Martes, 16 de septiembre de 2014

| 2012/12/21 00:00

Preocupación por las nuevas licitaciones

Una de las primeras grandes licitaciones para rehabilitar la red férrea fue declarada desierta. Los interesados desistieron por los costos y la inadecuada estructuración del proyecto. ¿Alerta para la cuarta generación de concesiones?

El presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade, insiste en que es prioritario rehabilitar cerca de 800 kilómetros de vías férreas afectadas por la pasada ola invernal. En enero abrirá nuevamente la licitación.

Uno de los proyectos del gobierno para rehabilitar cerca de 800 kilómetros de vías afectadas en la pasada ola invernal sufrió un revés la semana pasada cuando la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) declaró desierta la licitación. Los proponentes interesados decidieron marginarse porque consideraban que no estaban dadas las condiciones técnicas ni financieras.

La intención de la ANI era rehabilitar las líneas férreas entre Bogotá y Belencito (Boyacá) y entre La Dorada (Caldas) y Chiriguaná (Cesar), con un costo de 150.000 millones de pesos. Los proyectos se adjudicarían a mediados de este mes.


Es la primera vez que se declara desierta una licitación en este gobierno. Durante el gobierno de Álvaro Uribe solo se presentó esa misma situación en la primera convocatoria para construir el Túnel de la Línea. Entre los argumentos que esgrimieron algunos de los proponentes están los diseños deficientes, el presupuesto insuficiente para la ejecución y mantenimiento de las obras, que los riesgos relacionados con costos, cantidades y diseño debían ser asumidos por el contratista, y que la administración, imprevistos y utilidad del proyecto era muy baja y solo alcanzaba para pagar impuestos y pólizas.

En una carta enviada hace un par de meses a la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez, los gremios del sector entre ellos la Cámara Colombiana de la Construcción, la Sociedad Colombiana de Ingenieros y la Asociación Colombiana de Ingenieros Ferroviarios le pidieron al gobierno aprovechar esta oportunidad para construir una red férrea moderna y competitiva frente a los estándares internacionales.

El presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade, reconoció que se equivocaron al calcular el precio, que fue muy bajo, y que espera abrir nuevamente esta licitación en enero cuando se decidirá si se reduce el alcance del proyecto o se le giran más recursos. Aunque esta obra no hace parte de la cuarta generación de concesiones porque es un contrato de obra pública, es un campanazo de alerta en torno a los tropiezos que puede afrontar el más ambicioso programa de infraestructura vial y férrea que tiene listo el gobierno por 40 billones de pesos, cuyas primeras licitaciones se adjudicarán a comienzos del año entrante.

La Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) ha expresado su preocupación por algunos temas que aún no están resueltos y que pueden dificultar la ejecución de los proyectos viales. Entre ellos están la demora en la compra de los predios y en el otorgamiento de las licencias ambientales, cuya responsabilidad recae en cabeza de los contratistas. Pero hay otros obstáculos relacionados con las consultas previas con las comunidades y los problemas con las redes de los servicios públicos.

Por ello, en una carta dirigida a la ministra de Transporte y al presidente de la ANI, la CCI les pide prorrogar por varios meses las licitaciones de la cuarta generación de concesiones con el fin de hacer los ajustes necesarios en los diseños de las obras. Propone que aquellas carreteras que se vayan a construir cuenten con las licencias ambientales aprobadas para que no queden a mitad de camino, como ocurre actualmente con algunos tramos de la Ruta del Sol que están estancados. Sin embargo, Andrade dice que está en desacuerdo con esa propuesta porque los primeros proyectos que saldrán a licitación están muy maduros y bien estructurados como es el caso de las Autopistas de la Prosperidad y recuerda que fue el propio gremio el que le pidió al gobierno acelerar la ejecución de las obras.

Colombia está a las puertas de iniciar las primeras obras en 30 proyectos viales que le permitirán comenzar a salir del atraso en infraestructura. Pero no puede arriesgarse a repetir los problemas del pasado con obras que no quedaron bien estructuradas. Este sería un craso error cuando el gobierno lleva dos años anunciando que va a dejar la casa en orden.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×