Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/12/2011 12:00:00 AM

¡Qué salto!

Sorprende el aumento de las fortunas de Luis Carlos Sarmiento Angulo y de Julio Mario Santo Domingo que acaba de publicar la revista 'Forbes'. Pero la verdad es que tienen bastante más.

Desde que la revista norteamericana de negocios Forbes hace su famoso ranking de los hombres más ricos del mundo, no se veían tantas sorpresas para Colombia como ha ocurrido con la última edición, correspondiente a las mayores fortunas en 2010.

Por primera vez, un colombiano hace parte del club de los 100 hombres más ricos del planeta y otro se sitúa a ocho posiciones de entrar en este exclusivo clan.

Se trata de Luis Carlos Sarmiento Angulo, que saltó al puesto 75 de esta lista con una fortuna de 10.500 millones de dólares, 4.900 millones más que en 2009, y de Julio Mario Santo Domingo, quien se ubicó en el lugar número 108 con una riqueza de 8.400 millones de dólares, 2.400 millones de dólares más que hace un año.

Pero no solo sorprendió el salto que dieron los dos empresarios en esta clasificación: Sarmiento ganó 60 posiciones (estaba en el 135) y Santo Domingo, 15 (123), sino que llamó la atención cómo el zar de la banca en Colombia pasó al hombre de la cerveza, accionista de la multinacional SabMiller.

Dos factores explican el aumento en las fortunas. Uno tiene que ver con el boom del mercado accionario en los últimos dos años, que hizo disparar el valor en bolsa de las empresas que han sido eje de los negocios de estos dos empresarios colombianos. Así, la capitalización bursátil (valor de las compañías en bolsa) del Grupo Aval -en la que Sarmiento tiene el 93 por ciento de las acciones- aumentó de 5.320 millones de dólares al cierre de 2009 a 12.331 millones en diciembre de 2010. Y la capitalización de SabMiller, compañía en la que Santo Domingo tiene el 15,1 por ciento, aumentó de 44.000 millones de dólares a 52.000 millones en doce meses.

El segundo factor tiene que ver con la apreciación del peso colombiano en los últimos dos años. Esto tuvo un enorme impacto en la medición de la fortuna de Sarmiento, pues sus inversiones están principalmente en Colombia, es decir, en pesos. Al calcular su fortuna en dólares, los pesos rinden mucho más. En el caso de Santo Domingo, quien tiene la mayor parte de su fortuna en la cervecera SabMiller, es decir, en dólares, no hay efecto de tasa de cambio que le favorezca.

También asombra que los dos colombianos dejaron atrás a conocidos millonarios como Steve Jobs, consagrado presidente de Apple, padre del iPhone y promotor del iPad (puesto 110 con 8.300 millones de dólares); o al magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch (puesto 122 con 7.600 millones de dólares) o al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, que ha amasado una fortuna en los medios (puesto 118 con 7.800 millones de dólares).

Pero si descrestaron las fortunas reportadas para 2010 de Sarmiento y Santo Domingo, hay que decir que estas en realidad son aún mayores que las cifras que aparecen en Forbes. Los cálculos que hace la publicación norteamericana se basan fundamentalmente en los valores de las empresas en bolsa, y el resto de las inversiones de estos dos magnates no está contabilizado. Y lo demás no es poca cosa. Los dos empresarios colombianos tienen un portafolio de inversiones muy cuantioso por fuera del mercado de valores. Y este no es fácil de encontrar ni de cuantificar.

A los 10.500 millones de dólares de Luis Carlos Sarmiento Angulo habría que agregar otras 'cositas'. Para empezar, Forbes no tuvo en cuenta el porcentaje de las entidades financieras del banquero que no hace parte del Grupo Aval, sino que está en cabeza de Sarmiento. Por ejemplo, del Banco Popular solo el 36 por ciento pertenece a Aval. El otro 64 por ciento, que no fue contabilizado por Forbes, está en cabeza de otras empresas de Sarmiento. Teniendo en cuenta que el valor de mercado de ese banco es del orden de 2.250 millones de dólares, lo no incluido supera los 1.000 millones.

Además, Sarmiento tiene inversiones en otros sectores a los que no llegó la revista. Entre ellos, la agroindustria (cultivos de caucho, arroz y palma). Se estima que el empresario tiene unas 16.000 hectáreas en los Llanos, en donde se desarrolla la nueva gran despensa alimentaria del país. Analistas calculan que Sarmiento ha invertido más de 100 millones de dólares en este eje de negocio.

La construcción es otro filón de Sarmiento, para la cual dispone de mucha tierra en Bogotá. En la capital de la República está en marcha la Ciudadela Empresarial Luis Carlos Sarmiento, donde se levantarán 18 torres con una inversión superior a los dos billones de pesos. A comienzos de 2010, Sarmiento inauguró Centro Mayor en Bogotá, el centro comercial más grande del país y el tercero de Suramérica.

Analistas calculan que el valor de las tierras del empresario para adelantar proyectos agroindustriales y urbanísticos no puede ser inferior a los 1.000 millones de dólares.

Esto sin mencionar inversiones que para él son marginales, pero que para otro mortal serían una fortuna multimillonaria, como el 31 por ciento de las acciones de la Casa Editorial El Tiempo (Ceet) que adquirió recientemente. Esta sola inversión asciende a más de 100 millones de dólares.

Pero Sarmiento está metido en más negocios, como la infraestructura de obras públicas, en donde ha fortalecido su presencia y ha empezado tímidamente a incursionar en el sector energético a través de algunos proyectos de generación.

Sumando acá y allá, la fortuna de Luis Carlos Sarmiento Angulo bien podría acercarse más a los 13.000 millones de dólares que a los 10.500 que indica la revista. Y eso ya lo acercaría a ser una de las 50 personas más ricas del mundo.

Una situación similar se presenta con Julio Mario Santo Domingo. La publicación hace referencia básicamente a su inversión en SabMiller. El empresario tiene el 15,1 por ciento en la multinacional cervecera, lo que significa que su parte se acerca a los 8.000 millones de dólares, según la capitalización bursátil de la compañía al cierre de 2010.

Esta inversión de Santo Domingo se valorizó enormemente en los dos últimos años, gracias al buen desempeño del mercado de valores en el mundo. El valor de SabMiller aumentó en 100 por ciento entre 2009 y 2010. En 2008, con la crisis financiera internacional, esta inversión había sido castigada duramente y esto se reflejó en el cálculo que, en su momento, hizo Forbes de la riqueza del colombiano.

Pero al igual que Sarmiento, Santo Domingo también tiene muchas otras 'cositas'. Sus inversiones no se limitan exclusivamente a la cerveza. En Colombia el grupo está en el sector de los medios y el entretenimiento, con Caracol Televisión, El Espectador, Cromos y, más recientemente, Cine Colombia. También tiene inversiones en el negocio de logística, donde la familia es dueña de los almacenes de depósito Almacenar y Almagrán y tiene otras participaciones de portafolio a través de Valórem.

Adicionalmente, la familia Santo Domingo ha incursionado en los sectores de agroindustria e inmobiliario. En el primer caso, la inversión está enfocada en cultivos de soya y maíz en la Altillanura colombiana. Allí el Grupo ha hecho inversiones importantes en construcción de planta secadora de granos y barcazas graneleras.

El otro negocio en el cual el Grupo Santo Domingo está invirtiendo es el inmobiliario. Con un socio local, están desarrollando el primer Ecosistema de Negocios de Colombia, Connecta, un proyecto que se construirá en Bogotá y que requerirá inversiones por 350 millones de dólares. El complejo se levantará en el antiguo lote de Avianca, en la avenida Eldorado de la capital de la República.

Esto para no mencionar las inversiones que tiene en el exterior, diferentes de SabMiller, que no son nada insignificantes. Por todo esto, no es fácil calcular la fortuna de Julio Mario Santo Domingo, pero definitivamente es bastante superior a los 8.400 millones de dólares que estima Forbes.

Y así como los que aparecen en esa famosa lista son mucho más ricos de lo que ahí se publica, es muy probable que haya otros colombianos que calificarían, pero que, por no estar sus fortunas en bolsa, no están incluidos. Por ejemplo, Carlos Ardila Lülle, quien no aparece en la actualidad. Solo con Postobón tendría más del doble de los 1.000 millones de dólares que se requieren para estar en el club de los millonarios. Al igual que Sarmiento y Santo Domingo, Ardila también tiene otras 'cositas'.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.