Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/27/2015 10:00:00 PM

Confesiones del nobel Paul Krugman

De los economistas se suele decir que dedican la mitad de su tiempo a hacer pronósticos y la otra mitad a explicar por qué no se cumplieron.

Muchos creen –algunos se alegran con ello– que los pronósticos fallan más que lo que aciertan. Pues bien, el Premio Nobel de Economía en 2008, Paul Krugman, escribió en su nueva columna en El País de Madrid en qué acertó y en qué se equivocó en sus pronósticos de los últimos diez años. Dice que supo prever la burbuja inmobiliaria que venía en Estados Unidos y que muchos se negaban a aceptar, pero que se quedó corto en cuanto a la magnitud del desastre. “Ignoraba el incremento de las operaciones bancarias en la sombra y no tuve en cuenta la deuda de los hogares o los desequilibrios dentro de la eurozona”, dijo. Reconoce que sobrestimó el riesgo de la ruptura de la zona euro porque acepta que entendió mal la economía política. “No caí en la cuenta de lo dispuestas que estarían las elites europeas a imponer un sufrimiento generalizado en nombre de la permanencia en la unión monetaria”. Según Krugman sus aciertos fueron mayores, como en cuanto a lo perjudicial de la austeridad y lo insuficiente del estímulo para la recuperación tras la crisis de 2009. En todo caso, el nobel señala que no se deja llevar por las preocupaciones de moda y que intenta en todo momento aplicar las lecciones de la historia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.