Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/30/1996 12:00:00 AM

QUE NO CUNDA EL PANICO

A pesar de los problemas de algunas entidades el sector financiero sigue firme y sólido. Sin embargo los retos no son pocos.

Como cualquier moneda lanzada al aire, en las últimas semanas el sector financiero mostró dos caras bien diferentes que dejaron pensando a más de un observador. Por un lado, la adquisición del 80 por ciento del Banco Popular por parte de la Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo el pasado 21 de noviembre puso a los comentaristas a hablar de un sector bancario lleno de posibilidades y en pleno proceso de transformación. Cinco días más tarde los mismos observadores comentaban con pesar y algo de preocupación la liquidación de la compañía de financiamiento comercial La Fortaleza, ordenada por la Superintendencia Bancaria.Aunque para nadie es un secreto que en el sector financiero _como en cualquier otro sector económico_ unas son de cal y otras de arena, para muchos quedó en el aire la duda de si el de La Fortaleza era tan sólo un caso aislado o si se trataba de una señal de alerta que anunciaba peores cosas por venir. SEMANA consultó la opinión de varios analistas y concluyó que, aunque el sector financiero colombiano sigue siendo supremamente sólido en términos generales, algunas entidades tendrán que tomar medidas de fondo si no quieren pasar las duras y las maduras.
El guayabo
La estrechez que hoy en día están enfrentando varias entidades financieras no es nada distinto que el resultado de la fase descendente del ciclo del negocio, que tuvo su punto más alto hace un par de años. En palabras de María Luisa Chiappe, superintendente bancaria, "en el 'boom' que tuvo lugar entre 1992 y 1994 las entidades financieras tendieron a desordenarse y eso se reflejó en un crecimento del crédito a tasas superiores al 50 por ciento. El precio de ese desorden se ve ahora en el crecimiento de la cartera vencida".Y es que, aunque los indicadores del sector financiero colombiano siguen siendo ejemplares para los estándares regionales, es un hecho que se han deteriorado en los últimos meses. Mientras el crecimiento de la cartera mantuvo la tendencia descendente observada desde comienzos de 1995, los indicadores de cartera vencida empezaron a ser motivo de preocupación (ver gráfico). Según la Superintendencia Bancaria, la cartera vencida de los establecimientos de crédito a septiembre de este año fue superior en 883.000 millones de pesos a la observada hace un año. Como consecuencia, la proporción de la cartera vencida frente a la cartera total llegó a 7,1 por ciento, cifra superior a la registrada un año atrás.Para César González, presidente de la Asociación Bancaria, "De acuerdo con las cifras globales, el sector financiero colombiano es uno de los más sólidos de América Latina: está bien capitalizado y tiene índices de salud satisfactorios. Sin embargo, más allá de los promedios, las diferencias son grandes". Y es que el problema de la mala cartera ha golpeado de manera diversa a los distintos tipos de establecimientos de crédito. Y en ese proceso la peor parte la han llevado definitivamente las compañías de financiamiento comercial. Por ejemplo, mientras en septiembre la relación entre cartera vencida y cartera bruta en el caso de las corporaciones de ahorro y vivienda era de 5,1 por ciento, esa misma proporción ascendía a 14,5 por ciento en el caso de las compañías de financiamiento comercial.
Problemas de solvencia
Así como sucede con los indicadores de la calidad de la cartera, cuando se observa la situación de solvencia de las distintas entidades financieras los resultados varían dependiendo del caso. Según los análisis más recientes de la Superintendencia Bancaria, 11 establecimientos de crédito registraban en septiembre un índice de solvencia menor al exigido por la entidad: tres bancos, dos corporaciones financieras y seis compañías de financiamiento comercial (ver cuadro). Cuando se da esta situación la Superintendencia Bancaria estudia el caso a fondo y discute con cada entidad una estrategia de contingencia para superar la situación.Los establecimientos de crédito que presentaban en septiembre índices de solvencia menores a los exigidos por la Superintendencia ofrecen un panorama variado. En lo que hace a los bancos los problemas parecen estar bajo control. Según María Luisa Chiappe:"Estamos analizando actualmente el plan de ajuste del Banco del Estado y confiamos en que llegará a un feliz término. El Banco Nacional del Comercio heredó muchos problemas del Banco de Caldas y con un plan de ajuste monitoreado por la Super ha mejorado notablemente. Y el Banco Unión está próximo a concretar la fusión con la Corporación Financiera Unión, lo que lo sacaría al otro lado". Cabe decir que como parte de esta operación también se aclararía el panorama para la compañía de financiamiento comercial Leasing Unión (ver SEMANA #756).Por el lado de las corporaciones financieras tampoco parece haber mayores problemas. Para sortear la actual situación Corfitolima está adelantando un proceso de fusión con Corfisantander, el cual debería estar concluido a más tardar en el mes de febrero. De otra parte, el caso de Corfipacífico, según Chiappe,"no constituye motivo de alarma para la Superintendencia".Las cosas parecen estar más movidas por el lado de las compañías de financiamiento comercial. El mismo día en que la Superintendencia Bancaria dio a conocer la liquidación de La Fortaleza, Finansol anunció la culminación de la segunda fase de su proceso de recapitalización, por valor de 5.538 millones de pesos, con lo que elevó su capital a casi 10.000 millones de pesos, y salió al otro lado. Mientras tanto, en los próximos días la Superintendencia seguirá con atención lo que suceda con las otras compañías de financiamiento comercial que están en observación. Según la superintendente, "Bermúdez y Valenzuela está esperando una nueva inversión y muy pronto va a tener que mostrar resultados. En el caso de Leasing Superior, estamos atentos a la fórmula que la entidad ofrezca para superar su situación. Con Leasing Capital no hay mayor problema, pues prácticamente cumple los requisitos de solvencia".En medio de esta situación hay dos cosas que quedan claras. La primera es que la Superintendencia Bancaria está haciendo un seguimiento permanente y detallado de la evolución de las entidades que en la actualidad no muestran un desempeño ideal, con el fin de actuar en caso de que fuera necesario. La segunda es que, si bien no hay ninguna posibilidad de que se presente una sucesión de quiebras de entidades financieras, el sector enfrenta un proceso de transición que significará una transformación del mismo en el mediano plazo.Nadie duda que la destorcida de la actividad económica y la mayor competencia generada por la inversión extranjera en el sector obligarán a las instituciones financieras a transformarse para sobrevivir. En palabras de César González, "No estamos frente a un proceso inmanejable, pero con seguridad vamos a ver un período de fusiones, adquisiciones y salidas del sector".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.