentables. "Ya no hay lugar para especular con el dólar. Ahora los TES tienen mayor potencial de valorización que la moneda estadounidense", dice Felipe Gómez, de la firma comisionista de bolsa Suvalor.

No obstante buena parte de la financiación del gobierno en 2003 depende de las nuevas subastas de TES que piensa realizar el año entrante. El Ministerio de Hacienda aspira a colocar en el próximo año cerca de 12 billones de pesos en títulos de tesorería, una suma similar a la de este año. Pero si las proyecciones fiscales del gobierno no se cumplen podría tener problemas nuevamente para colocar estos papeles.

"Pese al optimismo moderado todo el mundo es consciente de que aún hay problemas. Es posible que el tamaño del recorte del gasto no sea el adecuado. Además todos los días se oyen noticias sobre nuevos cambios a la reforma tributaria", asegura la directora de investigaciones económicas de Corredores Asociados, Erika Montañez.

Aunque la financiación de 2003 parece estar asegurada el problema será en 2004. Si el Congreso no pasa las reformas propuestas por el gobierno de Alvaro Uribe -pensional, tributaria y también el referendo-, que son muchas y muy duras, la Nación podría verse a gatas para conseguir financiamiento.

Por eso los acontecimientos recientes deben verse como algo positivo, mas no definitivo. Para que la fiesta dure falta que termine de aclararse el panorama fiscal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.