Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/1989 12:00:00 AM

PECADO CAPITAL

El gobierno toma cartas en el tema de la capitalización del sistema financiero colombiano.

El tirón de orejas vino desde lo más alto. Pero ya lo estaban esperando. Por eso, cuando la semana pasada se conocieron las resoluciones de la Junta Monetaria relativas a la situación patrimonial de los bancos, fueron pocos los especialistas sorprendidos. Desde hacía tiempo, las autoridades económicas habían dicho que el sector financiero colombiano se estaba quedando pequeño para las necesidades del país. Tal como lo dijo el presidente de la Asociación Bancaria, Carlos Caballero Argáez, "el sector financiero colombiano es un sector fantasma".

Y así es. El problema consiste en que tanto para recibir como para prestar dinero, los bancos deben tener como punto de referencia la suma del capital y las reservas que poseen. En el caso colombiano, esta suma es tan pequeña que tanto los bancos como las demás entidades financieras se ven imposibilitados para manejar grandes cantidades de dinero.

Según la ley, los baneos no pueden prestar más del 25% de su patrimonio a particulares que ofrezcan garantía real, ni más del 40% a empresas del Estado. En plata contante y sonante eso quiere decir que el sistema bancario colombiano en su conjunto no puede prestar a una sola entidad más de 26 mil millones de pesos en el primer caso ni más de 62 mil millones en el segundo. Si se tiene en cuenta que el proyecto del metro de Bogotá está estimado en 1.200 millones de dólares (unos 420 mil millones de pesos), es evidente que los bancos nacionales padecen un caso severo de enanismo.
Lo mismo se puede decir de otras entidades del sector como las corporaciones financieras y las compañias de financiamiento comercial.

Esa situación es la que justifica tanto las medidas tomadas, como las que seguramente se adoptarán en las próximas semanas. "El gobierno desea a toda costa la recapitalización del sectorfinanciero", le dijo un funcionario estatal a SEMANA. El primer esfuerzo en ese sentido se hizo a partir de 1983 cuando después de la crisis financiera hubo que fortalecer algunas instituciones, mediante la emisión de bonos convertibles en acciones por una cuantia cercana a los 28.500 millones de pesos. Lo hecho, sin embargo, no fue suficiente debido a que el esfuerzo requerido era mayor.

Con ese diagnóstico en mente, el tema volvió a quedar sobre el tapete.
De tal manera, ya la Superintendencia Bancaria está "sugiriendo" que el sector debería capitalizar las utilidades correspondientes a 1988, cercanas a 30.600 millones de pesos en el caso de los bancos. Adicionalmente, la Junta Monetaria modificó un criterio existente hace más de 60 años, referente a la relación entre patrimonio y recursos que se pueden recibir del público, en las entidades financieras.
Ahora se pretende resaltar la importancia que en los balances bancarios presentan las deudas de dudoso recaudo (con más de un año de vencidas) que, al restarse del patrimonio, dan un nuevo concepto que se conoce como capital saneado. Con base en esa nueva definición, la Junta Monetaria decidió que los intermediarios financieros no pueden recibir del público una suma mayor que 12.5 veces su capital saneado.

Y eso no es todo. En ciertos sectores se está buscando colocar un "piso mínimo" de capital para asegurar la solidez del sector. Tal es el caso de las compañías de financiamiento comercial, que deberían tener un capital minimo de 600 millones de pesos por institución. Actualmente, 21 de las 29 compañías tienen un Capital que el gobierno considera insuficiente.

Todos esos cambios darán mucho que hablar en los próximos días. Por ahora, los conocedores sostienen que el fortalecimiento patrimonial del sector financiero es un paso en la dirección correcta. No obstante, algunas personas han llamado la atención sobre los problemas prácticos que puede traer la aplicación de las nuevas medidas. Por ejemplo, hay dudas sobre lo que puede pasar con los bancos oficiales en donde se concentra el problema de la cartera de dudoso recaudo. En el caso de las compañías de financiamiento comercial se teme que algunas entidades no alcancen a elevar su capital en el plato requerido, lo cual podría conducir a irregularidades o a la venta eventual de algunas entidades. También existen dudas sobre si el potencial de ahorro de los colombianos es suficiente para llenar las arcas de las engrandecidas instituciones financieras.

Pero, por encima de todo, se cree que si las exigencias sobre capitalización se vuelvan muy imperiosas, será necesaria la fusión de las entidades más pequeñas. Aunque para algunos eso puede concentrar todavía más la propiedad de las empresas y dejar tan solo un puñado de entidades en el mercado, lo cierto es que la tendencia mundial parece ser en ese sentido.
Por esa razón, los expertos consideran que el centenar de instituciones financieras de todo tipo que existen en el país se verán reducidas sustancialmente en el futuro si, como desea el gobierno, la luz verde sólo se le da a las que cumplan con los objetivos de capitalización, a punta de que sus accionistas se echen repetidamente "la mano al dril". -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.