Jueves, 19 de enero de 2017

| 2009/03/14 00:00

Pobres niños ricos

Revolcón en el 'ranking' de los hombres más ricos del mundo que realiza la revista 'Forbes'. Se perdieron más de 1,4 billones de dólares el año pasado.

1. Bill Gates, Estados Unidos 40.000 millones de dólares Perdió 18.000 millones de dólares. El año pasado había ocupado el tercer lugar.

La gravedad de la crisis financiera mundial se puede resumir en una cifra: 68.000 millones de dólares. Ese fue el monto que perdieron en 2008 las fortunas de los tres hombres más ricos del mundo -Bill Gates, Warren Buffet y mexicano Carlos Slim-. Una cifra que sobrepasa de lejos el producto interno bruto de Ecuador (52.000 millones de dólares).

Según el famoso listado de la revista Forbes, divulgado la semana pasada, pocos se escaparon de las millonarias pérdidas. El golpe sobre los patrimonios fue tan fuerte, que incluso 332 personas salieron de la acostumbrada clasificación, porque sus fortunas bajaron de los 1.000 millones de dólares, requisito de la revista para ser incluidas. De acuerdo con Forbes, el año pasado había 1.125 'billonarios', mientras que este año sólo permanecen 793. Lo más interesante del ranking 2009 es que se movieron las posiciones de la mayoría de 'billonarios'. Bill Gates logró nuevamente el primer lugar, Warren Buffet volvió a su puesto como segundo y el mexicano Carlos Slim pasó otra vez al tercero. A primera vista se podría decir que todo volvió a la normalidad, que se había trastocado el año pasado, cuando Buffet destronó a Gates y lo mandó al tercer puesto.

Pero cuando se miran con detalle los números empieza a verse la dimensión del descalabro que se viene dando en el mundo. Carlos Slim perdió 41 por ciento de su fortuna en el último año, pues ésta pasó de 60.000 millones de dólares a comienzos de 2008, a 35.000 millones hoy. Slim perdió por derecha unos 25.000 millones de dólares, gracias a la devaluación del peso mexicano y, obviamente, a la pérdida en el valor de las acciones de sus principales inversiones, como la compañía telefónica América Móvil. Por su parte, la pérdida de fortuna de Gates y Buffett sumó 43.000 millones de dólares.

Las cuentas son aún más críticas. A los 10 hombres que más perdieron se les esfumaron 263.000 millones de dólares; según Forbes, esto equivale al PIB de Irlanda o Israel. Sumada la pérdida de todas las fortunas clasificadas, el detrimento llega a 1,4 billones (millones de millones) de dólares.

Pero no todo fue color de hormiga para quienes tienen grandes fortunas. Hay 10 personas que lograron incrementar su patrimonio. El que mejores resultados obtuvo fue el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg. Aumentó su riqueza en 4.500 millones de dólares, luego de que le compró a Merrill Lynch el 20 por ciento de la agencia de información económica Bloomberg, que él mismo fundó en la década de los 80. Justamente por la crisis, los portales y servicios informativos digitales sobre economía han logrado un repunte, pues muchas más personas están interesadas en saber los pormenores de la información económica. Así que Bloomberg hizo el negocio de su vida con esa transacción, pues ahora tiene el 88 por ciento de esa compañía. Y de ñapa se da por descontada su segunda reelección como alcalde en noviembre.

Por el lado de América Latina, hay varios datos curiosos sobre sus 'billonarios'. La región aporta 30 ricos a la lista Forbes. Brasil es el que más tiene, con 13; le sigue México con nueve, Chile con tres, Colombia y Venezuela con dos cada uno y Argentina con uno.

Incluso hay un narcotraficante que clasificó en la lista. Se trata del mexicano Joaquín Guzmán Loera, que se ubicó con el puesto 701 con 1.000 millones de dólares, la misma fortuna de su paisano el magnate de los medios, Emilio Azcárraga. Ambos están en la parte final de la tabla.

Otro hecho que llama la atención es que los colombianos Julio Mario Santo Domingo y Luis Carlos Sarmiento Angulo siguen siendo más ricos que los dos representantes de Venezuela, Gustavo Cisneros y Lorenzo Mendoza.

Sin embargo, esta no es una razón para pasar por alto que la situación también fue crítica para los magnates nacionales. A Luis Carlos Sarmiento le fue más mal que a Julio Mario Santo Domingo. El banquero colombiano perdió 98 puestos en la clasificación de Forbes y su fortuna se redujo en 3.100 millones de dólares. Por el contrario, Santo Domingo ganó 57 puestos, aunque su patrimonio se redujo en 1.400 millones de dólares.

Hay una razón que explica la caída de Sarmiento. Además del impacto que todos los ricos sintieron con el desplome de las bolsas y la desvalorización de sus empresas, el dueño del Grupo Aval ha salido golpeado por la devaluación del peso colombiano, que en los últimos 12 meses es del 33 por ciento. Al pasar su fortuna de pesos a dólares, hay una reducción importante.

El gran magnate del sistema financiero colombiano es propietario de cuatro bancos, una corporación financiera y un fondo de pensiones. En la clasificación actual está en el puesto número 285 (estaba en el 178), con una fortuna aproximada de 2.400 millones de dólares (tenía 5.500 millones).

Entre tanto, Julio Mario Santo Domingo es ahora el hombre más rico de Colombia con una fortuna de 4.000 millones de dólares. Aunque también ha sentido el rigor de la crisis financiera (el año pasado su patrimonio lo calculó Forbes en 5.400 millones) el hecho de que los de sus otros colegas multimillonarios hayan caído tanto, le permitió no perder posiciones en el ranking. Además, la mayor parte del patrimonio de Santo Domingo está en el exterior y esto lo blinda frente a las variaciones de la moneda colombiana. Santo Domingo ahora está en el puesto 132 (estaba en el 189), compartiendo lugar con el magnate estadounidense de los medios, Rupert Murdoch.

Para Santo Domingo el principal impacto viene por la caída en el precio de la acción de SAB Miller. Actualmente la familia tiene el 15 por ciento de la propiedad accionaria de esa multinacional cervecera. En una menor proporción, en Colombia también su patrimonio se ha visto afectado, a través de la caída en la acción de Valorem, sociedad inversora de su propiedad.

Es evidente que la recesión ha puesto a todos con los pelos de punta. Es muy probable que este año se sigan resintiendo muchas fortunas. El propio Carlos Slim dijo, hace menos de un mes en un foro en México, que la crisis que viene no tiene antecedentes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.