Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/08/07 00:00

¿Qué son los civets?

Este es el grupo de seis países con las mayores expectativas de crecimiento en la próxima década. Colombia es uno de ellos. ¿Por qué?

Un 'civet' (civeta, en español) es un mamífero que habita las regiones de Asia y África. Tiene apariencia de gato, cola larga y es de color cenizo.

Juan Manuel Santos llega a la Presidencia de la República con la oportunidad histórica de convertir a Colombia en una de las estrellas más brillantes de los mercados emergentes y de dar un salto económico que permita por fin comenzar a romper la trampa de la pobreza.

Este es un momento excepcional para el país, pues ha comenzado a aparecer con fuerza en el radar de los inversionistas y a despertar gran entusiasmo entre los analistas económicos. Las referencias a los temas de violencia y narcotráfico han cedido espacio en la prensa internacional a noticias más positivas que hablan de un país con interesantes perspectivas de producción de petróleo, con una buena macroeconomía y con una población joven y en crecimiento.

La prestigiosa revista Newsweek señaló en un artículo reciente que Colombia es la nueva estrella del sur y consideró que es un país al que debe prestársele atención. Tras resaltar que desde el año 2002 Colombia multiplicó por cinco la inversión extranjera directa (de 2.000 millones de dólares a 10.000 millones), la publicación afirma que la sociedad colombiana, que una vez estuvo azotada por los carros bomba, la fuga de cerebros y de capitales, ahora está debatiendo de qué manera evitar la enfermedad holandesa, el síndrome de la llegada masiva de dinero extranjero en efectivo producto de mejores perspectivas de prosperidad, estabilidad y democracia.

Walter Mola, analista de BCP Securities, una de las compañías líderes en emisión de deuda de los países emergentes, dice que Colombia se ha convertido en una estrella que brilla en la constelación de América Latina.

Recientemente, Michael Geoghegan, consejero delegado del Hsbc, elogió a Colombia como el líder de un bloque de medianas potencias económicas que denominó los Civets.

El término ya se está poniendo de moda en el mundo, y así como en su momento los Bric (Brasil, Rusia, India y China) comenzaron a marcar las apuestas de los analistas, cuando fue acuñada la marca en 2001, ahora el turno es para los Civets, que corresponden a Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Sudáfrica.

El juego de letras, además de llevar las iniciales de los seis países, es el nombre en inglés de un animal que habita en los bosques de Asia y África. Un civet (civeta, en español) es un mamífero carnívoro de cuerpo robusto, patas cortas y pelaje de color cenizo con manchas. Tiene apariencia de gato, aunque la boca es extendida y con larga cola. Su longitud varía entre 43 y 71 centímetros. El animal segrega un almizcle que se utiliza en la fabricación de perfumes, y en Asia se come las cerezas del café, las lleva al estómago y nuevamente las arroja. Estos granos se convierten en uno de los cafés más apreciados en muchas partes del mundo por su aroma.

No hay una relación directa o similitud entre el animal y los países que integran el grupo, pero entre ellos sí hay coincidencias.

De acuerdo con la Unidad de Inteligencia de The Economist, las economías Civets se perfilan como destinos atractivos para los inversionistas y reportarán un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) del 4,5 por ciento en los próximos 20 años. Por encima incluso de las estimaciones para los países del G7, que sería del 1,8 por ciento. Todos tienen poblaciones numerosas y jóvenes, que van desde los 240 millones de Indonesia hasta los 46,9 millones de Colombia.

Cada uno de los Civets tiene una economía relativamente diversa que no depende excesivamente de los productos básicos y, con excepción de Egipto, los niveles de inflación están bajo control. Estos seis países no tienen grandes déficits fiscales, aunque aumentaron después de la crisis financiera mundial.

Según The Economist, las naciones Civets han demostrado su consistencia ante la crisis financiera global, gracias a sus acertadas políticas y a una base económica sólida. En general, se trata de economías dinámicas y con relativa estabilidad política.

Estar en el bloque de los Civets puede llevar a Colombia a un gran salto de crecimiento en la próxima década. Para Alberto Bernal, analista internacional especializado en mercados emergentes, la inclusión en los Civets es la mejor noticia que ha recibido Colombia. Así como desde hace una década solo se habla de Brasil, por hacer parte de los Bric, en los próximos diez años Colombia estará de moda por hacer parte de los Civets.

Como dice Julián Cárdenas, gerente de investigaciones económicas de Corredores Asociados, Colombia todavía no es el país emergente que algunos quisieran ver, pero las expectativas pesan mucho y pueden terminar cumpliéndose. La apuesta por Brasil hace nueve años resultó verdadera; ahora la apuesta es por Colombia.

Por fin el país está saliendo de ese círculo de mala racha de al caído caerle y ahora se juntan noticias buenas. El ex director de Planeación Nacional Santiago Montenegro cree que el grado de inversión está muy cerca para Colombia y esto dispararía aún más las perspectivas del país.

Y no es solo la opinión de los analistas. El presidente del Grupo Bolívar, el empresario José Alejandro Cortés, señaló la semana pasada que veía este momento como la gran oportunidad para el país. Reveló que su grupo ha recibido visitas de inversionistas internacionales interesados en entrar al mercado colombiano en el sector financiero y de seguros.

"Lo que estamos viendo es que Colombia es hoy uno de los países más apetecidos por los inversionistas", dice.

Pero si la oportunidad es grande para el país, el reto para el nuevo gobierno no es menor. Como dice la revista Newsweek, mientras la economía está creciendo de nuevo (los analistas han elevado sus proyecciones para este año por encima del 4,5 por ciento), Santos hereda la segunda tasa más alta de desempleo en el continente (12 por ciento), 45 por ciento de la población bajo la línea de pobreza (17 por ciento en la extrema pobreza) y una guerra fría con Venezuela que ha paralizado las relaciones con el socio comercial más importante de Colombia después de Estados Unidos.

"Nadie parece estar más consciente del desafío que el propio Santos", dice la publicación. Pero, por fortuna, cuenta con un escenario perfecto para el despegue del país. La reputación de Colombia ha mejorado; ahora está ganando prestigio y confianza, y eso es un activo vital.

Colombia tiene que estar preparada para no dejar ir los recursos que seguramente comenzarán a aterrizar en las economías Civets. Ya era hora de hacer parte de los buenos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.