Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/31/2000 12:00:00 AM

Posición dominante

El registro de dominios en Internet, una diligencia que cuesta 70 dólares, ha convertido en millonario a más de uno.

Una persona que este navegando en Internet y desee acceder a la página de la Casa Blanca escribirá casi con seguridad la palabra whitehouse en su navegador con la esperanza de que éste lo lleve al home page de la presidencia de Estados Unidos. Al llegar, sin embargo, en lugar de encontrar una foto de Bill Clinton y su último discurso presidencial la persona se las verá con una bella colección de ‘damas’ en poses algo más que provocativas.

Este tipo de situaciones pueden llegar a ser un verdadero problema. Los navegadores buscan por defecto las direcciones con dominio .com, y la Casa Blanca, por ejemplo, tiene un dominio gubernamental: Whitehouse.gov. El dominio .com con el mismo nombre no es un sitio presidencial sino pornográfico.

La razón detrás de esta confusión es el hecho de que los responsables de comunicación del gobierno norteamericano no pensaron en la posibilidad de comprar el registro comercial correspondiente a su domicilio. El resultado es que si alguien hace una búsqueda por el término Casa Blanca el primer sitio que aparecerá será el pornográfico en lugar del oficial.

La especulación con nombres de dominios ha adquirido grandes dimensiones y proliferan quienes registran nombres susceptibles de provocar el interés de grandes compañías para lucrarse con ello. Estos especuladores han conseguido, en varias ocasiones, que las empresas interesadas les paguen millones de dólares con el fin de abandonar el nombre de dominio en litigio.

Pero no sólo puede ser un problema el hecho de que hayan cogido ya el nombre de una empresa en Internet sino el que elijan otros sospechosamente parecidos. Para evitar esto algunas compañías pioneras en la red han registrado no sólo el dominio que quieren, sino también otros parecidos para que nadie pueda comprarlos y hacerles la competencia.



Ciber-avispados

Y es que registrar un nombre en Internet es muy sencillo. Sólo hay que tener ganas y un poco de dinero (ver recuadro). Se elige un nombre, se comprueba que no está ya registrado, y ya está.

Esta práctica, que se ha convertido en usual en el ciberespacio, se denomina cybersquatters, algo así como los ‘avispados’ de Internet. Son gente más ‘viva’ o más ‘rápida’ que compra un dominio con posibilidades de venderlo a un tercero en el futuro por sumas astronómicas de dinero o de lo contrario publica páginas que pueden dañar enormemente el prestigio de la marca.

Uno de los casos más sonados es el de McDonald’s. Joshua Quittner, escritor de la revista Wired, registró el dominio ‘mcdonalds.com’ para demostrar los problemas con el sistema de asignación de dominios. Quittner amenazó con poner en la dirección una página dedicada a la dieta vegetariana si no llegaban a un acuerdo, y al final McDonald’s donó 3.500 dólares para la compra de material informático para escuelas.

Igual sucedió con el dominio de MTV, un canal muy popular de rock y pop. Adam Curry, empleado de la cadena, registró el nombre de dominio ‘mtv.com’ y lo mantenía él mismo. MTV no mostró mucho interés por el dominio hasta que él dejó de trabajar para ellos. Cuando Curry abandonó el canal, éste lo demandó ante un Tribunal Federal. Al final las partes llegaron a un acuerdo amistoso en el que Curry se hizo a la módica suma de 2,8 millones de dólares.



Fusiones problemáticas

Otro de los casos más sonados de todos los tiempos es el de Exxon-Mobil. Las dos compañías anunciaron a principios de diciembre de 1998 una fusión valorada en 75.000 millones de dólares, pero antes de que nadie se hubiera preocupado por ello ya les habían registrado el nombre en Internet. Cuando se rumoraba la posibilidad del acuerdo un empresario coreano, S. H. Moon, registró dos direcciones que ahora se han convertido en vitales para la supercompañía: exxon.mobil.com y exxon-mobil.com.

El señor Moon, que no tiene registrada ninguna empresa con esos nombres, sólo tuvo que hacer una rápida gestión con la organización que se encarga de proporcionar los dominios en Estados Unidos, Internet Network Solutions (Internic), y por 70 dólares por cada dominio se ha hecho con el codiciado nombre. Ahora Moon puede hacer dos cosas. O bien desarrollar unas páginas y asignarlas a esas direcciones o bien negociar con la megapetrolera, para lo cual Moon exige 10 millones de dólares.



Negocio redondo

Como el coreano, en el mundo de Internet hay varias empresas que se dedican a inventar nombres de dominio, registrarlos y venderlos. Por ejemplo, se puede comprar www.ibm.inc.com por tan sólo 50.000 dólares. O alquilar www.adult-only.com por 400 dólares al mes. Esta astucia para registrar todo tipo de marcas ha hecho que la posesión de dominios se convierta en uno de los negocio más lucrativos del momento.

Para evitar esto el Congreso de Estados Unidos aprobó el pasado 26 de octubre una ley que otorga privilegios desmedidos a las grandes compañías en los conflictos de nombres de dominios. La Ley de Prevención de Ciberpiratería de Marcas Comerciales contempla severas penas civiles contra aquellas personas que registren ‘de mala fe’ marcas comerciales o nombres ‘confusamente similares’. Estas penas llegan hasta los 100.000 dólares para aquellos que pretendan beneficiarse de dicho registro o infrinjan los derechos de los detentadores de las marcas comerciales.

Bajo los efectos de esta ley, compañías norteamericanas podrían arrebatar nombres de dominios, sin notificación previa, a empresas e individuos de otros países que no tengan los medios para viajar a Estados Unidos e iniciar allí un proceso judicial en su defensa.

En Colombia —aunque todavía no se han producido casos de disputas que hayan sido objeto de análisis— las empresas han empezado a curarse en salud y han salido a comprar sus propios dominios. Pues en Internet, como en el mundo real, hay mucha gente que busca avisparse para ganarse unos pesos. Con la diferencia que en Internet no son unos, sino millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.