Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/16/2009 12:00:00 AM

Prisa se sale del tercer canal

El consorcio español se retira de la contienda porque considera que ha habido demasiados bandazos; dice que hay “protuberantes falencias” en la licitación.

El proceso de licitación para adjudicar un tercer canal de televisión acaba de recibir un duro golpe: Prisa, uno de los socios españoles, decidió retirarse de la contienda y no presentará propuesta.

En una carta dirigida a la Comisión Nacional de Televisión (Cntv) , Prisa señala que son demasiadas las dudas que hay sobre la licitación. Para el consorcio español, es muy grave que la próxima semana se tengan que entregar ofertas y ni siquiera se conozca el nuevo precio mínimo para la licencia del tercer canal.

La empresa española, dueña en Colombia de Caracol Radio, estaba participando junto con los periódicos El Colombiano, El País, Vanguardia y El Universal y la programadora CM&.

“No obstante el largo período de tiempo que ha transcurrido y los continuos aplazamientos que se han introducido al cronograma inicialmente entregado por la Comisión a los interesados, hoy, a escasos tres días de vencerse el nuevo plazo para la entrega de las propuestas por parte de los proponentes, la incertidumbre y la improvisación que han rodeado el proceso, sumadas a las continuas advertencias de los organismos de control en los que se ponen de manifiesto las protuberantes falencias del mismo, se han convertido en factores que minan la confianza de los inversionistas en este proyecto”, señala la comunicación de Prisa.

A pesar de los duros argumentos de la compañía española, desde el año pasado se venía hablando de los problemas financieros de Prisa en Europa. De hecho, la firma tuvo que refinanciar parte de sus pasivos por 2.000 millones de euros y los vencimientos tendrán lugar en marzo del próximo año.

Es claro que esta es una muy mala noticia para la Comisión, que espera mantener el cronograma de adjudicación del tercer canal. De acuerdo con las cuentas oficiales, en febrero del próximo año ya se deberá conocer quién será el nuevo operador de televisión abierta en Colombia.

Lea la comunicación en la que anuncian su retiro:

Han transcurrido casi tres años desde que tuvimos oportunidad de expresar ante la Comisión Nacional de Televisión nuestro interés por participar en el mercado de la televisión abierta en nuestro país, conscientes como ahora, de la demanda de los televidentes de nuevas opciones en la oferta de programación. Desde ese momento, hemos mostrado el mayor entusiasmo en colaborar con el proceso que la Comisión de Televisión inició para explorar cuáles eran las mejores alternativas para entregar, mediante licitación, una o dos frecuencias de televisión abierta a partir del año 2009.

Logramos conformar un grupo de socios con amplia trayectoria y reconocimiento en los medios de comunicación de nuestro país y en la construcción de proyectos e inversiones en el sector de las telecomunicaciones. Contar con la participación de los periódicos El Colombiano, El País, Vanguardia y El Universal y de la programadora CM&, cuya trayectoria en el mundo de la información es por todos reconocida, constituye para nosotros motivo de orgullo y enorme satisfacción. Con ellos, el Grupo PRISA ha venido trabajando en el diseño de una propuesta novedosa para la puesta en marcha de un canal que ofrezca nuevas alternativas de contenidos a los televidentes, con los más altos estándares de calidad.

Hemos trabajado, sin pausa, durante estos tres años en este proyecto. No obstante el largo período de tiempo que ha transcurrido y los continuos aplazamientos que se han introducido al cronograma inicialmente entregado por la Comisión a los interesados, hoy, a escasos tres días de vencerse el nuevo plazo para la entrega de las propuestas por parte de los proponentes, la incertidumbre y la improvisación que han rodeado el proceso, sumadas a las continuas advertencias de los organismos de control en los que se ponen de manifiesto las protuberantes falencias del mismo, se han convertido en factores que minan la confianza de los inversionistas en este proyecto.

Desde hace más de un año hemos venido advirtiendo sobre las fallas e inconsistencias que se derivan del modelo de negocio que llevó a la Comisión Nacional de Televisión a tomar la determinación de licitar una nueva frecuencia para la operación de un canal de televisión abierta y, posteriormente, a fijar las condiciones en que debería adjudicarse dicha frecuencia. Desde el momento mismo en que se adelantó la prórroga de los contratos de los actuales concesionarios, señalamos, en unión de los otros dos proponentes, que los errores cometidos en una negociación marcada por la desesperación traerían nefastas consecuencias para la licitación del nuevo canal. Hoy, desafortunadamente, los hechos demuestran que teníamos la razón.

Los supuestos sobre los que se diseñó el modelo de negocio del nuevo canal adolecen de errores propios de quienes desconocen el sector y pretenden ignorar su realidad. La propia Comisión de Televisión y la Señora Ministra de Comunicaciones, al reconocer la diferencia en el valor que tiene una frecuencia en la banda VHF sobre una en la banda UHF, han sido los primeros en controvertir dichos supuestos y las conclusiones del modelo, también seriamente cuestionado por la Contraloría General de la República, entidad que ha denunciado graves deficiencias y errores que, a la fecha, la CNTV no ha podido explicar ni corregir. Mientras la Comisión insista en defender un modelo a todas luces cuestionado y cuestionable, no es viable para los inversionistas tomar una decisión seria y responsable sobre su participación en el proceso y, de ser el caso, las condiciones en que deberían hacerlo.

Los organismos de Control han advertido deficiencias en cuanto a la valoración de los riesgos, el mecanismo de adjudicación, la fijación del precio base de la concesión, la exigencia de renuncias a los actuales concesionarios, entre otras muchas fallas, sin que la Comisión haya podido despejar estos interrogantes. Además este proceso ha desnudado la falta de planeación y de reglas de juego en el uso de redes analógicas y digitales en el inmediato futuro.

Hemos sido reiterativos ante los Señores Comisionados sobre la necesidad de hacer un alto en el camino y solucionar, de una vez por todas, las no pocas observaciones al proceso que los proponentes hemos presentado y a las preocupantes y cada vez más graves advertencias que han formulado la Procuraduría General de la Nación, la Contraloría General de la República y el Congreso de la República. Desafortunadamente, el afán que se le ha querido imprimir a la adjudicación de la nueva concesión ha impedido que se aclaren los cuestionamientos sobre la licitación y se ha optado por buscar atajos e interpretaciones para defender y sostener lo que desde su diseño y concepción comenzó mal. Las múltiples variaciones que se han introducido por parte de la CNTV a los prepliegos y pliegos de condiciones han tenido como único objetivo remendar por partes los enormes agujeros sobre los que está edificado este proceso, sin haber querido abordar de frente las fallas estructurales de que éste adolece. Faltando 3 días hábiles para presentar la oferta, desconocemos cuáles serán las nuevas modificaciones que introducirá la Comisión al precio de la concesión, logrando que la incertidumbre del inversionista haya sido sustituida por la certeza de estar frente al más controvertido proceso de licitación pública del que el país tenga noticia.

No sería serio de nuestra parte seguir participando en un proceso en el que no creemos y que está cuestionado de principio a fin por las máximas autoridades de Control. No podemos validar con la presentación de una propuesta una licitación en la que hemos sido testigos de excepción sobre la forma en que se han vulnerado los derechos de los aspirantes. Con su posición intransigente y su afán de entregar un canal en medio del debate electoral y antes de marcharse de su cargo, la Señora Ministra de Comunicaciones y la Comisión Nacional de Televisión han herido de muerte la confianza inversionista en el país.

En los próximos días evaluaremos los recursos y mecanismos legales a interponer para evitar que los Señores Comisionados de Televisión sigan adelante en su empeño por mantener una adjudicación llena de vicios e irregularidades.

Nuestra decisión de no presentar oferta en la licitación del tercer canal no afecta para nada nuestro compromiso con Colombia y su futuro, con el cual seguimos altamente comprometidos.


Bogotá, 16 de diciembre de 2009
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.