Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/10/1997 12:00:00 AM

POKER DE ACES

CON LA COMPRA DE CUATRO AVIONES AIRBUS, ACES ADQUIERE LA TECNOLOGIA AERONAUTICA MAS MODERNA DEL PAIS.

Juan Emilio Posada jamás olvidará el comienzo de la novena navideña de 1996. El 16 de diciembre, mientras la economía colombiana entraba en el sopor de fin de año en medio de villancicos y buñuelos, Posada enfrentaba una negociación de la que dependería buena parte del futuro de Aces, la empresa aeronáutica que preside.
Tras una reunión que se desarrolló de manera ininterrumpida durante casi 48 horas en el hotel Park 10 de Medellín, el 18 de diciembre Posada cerró el acuerdo que habría de cristalizar el proceso de modernización tecnológica de la compañía.
Como resultado de la maratónica negociación Aces selló la compra de cuatro aviones A 320 con capacidad para 150 pasajeros, producidos por la multinacional europea Airbus, dejando planteada la opción de compra de otras cuatro naves de iguales características. A pesar de que al cierre de esta edición la concreción de la compra aún dependía de un acuerdo entre las directivas de Aces y los pilotos de la empresa sobre las condiciones salariales asociadas a las nuevas naves, los observadores daban la operación como un hecho. Según dijo Posada a SEMANA, "este es el resultado de un proceso que se inició hace dos años, cuando planteamos la necesidad de avanzar más en la modernización de la flota de naves de la empresa".
Y es que la empresa, fundada en 1971, ya había iniciado el proceso de actualización tecnológica al empezar la presente década. En 1991 Aces adquirió el primero de seis aviones ART 42-320, en lo que habría de significar la entrada de la empresa a la era de las 'cabinas de cristal'. Este avance, que para los legos puede sonar a cuento de hadas, constituye un avance técnico monumental. En la nueva tecnología la cabina de pilotos no tiene los múltiples 'relojitos' que a veces alcanzan a ver los pasajeros, sino pantallas de computador que muestran las distintas funciones del avión según lo requiera la tripulación. Asimismo, las tradicionales palancas de manejo son reemplazadas por botones que controlan el computador.
La compra de las cuatro naves de Airbus sellada en diciembre pasado constituye un paso más en ese proceso, pues ellos también cuentan con 'cabinas de cristal' (ver foto). Para Posada, "la adquisición de los A 320 significa un salto muy importante para Aces. Es como pasar de tener un automóvil mecánico a uno totalmente automático". Pero las ventajas de los A 320 no terminan allí. Los aviones de Airbus también representan un mayor espacio para los pasajeros y para la carga frente a sus competidores de la firma Boeing (ver gráfico). Con semejante comparación no es raro que las directivas de Aces hayan decidido que las nuevas adquisiciones reemplacen algunas de las naves más viejas de la compañía en lugar de ampliar el número de aviones de la flota. De hecho, los dos primeros A 320, que llegarán al país en noviembre del presente año, reemplazarán dos de los antiguos Boeing 727 de la empresa.

Dilema entre gigantes

La decisión de cambiar de proveedor, reemplazando a Boeing por Airbus, no fue fácil. No en vano la firma estadounidense controla más del 50 por ciento del mercado de aviones para la aviación civil a nivel mundial. Como si eso fuera poco, la Boeing anunció en días pasados la compra de la empresa McDonell Douglas, que cubre aproximadamente otro 4 por ciento del mercado. Con menos del 40 por ciento del mercado mundial, y ante la expansión de la constructora estadounidense, la opción de comprarle a Airbus no era evidente. Según Posada, "estuvimos comparando los A 320 con unos Boeing 737 con capacidad para 138 sillas, y aunque ambos presentan condiciones equivalentes en rendimiento y durabilidad, las condiciones ofrecidas por Airbus fueron más atractivas. A pesar de que el valor de compra de las naves europeas es mayor, la combinación entre precio y tarifas de mantenimiento da un menor costo por silla para el caso de Airbus".
Pero, aunque parezca extraño, en la escogencia de los aviones de la multinacional europea también tuvo que ver la crisis política colombiana. En el momento de evaluar las condiciones de financiación ofrecidas por las dos empresas los directivos de Aces se encontraron con que la oferta de la Boeing tenía una limitación fundamental. Debido a la condición de Colombia de país descertificado por la administración Clinton en la cooperación bilateral en la lucha antinarcóticos, una potencial compra a la Boeing por parte de Aces no podría contar con crédito del Eximbank, el banco que financia las exportaciones estadounidenses al mundo. Ante tal restricción la propuesta de Airbus terminó siendo la más atractiva, al contar con la financiación de los países a los que pertenecen las empresas socias de Airbus: Dasa de Alemania, Aérospatiale de Francia, British Aerospace de Inglaterra y Casa de España.

El factor humano
Más allá de las vicisitudes de la negociación, lo cierto es que con la compra de los aviones A 320 Aces tendrá dentro de poco en su flota la tecnología aeronáutica más moderna del país. Sin embargo, según su presidente, este salto técnico no significará un viraje en la filosofía de la empresa. "No es que ahora la empresa vaya a volcar su estrategia competitiva hacia la menor edad de sus naves. La gran ventaja comparativa de Aces es y seguirá siendo su personal humano y su servicio". A pesar de eso la actualización tecnológica de la empresa con sede en Medellín no es un factor despreciable, pues para competir con la dupla conformada por Avianca y SAM, así como con las otras empresas nacionales y extranjeras que han invadido los cielos colombianos en los últimos años, es necesaria la combinación de 'todas las formas de lucha' (ver cuadro).En las próximas vacaciones de Navidad seguramente muchos colombianos estarán viajando en los nuevos aviones A 320 sin imaginarse que un año atrás los directivos de Aces tuvieron que sacrificar buena parte de su novena navideña para comprarlos. Por fortuna la operación se cerró antes del 24 de diciembre. Así Juan Emilio Posada pudo salir volando para su casa con el mejor regalo de Niño Dios debajo del brazo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?