Domingo, 22 de enero de 2017

| 2015/12/25 10:24

El 2015, un año de consolidación para VivaColombia

El presidente de la línea aérea de bajo costo, Juan Emilio Posada, habló con Semana.com e hizo un balance de un año duro, pero que aún dio buenos resultados.

El presidente de la línea aérea, Juan Emilio Posada. Foto: aeromundomag.com

El año que termina fue un año de verdaderas turbulencias para la economía mundial y también para la colombiana, que ha logrado soportar relativamente bien los embates, aunque asuntos como el precio del petróleo y la devaluación del peso frente al dólar han empezado a hacer mella.

En este crucial momento, el sector aéreo colombiano ha logrado mantenerse a flote pese a que, precisamente, ambos factores le pegan.

Uno de los indiscutibles protagonistas y animadores de este mercado ha sido la aerolínea de bajo costo VivaColombia, cuyo modelo de negocio está siendo comprendido por el usuario nacional, pero que no ha dejado a nadie indiferente con los sus precios de sus boletos.

El presidente de la línea aérea, Juan Emilio Posada, habló con Semana.com e hizo un balance de la operación de este año. El directivo señaló que espera cerrar el 2015 con más de 3 millones se pasajeros movilizados, 700.000 más que en el 2014. Desde mayo del 2012 se han transportado 7,5 millones de pasajeros.

“En ese entonces iniciamos con tres aviones -Airbus 320- y ocho rutas nacionales. Tres años después contamos con nueve aviones que atienden 20 rutas nacionales y seis internacionales”, dijo Posada, que a la vez señaló que la ocupación de sus vuelos es, en promedio, de 90%.

Salto al exterior

El último hito de VivaColombia fue la apertura de sus primeras rutas a Estados Unidos, desde Medellín y Bogotá hacia Miami (EE. UU.). Contó el directivo que se trató de un arduo trabajo de 14 meses y 600 tareas, que pasaron por pedir las licencias a tres destinos; Miami, Fort Lauderdale y Palm Beach. Miami finalmente fue escogida por presentar las mejores condiciones y precios para operar.

También, a lo largo de este año, se abrió la operación a Lima (Perú) y Quito (Ecuador) para completar el portafolio de destinos internacionales, en los que ya se contaba con Panamá. En el ámbito nacional también se iniciaron los vuelos que unen a Cali con San Andrés y Cartagena con San Andrés, ambas con buenos resultados.

Posada señala, sin indicar cifras aún, que si bien se creció en el 2015, el año no fue tan bueno como el 2014 y habrá que ver si puede ser un poco peor en el 2016. “La tendencia es una reducción en la ocupación en los destinos internacionales”, algo que se explica por el elevado precio del dólar, que le implica más gastos para el usuario colombiano que gana en pesos.

Ahora, podría pensarse que con la reducción del precio del petróleo había un alivio para las líneas aéreas en materia de combustible, uno de sus costos críticos. Sin embargo el presidente de la aerolínea señaló que la devaluación del peso “ha sido más rápida” y, finalmente, termina pegándole a los costos de la operación aérea, sobre todo en destinos internacionales.

Frente a las quejas de los usuarios por asuntos de servicio, algo a lo que están muy expuestas las aerolíneas, Posada señaló que en VivaColombia trabajan fuertemente para comunicar cuál es su modelo de negocio y qué debe la gente esperar de ellos.

“Es un concepto distinto al de otras líneas aéreas. Es un reto explicar de qué se trata de la primera aerolínea de bajo costo del país. Debemos ser muy hábiles en ser buenos comunicadores de expectativas, para que el cliente sepa qué esperar de nosotros”.

Aquí es claro que la gente debe informarse acerca de los costos de llevar equipaje, de las medidas del mismo, de si debe llevar impreso su pasabordo, de que a bordo se le venderán el agua y el café o de que no se le asignará silla. Todo esto cuesta y se trata de una aerolínea automatizada y con poco espacio para manejar muchas excepciones. Es decir, cualquier cambio de fecha, ruta o nombre vale y puede salir, incluso, más caro que el pasaje original.

Todo esto es necesario para lograr lo que más le gusta a los viajeros: precios bajos. Es algo a lo que el presidente de la aerolínea se refiere como el ‘efecto viva’ y señala que es lo que ha permitido que más gente use los servicios de transporte aéreo de forma regular en las rutas que atienden (algunas más del 100 %) y que ha tenido un impacto a la baja en los precios que ofrecen sus competidores.

Algo crítico cuando los bolsillos de los usuarios y empresas colombianos cada vez están más restringidos y aún no se ve mejoría a la vista.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.