Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2004/12/05 00:00

¿Pollitos en fuga?

SEMANA le cuenta en qué va el TLC con Estados Unidos.

"El TLC parte en dos la historia de la avicultura colombiana ", dice Jorge Enrique Bedoya, presidente de Fenavi.

Muchos empresarios quedaron fríos al comenzar la séptima ronda de negociaciones del TLC con Estados Unidos, realizada la semana pasada en Tucson, Arizona. No sólo por los seis grados centígrados que marcaba el termómetro o por la inmensa sala -que algunos asimilaron a un galpón- donde permanecieron los asistentes al llamado 'cuarto de al lado'. La principal razón de su sorpresa fue la propuesta que hizo el equipo negociador norteamericano de realizar sólo dos de las cinco reuniones de la mesa agrícola previstas para esta ronda. Cuando se suponía que la de Tucson iba a ser una reunión para avanzar en temas tan complejos como los relacionados con el campo, los estadounidenses resolvieron 'tomársela suave'.

Uno de los más sorprendidos fue Jorge Enrique Bedoya, presidente de Fenavi, el gremio que reúne a los avicultores colombianos. Lo tranquilizó saber que las negociaciones van a tener por lo menos una ronda adicional -es decir, ya no terminarían en enero sino en marzo o abril de 2005-, pues, según explicó, sólo en el caso puntual de la avicultura se necesitarían varias sesiones para poder llegar a un acuerdo. Su sector es sin duda uno de los más complejos de la negociación y así lo han reconocido tanto el gobierno gringo como el colombiano.

El principal riesgo de los avicultores nacionales tiene nombre propio: los trozos de pollo. Ocurre que en Estados Unidos los consumidores sólo compran la pechuga y las alitas de pollo. Las otras presas -los llamados cuartos traseros- son tratadas como desechos. Por eso, para las empresas gringas productoras de pollo sería una gran oportunidad poder vender estos 'residuos' en países donde sí son apetecidos como Colombia. Podrían hacerlo literalmente a precios de 'huevo', lo que, advierten los avicultores nacionales, significaría la quiebra de un sector que emplea directa e indirectamente a cerca de 243.000 colombianos.

Estados Unidos ha propuesto fijar un período de desgravación arancelaria más largo para el comercio de pollo entre ambos países. Para Fenavi, sin embargo, esta no es una solución pues al término de ese plazo continuaría la distorsión en el consumo y Estados Unidos inundaría el mercado colombiano con sus trozos de pollo. Acordar algún mecanismo para resolver esta situación no resultará fácil, y en todo caso será uno de los puntos polémicos que los negociadores han decidido dejar para el final.



AGENDA INTERNA

6.197 millones de dólares
Este es el valor de las exportaciones que realizaría Antioquia en el año 2010 por efecto de la firma de un TLC con Estados Unidos, según cálculos de la Cámara de Comercio de Medellín. Esto significa que las ventas externas de este departamento se multiplicarían por tres, en caso de que entre en vigencia el acuerdo bilateral.

EL PROTAGONISTA

Felipe Jaramillo se metió en el 'chicharrón' más grande de la negociación comercial con Estados Unidos. Este economista de la Universidad de los Andes, que desde 1973 ha estado inmerso en el mundo del comercio exterior, es el coordinador del equipo colombiano en la mesa agrícola. Hasta ahora no ha habido avances en este frente de la negociación, lo que ha generado críticas de los representantes del gremio agrícola colombiano.

La semana pasada, en la ronda Tucson, al parecer comenzó a despejarse el camino. Se definió la forma como Jaramillo y su equipo intentarán llegar a acuerdos concretos con sus pares estadounidenses en las próximas rondas. Lo harán por paquetes de temas, es decir, agrupando los puntos en los que cada parte tiene el mismo grado de sensibilidad. Empezarán por aquellos temas que no representan ningún interés especial para Colombia o Estados Unidos y en los que por lo tanto no resultará difícil llegar a un acuerdo. Seguirán con el intercambio de propuestas en sectores como el de lácteos, carne, frutas y hortalizas, en los que la sensibilidad es mayor. Y terminarán con los productos que levantan ampolla, como el maíz, el sorgo, el arroz, el azúcar y los 'hipersensibles' cuartos traseros del pollo.

LO QUE VIENE

La próxima ronda de negociaciones entre Estados Unidos y los países andinos comenzará el 31 de enero de 2005 en una ciudad colombiana aún sin definir. Es decir, la negociación se prolongará al menos un mes más de lo que estaba presupuestado y terminaría a mediados de marzo del año entrante en Washington.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.